#4 TiemposColumna de Ricardo Sánchez García

El poder simbólico | Columna de Ricardo Sánchez García

Sin partitura

 

El concepto de poder puede encontrar diversas representaciones en la realidad y es por ello que lo consideramos un concepto simbólico. Al poder lo encontramos como influencia, como fuerza, como autoridad, como dominio, como coacción, como discurso y como poder consensual siendo todas estas representaciones del mismo concepto que contienen mecanismos y estructuras internas muy diferentes, pero que a la vez comparten un punto de encuentro en el concepto general del que son esencia.

En su enigmática construcción, el poder como concepto viene cargado de significados simbólicos, escudriñados entre acciones políticas, discursos, reglas e intercambio de favores.

El poder no depende en sí de su efectividad intrínseca, sino más bien del significado que le otorgan aquellos que lo acatan y aquellos que lo ejercen, independientemente de las circunstancias, sanciones, situaciones o individuos particulares que se encuentran en relación con el mismo, han dicho especialistas.

Símbolo como es, se usa para designar cualquier objeto, acto, hecho, cualidad o relación que sirva como vehículo de una concepción, según Gilberto Giménez.

Las estructuras culturales son sistemas o complejos de símbolos, son fuentes extrínsecas de información que se encuentran en el mundo ínter subjetivo de común comprensión en donde nacen todos los individuos humanos, en donde desarrollan sus diferentes trayectorias al que dejan detrás de sí al morir.

La cultura, jerarquía estratificada de estructuras significativas, consiste en acciones, símbolos y signos, guiños, parodias, así como en enunciados, conversaciones y soliloquios.

En los fenómenos culturales encontramos insertas las relaciones de poder y de conflicto, como símbolos que se han construido con significados diversos según sean los grupos en los que se reconozcan. Max Weber afirma, que el hombre es un animal suspendido en telarañas cuyo significado él mismo ha construido.

Varios autores han tratado de definir el poder y los mecanismos mediante los cuales opera, para Duverger es aquella forma de influencia establecida por las normas, las creencias y los valores de la sociedad donde se ejerce. Su existencia reposa en el hecho de que todos los grupos sociales admiten explícitamente o no, unos dirigentes a los cuales se les reconoce el derecho de dar órdenes a los restantes. Los miembros del grupo se inclinan ante esta influencia porque la consideran legítima, es decir conforme al sistema de normas y valores del grupo.

El poder es una fuerza, una esfera, un movimiento de estratos, un instrumento, una multiplicidad de fuerzas, cuya función es forzar relaciones que afectan a los individuos como mecanismo de control. El poder se inserta por sí mismo en las acciones, actitudes, discursos, conocimientos, aprendizaje en las prácticas de la vida cotidiana, según Kutz.

Puede presentarse en varias imágenes, como las que se refirieron cuando se trató de la coerción, de la obediencia o de la influencia.

El discurso es un objeto material, proyección mental, acción, idea o palabra que los seres humanos infunden con ambigüedad, múltiples y significados disparejos.

Según Cohen, los discursos políticos, palabras o retóricas, son símbolos que pueden significar cualquier cosa en  entornos sociales y psicológicos, mientras ayuden a convencer a las personas a seguir y apoyar a un líder o estructura dominante y una de sus características es que son fluidamente cambiantes ya que responden a las cambiantes condiciones sociales, culturales y políticas.

El poder es un medio simbólico cuyo funcionamiento no depende originalmente de su efectividad intrínseca, sino de las expectativas que su empleo genera en aquellos que lo acatan y en aquellos que lo ejercen. En virtud de que el poder es simbólico, es un medio generalizado que opera independientemente de circunstancias, sanciones, situaciones o individuos particulares.

Atendiendo a la concepción Weberiana debemos afirmar que el poder existe como un símbolo cuando se hace tangible mediante ideas, abstracciones de la experiencia fijadas en formas perceptibles, representaciones concretas de ideas, de actitudes, de juicios, de anhelos o de creencias.

Por ello, las diferentes formas de presentación del poder nos hacen entenderle como una estructura cultural dentro del sistema de símbolos.

Los símbolos permean el mundo y son de común comprensión para los diversos grupos sociales con características perfectamente observables y públicos.

 @RicSanchezGa

También lea: La cruda realidad | Columna de Ricardo Sánchez García

Nota Anterior

Sobre el ejercicio de regalar libros | Columna de Andrea Lárraga

Siguiente Nota

"Resistan", pide AMLO a mexicanos ante desabasto de gasolina