#4 TiemposColumna de Enrique Domínguez GutiérrezDestacadas

El mundo al revés | Columna de Enrique Domínguez

Cuentas claras

 

A tres semanas de haber tomado el poder de una manera legítima, cuesta trabajo entender que aún prevalezca el rencor, el odio y la blasfemia.

La pobreza en nuestro país es más que evidente, basta ver los informes de la CEPAL o de la UNESCO y si se tiene un poco de sentido común, saber que el reparto no es equitativo es por el contrario una injusticia para la población desprotegida.

No es un juicio a priori de quienes han amasado fortunas, es simplemente una manera de tener la certeza de seguir avanzando en la codicia y la ambición, obteniendo las facilidades por mecanismos que solo son benéficos a esa élite, una reforma laboral, hacendaria y energética a modo para encumbrar sus imperios a través de mecanismos eficientes como los medios de comunicación, son ellos los principales beneficiarios que son contrarios a los intereses de la nación.

El actual gobierno ha heredado un México destrozado por la corrupción, el conflicto de intereses, violencia, impunidad, asesinatos, y fraudes colosales.

Es realmente un milagro que nuestra nación aún esté viva, que todavía permanezca la esperanza y un cambio real.

A esa minoría que se siente mayoría habría que cuestionarlos, habría que recordarles la historia y las injusticias que gran parte de los mexicanos han tenido que sufrir.

Aquella minoría que se siente mayoría hay que concientizar, hay que dejarles ver que tener un pensamiento conservador y de derecha no denota status o alcurnia.

Aquella minoría que se cree mayoría hay que explicarles también que la información obtenida por los medios tradicionales no es la panacea de la verdad ni la voz de un camino recto, perfecto y sin errores.

Habrá que señalarles también que sus reclamos dignos de un inquisidor también debieron hacerlo con los gobiernos anteriores.

Saber que su pequeño círculo donde la familia y sus más cercanas amistades no representan al México actual.

Quien posee la posibilidad de mantener un liderazgo en la opinión pública debe hacerlo con responsabilidad, pues resulta aberrante observar que a sabiendas de difundir una noticia falsa o una verdad a medias logran captar la atención de “inocentes” y están contribuyendo a la REAL POLARIZACIÓN DEL PAÍS.

Estimado lector, existen 7 reglas básicas para obtener una información de primera mano:
1) Siempre constate la información que lee o escucha, hay muchas herramientas para ello.
2) Lea versiones de ambas partes.
3) Sea cuidadoso al difundir algo de lo que no esté seguro.
4) Procure leer entre líneas, los encabezados en muchas ocasiones están destinados a captar la atención y su contenido resulta en muchos casos completamente diferente.
5) Facebook no es una fuente confiable de noticias.
6) Si le es posible lea la información de otros diarios fuera del país.
7) La información “fácil” es la mejor herramienta para desinformar. Por ejemplo, las opiniones de mercenarios de la información o medios enajenantes cuya postura siempre ha sido el descrédito de quienes no piensan de manera similar y están acostumbrados al manejo de borregos y no de personas.

Como conclusión destacaría que el país que el gobierno recibe, no es algo alentador, por el contrario está destrozado y se tratará de levantar mediante un nuevo gobierno, diferente y esperanzador, hacer énfasis es menester para recordar que aquellos que ahora son oposición y se sienten redentores de los oprimidos son los que votaron a favor del “gasolinazo” y el minúsculo aumento anual del salario mínimo.

También lea: La visión de quien no acepta la derrota | Columna de Enrique Domínguez

Nota Anterior

El auge de los tontos útiles | Columna de Carlos López Medrano

Siguiente Nota

Si el poeta eres tú, somos poetas | Columna de Jorge Ramírez Pardo