#4 TiemposColumna de Adrián IbellesDeportes

El fenómeno Cleveland | Columna de Adrián Ibelles

Playbook

 

No sé cuando se acabe el morbo por ver jugar a Cleveland. Tal vez nunca, sobre todo al ver cómo extienden el drama hasta el último minuto, y ya se les está haciendo costumbre llegar hasta tiempo extra.

Lo bueno para los fans de Cleveland y para el espectador regular, es que podemos tener media hora más de juego, nada despreciables cuando te das cuenta de que casi vamos a la mitad de la temporada regular. Pero se ve que los jugadores sufren en demasía. La cara de Mayfield al final era la de un tipo que entiende por qué todos sus antecesores fallaron en poner números positivos en el marcador. Y es que Cleveland es un desastre.

La defensiva cumple a ratos, y es posiblemente, junto con sus estelares en la ofensiva, lo más constante del equipo. Pero sus equipos especiales, y en ocasiones las jugadas que se mandan son infumables. Los primeros partidos, Tyrod Taylor demostró que la mayor amenaza para los Browns era su falta de sentido común, regalando jugadas francamente de trámite. Y luego los puntos extra y goles de campo fallidos. En Twitter, todos simpatizamos con una misma línea: si Cleveland tuviera un buen pateador, irían 5-0. Pero han logrado sacar la casta, y pese a todo lo malo, ya van 2-2-1 (igual que sus rivales divisionales de Pittsburgh). Y esta podría ser una temporada de ensueño, con más victorias de las que esperábamos de ellos.

Tal vez por eso el morbo. Porque Cleveland ya no nos podía decepcionar más y por fin, están entendiendo cómo ganar. Más o menos.

Con 71 hombres distintos

71 parejas ha tenido Tom Brady. Moss, Branch, Welker, Edelman, Gronkowski, Gordon, Amendola, Faulk, Dillon, Maroney, y muchos más, todos ellos atrapando pases del Comeback Kid. Este récord es posiblemente el que mejor explique el éxito de New England en casi dos décadas de grandeza. El mérito primordial del equipo (además de una sospechosa suerte en momentos claves) ha sido su flexibilidad y capacidad de adaptación.

Año con año, El Monje Belichick nos sorprende con sus decisiones firmes sobre cortar a jugadores claves de la temporada anterior, con lo cual nos volvemos locos y auguramos un año espantoso para los Patriots; y oh sorpresa, juegan mejor. Brady es un jugador asombroso, aunque creo que ni en técnica ni en habilidad natural es el mejor que haya estado en esa posición. Sí lo es en fortaleza mental y en su capacidad para aprovechar las oportunidades. Para crear mitos que apenas tocan otro balón que no sea del 12, se derrumban en el pabellón del olvido. Para extraer de los rechazados el talento oculto. Por eso pocos receptores de New England han lucido en otros equipos y muchos han venido a crearse fama.

Y es por eso que sus 71 combinaciones son tan esclarecedoras. Quien busque opacar alguna vez al más grande de todos los tiempos, deberá explorar esta gran virtud de saber leer las manos del otro, porque sólo así logró ser quien es hoy el maldito Tom Brady.

Las breves de la semana 5
Chiefs y Rams permanecen imbatibles, y lucen como firmes candidatos al Súper Bowl.

¡Arizona ganó! Y ya con este resultado no quedan más equipos sin conocer la victoria. Las víctima se fueron los decaídos 49ers, que ya quieren que acabe la temporada.

Gran noche del pateador Graham Gano de los Panthers, quien obsequió todo su talento ante los Giants, que no han podido aprovechar su aparatosa ofensiva.

Los Vikings ganaron a Philadelphia y siguen con buen paso gracias a Cousins y Thielen.

No sé quienes me sorprenden más con su buen desempeño, los Bills que ganaron otra vez, ahora contra Titans, los Lions que ganaron a Packers, o los Texans que se llevaron el clásico ante los Cowboys.

Pittsburgh ganó a Atlanta, y parece que ya se están acostumbrado a jugar sin Le’veon Bell.

Sobre Drew Bress quiero hacer un texto completo, por eso solo mencionaré brevemente que llegó este lunes a ser el pasador con más yardas por aire, superando ya a Peyton Manning

Sigan en sintonía.

 

@Adrian_Ibelles

También lea: Los antihéroes del emparrillado | Columna de Adrián Ibelles

Nota Anterior

Chucky está para algo grande | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Siguiente Nota

Amor y confianza | Columna de Ricardo García López