El espejo roto, la distorsión. Columna de Óscar Esquivel

11:01 02-diciembre-2016
El espejo roto, la distorsión. Columna de Óscar Esquivel

DESAFINANDO.

Decadencia con voluntad a superar…solos.

A veces pareciera que despertamos de un sueño profundo y reparador, con la sensación de haberlo vivido realmente, ¿Quién no ha soñado con un gran festejo, la familia o aquella novia que se fue?, dormir nos hace sentir fusionados con la experiencias únicas e íntimas de cada historia vivida.

Somos sueños, realidad, presente, futuro, paz, guerra, o el cuento de hadas donde el espejo es el mejor confidente y amigo. Creemos que la comodidad es el aliado más fiel para sentirnos únicos e indivisibles. Somos el reflejo de un espejo roto que distorsiona la imagen real de lo que estamos viviendo.

Muerto Fidel Castro, los de siempre proclaman su partida como…!Es un dictador¡ Sátrapa desvergonzado, corrupto, se dio vida de rey y su pueblo sumido en la miseria material y espiritual!

Según el Carlos Loret de Mola, el bufón de Televisa, no se cansa de repetir que la gente vive en el terror por la represión oficial. Un cubano sobre vive con 14 dólares al mes, en resumen no tienen nada… dignidad pisoteada por el estado cubano pero… ¿Los 11 millones de cubanos detestan a Fidel? ¿Será?

En nuestro mundo paralelo, nuestra realidad inversa, nos hacemos esta misma pregunta los 120 millones de mexicanos ¿Qué detestamos? ¿Somos acaso el engaño donde caminamos sin un sentido de solidaridad de exigencias para ser mejores?

Andamos como zombis, sin saber que somos la misma causa por la que abominamos a Fidel Castro. Ahora temblamos ante cada palabra de Trump…ha comenzado a frenar la inversión extranjera iniciando por la empresa Carrier y aquí solo se limitan a que no pasa nada, una inversión no cuenta la realidad…el pánico ha comenzado a desgajar la debilidad de argumentos del gobierno mexicano…tenemos ante nosotros a los personajes más petulantes y necios, no han podido ni querido cambiar la política económica… al extranjero todos los incentivos, a la empresa mexicana nada.

¿Qué será muy complicado incentivar al campo y hacerlo realmente productivo y eficaz?, la industria manufacturera es robusta y fuerte, entonces ¿Por qué no proporcionar los elementos para ser más competitivos e innovadores y dejar el discurso oficial de bienestar y abundancia?

En educación ocupamos lugares verdaderamente de llorar, somos una sociedad mal educada, el estado no proporciona y no puede con la educación de niños y jóvenes, un sindicalismo “ charro” el lastre en todos los niveles educativos, incluyendo a las universidades, las cuales no cuentan con espacios suficientes para los jóvenes que crecen aritméticamente y la explosión de demanda es geométrica.

Por ejemplo: La Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, hace 30 años daba cupo a 110 alumnos. Hoy, después de todo este tiempo, solo ingresaron 145 alumnos; es decir, un alumno por año pero eso sí, gastos suntuosos en infraestructura universitaria. Habría que pensar si son del beneficio académico, si ni siquiera cuenta con un hospital universitario propio.

La egolatría es la máxima del gobernante, la filosofía decadente del solo administrar sin aportar innovaciones de gobierno para remediar la pobreza. Solo hay que alimentar al pobre, culpan del desastre económico a todas las variantes económicas mundiales y no se dan cuenta que la exagerada apertura económica ha llevado a cerrar muchos negocios.

Aumenta el empleo ¡Sí! pero muchas personas trabajan en lo formal solo para completar el gasto familiar, su principal ingreso es la informalidad, la cual creció a un 57 % del total de las personas con trabajo registrado ante el imss.

La forma de gobierno está obsoleta, es un ente altamente enfermo caduco y decadente, se piensa que todo vendrá del extranjero a rescatar lo poco que queda, ¡óigase bien! nada harán estas empresas sin tener ventaja, nada para beneficiar al país…una empresa extranjera es negocio, beneficio particular y nada más.

Nunca floreceremos sin el trabajo comunitario, la colaboración de cada uno de nosotros es la fuerza que mueve al país, los iluminados actuales avergüenzan a cualquiera que se diga decente, estos no deberían llamarse gobernantes.

Como nunca la clase media está desesperada, quiebran los negocios y los hacen engrosar las filas del desempleo y la pobreza.

El sistema de bienestar social mexicano se ha convertido en caridad, es como pedirle al rico: ayuden al pobre, cuando debería ser: Gobierno y pueblo ayudémonos a nosotros mismos, no habrá un Trump que nos pare.

Todo el mundo debe ayudar y dejar las lamentaciones. Ricos y pobres, pensemos en los que menos tienen…siempre hay alguien en una situación mucho peor que la nuestra, mantengamos la cabeza en alto cuando ayudemos a la comunidad.

Tengamos la convicción, la voluntad de creer, afinemos y no desafinemos.

La fuerza interior no es la misma que la del gobernante en turno.

OSCAR ESQUIVEL

Caminante369@yahoo.com

 

 
 
Comentarios