DestacadasEstado

El celular, protagonista en la vida de los adolescentes potosinos

El 89% de los adolescentes en SLP cuenta con un móvil con conexión a internet; cada vez valoran menos a la televisión

Por El Saxofón

Aunque la cotidianidad de los adolescentes está marcada por la vida escolar, “el uso de dispositivos móviles, en particular del celular, tiene una presencia dominante en todo momento del día y, con frecuencia, incluso de manera simultánea con el uso de otros dispositivos”, señala el “Estudio Cualitativo de Consumo de Contenidos de Radio y Televisión por Adolescentes”, realizado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), que concluye que los celulares tienen un protagonismo absoluto en la vida diaria de los adolescentes.

La investigación se desarrolló en ocho ciudades del norte, centro y sur del país. Ellas fueron: Ciudad de México, Veracruz, Guadalajara, Monterrey, San Cristóbal de las Casas, Mérida, Tijuana y San Luis Potosí; en todos los casos, se incluyó el área conurbada de cada ciudad como parte de la misma. En cada ciudad se realizaron 8 grupos focales con adolescentes.

La televisión, otrora el medio preponderante en el consumo de los adolescentes, está cayendo en el desuso pues este sector de la población “ven diariamente un promedio de 1 hora y 48 minutos de televisión”, un lapso de tiempo “absolutamente minoritario frente al tiempo que los adolescentes pasan haciendo uso de internet: un promedio de 7 horas y 48 minutos por día“.

Hernán, un adolescente potosino entrevistado para el estudio señaló “Yo digo que el celular también le quitó importancia a la tele y a la radio, porque ahora los jóvenes ya lo utilizan más que la tele y la radio, le dan más importancia al celular.

Investigador: ¿Y por qué crees que ahora le dan más importancia?

Hernán: Porque la tele y la radio ya están como muy viejitos (risa) y pues el celular es como que va evolucionando, prácticamente día por día (San Luis Potosí, GF-05, Secundaria, Privada).

“Más allá de que el uso de las pantallas por parte de los adolescentes excede a la televisión tradicional y pueden tener otros usos (streaming, videojuegos, música, internet, etcétera) lo cierto es que se han visto superadas por nuevos dispositivos. Los dispositivos móviles, constituyen la forma más utilizada para acceder a contenidos audiovisuales. Especialmente los celulares tienen un protagonismo absoluto en la cotidianidad de los adolescentes”, señala el estudio.

 

El estudio explica que los adolescentes no mencionan “como un acto cotidiano invitar amigos/as a pasar las tardes, o a hacer trabajos grupales. La mayoría del tiempo entre semana (las “tardes”) los adolescentes que se quedan en casa pasan mucho tiempo solos, a cargo de un cuidador (familiar como abuelo o no familiar como empleada del hogar), y donde sus principales actos tienen que ver con el uso de redes sociales y estar en frente de pantallas, ya sea jugando videojuegos (una actividad más masculina por lo general), viendo series por streaming o televisión abierta.

El televisor, que en algún momento fue el artefacto por excelencia del hogar, hoy ha perdido primacía, indica el estudio y precisa que el 77.5% de los adolescentes dijo contar con un televisor a su disposición; un porcentaje menor dijo tener una computadora (68.5%). Menos de la mitad de ellos dijeron tener una radio (tan solo el 46.0%), sin embargo “prácticamente 9 de cada 10 (89.0%) adolescentes que participaron en esta investigación dijeron contar con un celular de uso personal; el 53% de ellos, además, tenía su celular contratado con un plan tarifario”.

“El mayor uso que se le da a estos dispositivos móviles es el acceder a redes sociales (Facebook, Instagram, Snapchat principalmente); los contenidos audiovisuales que los adolescentes consumen y comparten mayoritariamente a través de estas redes y plataformas son “memes” y “gifs” específicos. Respecto a este tema, el Estudio General de Medios indica que la principal actividad que realizan la mayoría de los adolescentes en dispositivos móviles como celulares y tabletas electrónicas es conectarse a internet y acceder a redes sociales“.

Los comerciales, son otro aspecto negativo que se asocia mayoritariamente con la televisión y radio tradicional. No se trata solo de la duración y frecuencia de los comerciales que interrumpen la programación, sino que los adolescentes también cuestionaron la poca relación de esos comerciales con sus propios intereses.

Salma, una estudiante potosina de nivel medio superior considera:

“En la televisión obviamente tienen programas que los repiten o a veces te ponen cosas que tú no quieres ver. En cambio, en Youtube tú puedes buscar lo que tú quieras en el momento que tú quieras, no tienes que estar esperando a que sean las nueve para que pongan el programa. En la música pues, por obvias razones es mejor porque ahí en Youtube puedes repetirla mil veces, puedes estar cantando con la letra, en cambio cuando la oyes en la tele, tú nada más ves el video y ya lo ponen una vez, no lo vuelven a repetir (San Luis Potosí, GF-01, Media Superior, Pública).

En su tiempo libre, los adolescentes van alternando los dispositivos utilizados: antes de salir para la escuela pueden encender la tele o checar el celular, en la escuela la sociabilidad entre compañeros por medio del celular es dominante“.

 

¿Qué ven los adolescentes cuando ven televisión?

“A pesar de que el consumo de televisión tradicional tiende a ser subestimado o negado por los adolescentes, una constante en los grupos focales, particularmente en los realizados en las escuelas públicas, fue la referencia a “La Rosa de Guadalupe”. En general se lo considera un programa orientado a público adolescente, y más allá de que se lo vea o no, y de las críticas que recibe, lo cierto es que está muy presente en el discurso de los adolescentes.

“Otro programa señalado como destinado a público adolescente fue Como dice el dicho. Salvo esos programas, que los jóvenes afirmaron consumir regularmente, aunque con valoración ambivalente, parece ser la única oferta de contenidos nacionales destinados a esta franja etaria, según los discursos de los propios participantes.

“Tanto en televisión abierta como restringida, también afirman ver programas producidos en Estados Unidos y traducidos, como Drake y Josh, iCarly, o Malcom el del medio.”

Entre los programas más vistos por adolescentes, destacan los llamados “unitarios” o dramatizados, telenovelas y programas de concursos: El programa unitario Como dice el dicho, tiene rating de 7.82%, entre la población adolescente; el defenestrado “La Rosa de Guadalupe”, tiene un rating de 8.10%.

Las telenovelas: El vuelo de la Victoria (8.27%); Enamorándome de Ramón (8.25%); La piloto (8.02%), Mi adorable maldición (7.59%); Mi marido tiene familia (8%), Papá a toda madre (7.71) y Vino el amor (8.16%).

También acostumbran ver los programas de concursos La voz kids (8.57%) y La voz México 6 (8.38%).

La serie Hoy voy a cambiar tiene un rating de 7.82%.

Un segundo tipo de programa que los adolescentes afirman consumir son los programas de concursos y “reality shows” como La Voz o Masterchef. Estos programas son consumidos en general junto con la familia, como un programa que no es seleccionado por los adolescentes, sino por sus padres, pero al que asisten y siguen en su compañía. Un tercer tipo de programas, con más presencia entre los estudiantes de secundaria, son las caricaturas como Bob Esponja, Los Simpson, y Dragon Ball Z, o “Gravity Falls”.

El estudio destaca que “en general los contenidos de televisión son los peor valorados. De estos contenidos son las telenovelas el género que consumen menos y que concentran las valoraciones más negativas”.

 

¿Qué ven en streaming?

“En lo que se refiere a los contenidos de streaming, en particular de Netflix, los adolescentes refieren preferir el consumo de series más que de películas, preferentemente en inglés y que están destinados a adolescentes. Algunos ejemplos son: How I met your mother, 13 Reasons why, Gossip Girl o Pretty Little Liars.

“En el caso de la plataforma YouTube, esta se muestra claramente como la más versátil en términos de los contenidos audiovisuales que ofrece, y que los adolescentes consumen. Se pueden agrupar en cuatro grandes categorías. La primera es la de los youtubers, que incluye diversas distinciones entre gamers, youtubers y bloggers. Algunos de los más reconocidos son Luisito Comunica, Soy German, PewDiePie, Luisito Rey, Juanpa Zurita, CaElike, Los polinesios, Pepe Problema, y Yuya. Una segunda categoría tiene que ver con el consumo de contenidos que podemos llamar de “aprendizajes”, y que incluyen tutoriales, páginas para realizar experimentos, ayuda para materias escolares –como matemáticas o idiomas. Adelantándonos, este es un elemento que los adolescentes valoran positivamente de YouTube de manera recurrente: la posibilidad de aprender por medio de estos contenidos.

La tercera gran categoría de consumo de YouTube tiene que ver con el consumo de contenidos musicales, lo que incluye tanto el consumo de videos como de música de acompañamiento. La música como uno de los elementos más importantes de identidad y pertenencia es clave en este periodo. De ahí que los adolescentes por lo general inicien indicando qué tipo de música les gusta y disgusta. La música, en este sentido, se consume en general por YouTube, así como por plataformas de streaming musical, como Spotify o Apple Music, que son las más mencionadas.

 

Un dato interesante:

El estudio del IFT, señala que “es significativa una ausencia importante en los discursos de los adolescentes, que se relaciona directamente con su estilo de vida y las actividades que realizan en su tiempo libre, y que tiene que ver con el clima de inseguridad de varias de las regiones del estudio.

La “inseguridad” como concepto fue muy poco referido en los discursos, a pesar de su influencia en las actividades fuera de sus hogares que pueden realizar en el tiempo libre, lo mismo que la violencia o situaciones que alteraran su vida cotidiana. Una constante al respecto fue identificar los problemas de seguridad en “otras” regiones.

También lea: #ByeCelular | Cobach en SLP restringirá el uso de celulares a alumnos

Nota Anterior

¿Cuánto dura un arcoiris? | Columna de Silverio Marín

Siguiente Nota

PAN no impedirá a Sonia Mendoza postularse para ser dirigente en SLP