Larry ZavalaNoticias en FA

El ánima sin descanso (Parte 2 de 2). Historia de Larry Zavala

EL ÓRGANO DEL TERROR.

alma-en-pena

Lee la primera parte de esta historia aquí.

Decidió rezar todas las tardes un rosario a esta ánima sin descanso. Al contrario de que esto evitara poder seguir viviendo los sucesos, entre más rezaba, más frecuentes eran las apariciones, hasta que se llegó el día en que ella cumplía 17 años, se le preparó una fiesta donde asistieron todos su familiares, amigos y aquel muchacho que ya era su novio formalmente.

La fiesta fue muy linda, incluso el novio de ella ese día ante los asistentes le pidió que fuera su esposa comprometiéndose a contraer matrimonio. Todo fue felicidad, sin embargo, todo cambió en el momento en que Bertha llegó a casa, se recostó cansada claramente por el trajín de la celebración. Instantes previos a quedarse dormida su sueño escapó ¡Se fue!, ya que sintió claramente como una persona se acostaba en un costado de ella en la cama, el impulso de ella fue el de levantarse, aunque sin ningún éxito: no pudo.

Una mano fría, dura, rígida, cayó sobre su cintura no permitiendo que ella se parara. Al voltear su cara a un costado a ver de dónde provenía la mano o de quién era, vio un lúgubre rostro de una mujer peinada por un chongo y de apariencia demacrada. Claramente la perfecta imagen de una muerta, Bertha se desesperó más por el miedo intentando nuevamente pararse sin ningún avance.

La persona que tenía a su lado comenzó a hablar y le dijo “no tengas miedo, sé que te mueres de miedo en este momento, pero no debe ser así”, no te voy hacer nada malo, por el contrario, pienso pedirte algo. Claro, todo en esta vida tiene un costo y te voy a recompensar si tú haces cada una de las cosas que te voy a pedir.

Siguió hablando: “Yo en vida era una mujer de mucho dinero, viví en el municipio de Villa de Zaragoza, pero desafortunadamente fui mordida por un perro callejero que me transmitió la rabia y fallecí en esta ciudad, lamentablemente en mi vida no siempre fui buena persona ni obré bien por mi avaricia y soberbia, se podría decir que hice mal a muchas personas, por eso es que no pude encontrar mi descanso eterno”. En ese momento la piel de la joven se erizaba y sentía aún más miedo.

Internamente ella rezaba, el ánima le tapó la boca diciendo: “No sirve de nada que sigas gastando tus rezos, mejor resérvalos para lo que te voy a pedir para que me ayudes a lograr mi descanso, ya que si así lo haces y cumples te daré la ubicación de donde está todo mi dinero”.

Bertha solo movía la cabeza de lado a lado diciéndole que no, que no podría ayudarla, que ella solo rezaba para ahuyentarla, el ánima le dijo: “Es muy sencillo, solo quiero que me mandes decir unas misas y te daré mi dinero para que puedas vivir cómodamente por mucho tiempo con lujos”. Bertha respondió que no quería nada, que ella lo haría de corazón para no crear ningún compromiso y que ese dinero era algo mal habido.

El ánima rotundamente le dijo que no, que debía ser recompensada, que primero debía decirle un triduo de misas en la catedral de la ciudad, el segundo triduo de misas seria en la iglesia principal del pueblo de Villa de Zaragoza y el tercer triduo de misas deberá ser en Roma.

Bertha respondió: “¡No puedo! No tengo el dinero suficiente para poder decirle unas misas en Roma, probablemente las otras sí y sin recibir nada a cambio lo haría, pero las últimas serían imposibles.

El ánima sin descanso le dijo: “Eso no es problema después de los dos primeros triduos de misas yo te revelaré el lugar donde está mi dinero, con eso podrás mandar decirme las últimas misas, pero para que yo te pueda dar mi dinero, después de las esas misas también deberás entregarme como ofrenda el alma de tu prometido, ya que de este modo yo podré abandonar el lugar de todas las ánimas, al ofrecer la entrada de una en mi lugar, ya que es uno de los elementos necesarios para poder obtener mi descanso.

Bertha sin pensarlo se negó y le dijo que ella nunca iba a hacer eso, que primero muerta, pero que ella prefería pasarse la vida sola, a entregar el alma de una persona que amaba. El ánima se levantó rápidamente de la cama, se dejó ver ante su ojos diciéndole que nunca se iría de ahí. Si ella no hacía lo que le estaba pidiendo y que mientras no lo hiciera, viviría con ella mientras dios le prestara vida, que toda su familia lo pagaría.

Fue tanto el miedo de la muchacha que días después rompió su compromiso, para así evitar la ira del ánima.

Pasaron varios meses sin que hubiera rastros del ánima en aquel viejo caserío y todo esto era originado por la cantidad de rezos que hacía la muchacha, pidiendo por el descanso de la misma. Sin embargo, un día cuando creyó ella que ya no era necesario tanto ruego y rezo. Por la ausencia de este ser, decidió dejar de pedir por ella, transcurrieron solo tres días cuando por la madrugada volvió a sentir y ver el resplandor, a sentir el miedo de ver nuevamente al ánima, tomó un rosario en su mano, comenzó a rezar sentada en su cama.

Primero sintió un frío más intenso que el que el ambiente proporcionaba a la habitación. Trató de rezar más rápido, en eso sintió cómo una persona se sentó en su cama, lo que la inmovilizó.

En ese instante, un extraño olor invadió su cuerpo, llegando hasta su entrañas. Ella no podía hacer nada, no podía moverse, solo vio como el ánima le susurraba al oído: “Te dije que nunca me iría de este lugar”, siempre vamos a estar juntas y desapareció.

Hasta la fecha se escuchan gritos y reclamos por la noche en ese caserío, mucho tiempo mucha gente pensó que los gritos eran de dolor por la ya avanzada edad de la ya actualmente señora, pero ella me confesó que los gritos son porque cada noche le pide al ánima sin descanso que se vaya, que la deje descansar.

Se pelea con ella, por eso los gritos. Justamente en este momento, la señora ya en una edad muy avanzada, se encuentra hospitalizada, por eso decidí dar a conocer esta magnífica historia, ya que el actual encargado de la casa de la señora me contó cómo logró escuchar, justo la noche que se llevaron a hospitalizar a la señora, que de la lejanía del viejo caserío se escuchó una voz que le gritó: “¡NUNCA VAMOS A DESCANSAR”!.

Que el al irla a visitar al hospital le prometió que mientras cuidara su casa rezaría, mucho pidiéndole la señora que por ningún motivo se le ocurriera hacer eso, que no fuera a rezar dentro de esa casa porque sabría lo que era el verdadero miedo.

El muchacho decidió no rezar, sin embargo, le pidió a ella que le dijera el motivo, y en ese momento ella le contó toda la historia y al finalizar su relato, le dijo al muchacho que el alcanzó a escuchar como el ánima le gritó justo antes de salir de la casa, que nunca iban a descansar y el muchacho comenzó a temblar diciéndole que no era posible, que el había escuchado eso.

La señora le pidió que nunca se fuera a quedar después de las 12 de la noche ya que ella siempre aparecía después de esa hora, el muchacho, procedió a cerrar la casa y no volver a entrar, pero justamente en el momento en el que terminó de cerrar la casa, le marcaron y le dieron la mala noticia de que la señora había muerto, justo hace un par de días falleció.

No pasaron ni tres horas para que el muchacho que se había quedado como encargado de la casa escuchara la pelea entre el ánima y la señora, ya ahora muerta y sin poder haber encontrado el descanso por la maldad del ánima.

El muchacho ha decidido no volver a abrir esa casa, ya que no quiere volver a sentir esa sensación de miedo ni de terror.

Y SOLO ME RESTA DESPEDIRME DICIÉNDOLES QUE RECUERDEN QUE EL TERROR INVADA SUS SENTIDOS, PERO JAMÁS EL AMOR DE SUS CORAZONES.

Nota Anterior

Los mejores memes del pasaporte falso de Javier Duarte

Siguiente Nota

Reducir obesidad infantil tardará 15 como mínimo: especialista