#4 TiemposColumna de Óscar EsquivelDestacadas

El ADN del PRI a Morena | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

Los dirigentes serán de sangre azul

Todos nacemos con un ADN específico, pero todos provenimos de un mismo tronco común. Los primeros hombres de Sudán o Etiopía caminaron hacia el norte cruzando el estrecho de Bering hasta formar los primeros pobladores de América, los asentamientos necesarios para generar una civilización diferente, costumbres, cultura, arte y organizaciones sociales disímiles entre sí, pero unidas por los mismos padres del antiguo mundo.

Hace más de 25 años unos hombres políticos mexicanos, sobresalientes de las universidades más prestigiosas: Harvard, Yale, Oxford, hijos de grandes encumbrados de la política mexicana, o recomendados por algún gargantón multimillonario, comenzaron y llegaron a ocupar los cargos públicos más ambicionados de la administración pública, incluso la Presidencia de la República. Con Carlos Salinas de Gortari, abanderado del PRI, ganan las elecciones en el año de 1988, en la forma más sospechosa de fraude electoral al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas.

Salinas, con sus títulos académicos y formado en estas universidades, pone en marcha la idea de convertir a México en una súper potencia económica, para ello era necesario cambiar el modelo político, social y económico y solo había una forma de hacerlo, convertirnos al neoliberalismos económico, para ello requería el apoyo del Partido Revolucionario Institucional y comenzó a desmembrar el ADN priista, que ya con alguno signos de cambio, aún se mantenía en su ideología y principios básicos de centro-izquierda, ¿y que pasó? La crisis política del 94, el error de diciembre, su sucesor Ernesto Zedillo aún priista, pero más neoliberal que Salinas, terminó por ponerle la vacuna al PRI de centro-derecha, con un gobierno impopular y mal gobierno. Llega Fox y Calderón, se afianza la idea de privatización total del país, resultado: de 22 % de la población en pobreza con Salinas hoy con Peña andamos alrededor del 53 % de la población con algún grado de pobreza.

Sin duda el modelo falló,  el componente indispensable del PRI la herencia revolucionaria, la idea de primero los pobres, tierra y libertad, sufragio efectivo, democracia y justicia social, ya no eran o son indispensables para ser artífice de enarbolar las causas populares. Murieron cuando se partió en mil cachos ideológicos el corazón del PRI, la militancia quedó sin alma.

Ahora con reclamos y malas caras, los aduladores miembros del politburó del priismo, están espantados con las reformas de López Obrador, ¡cómo no! Los que fueron formados con ideas derechistas ya priistas, hoy ven un inminente peligro para sus intereses personales. El Revolucionario, el partidazo invencible, que hoy la estructura castigo en las urnas, por corruptos, abusivos, fue sobre todo la indiferencia a las necesidades de la gente y la militancia, lo que los tienen a punto de un ataque de nervios.

Sí, es aceptable que Morena, sea el heredero del PRI de antaño, el de hace unas décadas y del PRI de hoy, convenció al sector popular, desmembrado, ocupado por camarillas de baja estatura política, poco activismo social y ciudadano, sobre todo una baja permeabilidad en la sociedad en su conjunto, aglutinaba jóvenes, profesionistas, tiangueros, pequeños empresarios, un sin número de organizaciones que hacía al sector popular el más dinámico, Morena convenció y se llevó a todos ellos para su causa.

Los jóvenes del partido, un movimiento hoy sin activistas, adoctrinados en el padrinazgo, la adulación y el poco oficio político, hoy la fuerza revolucionaria de los jóvenes fue secuestrada por los falsos maestros ideológicos; únicamente aprendieron el arte de la grilla y no del bien político… y Morena se los llevó, convenció e hizo que los jóvenes votaran por el más viejo de todos… ironía de la vida.

Los sectores obreros y campesino, son solo ya un membrete sin cabeza de líderes, se les ocupa cuando se requiere para que así otorguen su firma de apoyo algún candidato. El corporativismo ya no puede ser la fiel balanza, entre admitir el “dedazo” o dejar fuera algunos de sus miembros en algún cargo de elección popular y…otra vez Morena, logró aglutinar a obreros y campesinos de México.

Si la esencia del PRI, su ADN, son entre otros la organización de sectores, movimientos, líderes naturales en todo el país, ¿porque las bases prefirieron la opción de AMLO?, simplemente porque los mesiánicos derechistas conservadores robaron el ADN con todas sus células, la columna vertebral del Partido Revolucionario Institucional, la ocuparon para sus negocios y su experimento fallido.

El PRI fue antes de la llegada del jefe de la “mafia del poder”, el innombrable, el diablo mismo, Salinas De Gortari, un partido de Centro Izquierda, esto es lo que hoy le asusta a los dirigentes impuestos, a los jóvenes y mujeres adoctrinados en la idea de que hacer política para beneficio de grupos y personales.

Se está ante la oportunidad histórica de poder refundar el PRI, con principios sólidos ideológicos, documentos básicos nacidos desde la militancia y para la militancia, y no una refundación proclamada por quienes son los culpables de la atrocidad política que se vive, en el interior del instituto político, profieren solo de palabras y no hechos, y según ellos abandera la causa noble del pueblo mexicano.

GRABACIONES PRIVADAS

Todos los días al levantarme y pisar el suelo frío del piso de la recamara, me encomiendo al Señor Dios, para que me llene de bendiciones y una cosa en específico, me dé paciencia. Sí, mucha paciencia, porque tal parece que en nuestro estado la cosa se acomodan según la tolerancia y el olvido, lo que se presente primero.

Tolerar lo intolerable, quién será más corrupto, ¿quién corrompe o permite la corrupción? Paciente esperaré para que el señor Doctor Juan Manuel Carreras López, tome la sartén por el mango y diga algo, ¡haga algo! ¡Sé maquiavélico, político o inquisidor!, pero por piedad mueva esas influencias, porque sobre la llamada de extorsión del hoy doble diputado Óscar Bautista-no se le ve ni el parpadear-, quien sin reparo le pide amablemente, con un lenguaje digno del premio Cervantes de la Real Academia Española, le entregue cien mil pesitos, so pena de perder la chamba el asustadillo funcionario. Su solicitud fue grabada para el deleite de los oídos más castos de esta Real Ciudad de San Luis Potos. ¿Entonces, Doctor?, olvidamos o seguimos sin impacientarnos. Total, los potosinos, ya solo lo ven pasar.  

¿Si Morena robó el ADN priista, Acción Nacional robará la candidatura a la gubernatura? O, ¿robará lo poco que queda de la ideología priista?

 

Nos saludamos pronto.

También lee: Alegrías y sinsabores: PRD, PAN, PRI | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Punto y aparte | Columna de Héctor Morán

Siguiente Nota

Aceptó el Vaticano la renuncia de José Luis Dibildox, obispo en Tamaulipas