DeportesTercer tiempo

Draft mexicano, ¿mercado de jugadores o de ganado? | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

El día ‘D’ o el draft es un mercado de piernas o intelectualmente llamado ‘Régimen de Transferencias’. Uno de los días más agitados en el balompié nacional, donde se integra la ilusión de las aficiones con la desilusión de los futbolistas que están a la espera de que un equipo los “adopte” y puedan seguir su sueño de jugar futbol.

Este modelo de transferencia es una copia de lo que se realiza en los Estados Unidos y Canadá, con el futbol americano principalmente, en donde llegan jugadores de diversas universidades en busca de un espacio para integrarse en el deporte profesional y así alcanzar su máximo sueño.

En México se implementa de una manera muy diferente, este modo de transferencia es donde los dueños de equipos, directivos y jugadores (mayoría de estos desempleados o que no entran en planes en su equipo) comparten un mismo hotel, esperando arreglar su futuro en 48 horas.

Se ve muy diferente el significado del draft en el norte que aquí en México, ¿verdad?, y la cosa se pone peor cada vez que te enteras más y más de nuestro draft, o mercado de piernas, como también es llamado.

Jugadores sin contrato o que no entran en planes de sus equipos esperan en el lobby del hotel, mientras aprecian un desfile de promotores, y millones yendo y viniendo es la principal característica del mercado de piernas en nuestro país. Ahí, el interés del jugador cuenta muy poco, por no decir que nada, algo totalmente en contra de las normas de la FIFA, pues en su reglamento dice que los jugadores son libres de negociar su carta con cualquier equipo que ellos elijan, pero bendito sea el “Pacto de Caballeros”, que en pocas palabras son puras sinvergüenzadas por parte de los dueños para tratar a sus jugadores como viles esclavos.

Pero aquí es donde todos apoyamos este nuevo modo de esclavitud en el deporte, pues los medios más importantes a nivel nacional también se encuentran en el hotel, ubicado en Cancún, junto a los dueños vendiendo este “draft”, haciéndolo tema de conversación y de interés público, pues los días que dura este régimen de transferencias siempre es tendencia en Twitter haciéndolo de los temas más mencionados en el medio nacional.

Para nosotros los aficionados es muy atractivo ver cómo, en 48 horas (24 de la liga MX y 24 del Ascenso), se define el futuro de nuestro equipo favorito, pues no tenemos la certidumbre de tener que esperar hasta el mes de agosto para saber quién llega a nuestro equipo y con el riesgo de perdernos la noticia de las “bombas” en cuestión de llegada de alguien importante al futbol de nuestro país, agregando la atracción de ver que en un día es posible que se gasten más de mil millones de pesos. En tema de negocio eso es muy positivo, pues hasta en compra de jugadores se le vende circo a la afición. Pero para los jugadores…

Walter Ayoví, seleccionado nacional de Ecuador, en una entrevista reveló su experiencia de haber vivido el draft mexicano.

“En lo personal siempre he dicho que los jugadores no somos esclavos de nadie, uno se siente bien donde a uno lo tratan bien, a veces uno tiene un contrato muy largo, pero si no te tratan bien, ni modo, que te puedas quedar ahí, al menos de que seas un mediocre”, aseveró.

Y no importa si es largo o corto el contrato o si ya culminó, pues por el “Pacto de Caballeros” no se le permite al jugador salir de la institución gratis rumbo a otra, como en el resto del mundo.

Así como Walter, también otros personajes involucrados en el futbol han opinado sobre esto, como Marcelo Bielsa, que describe al draft mexicano como un ‘mal chiste’ ya que es impensado en otros lugares fuera de nuestro país que el jugador no tenga la libertad de elegir dónde jugar futbol, y el que llega a reclamar por esta situación lo corren de México, si es extranjero o lo retiran si es mexicano.

Pero por fin se vislumbra una luz al final de este túnel lleno de corrupción y billetazos, luego de que los directivos, a manera de “respeto al jugador” (amenazas de parar la liga por los jugadores de la selección nacional, encabezados por Rafael Márquez), han llegado a un acuerdo en donde el draft dejaría de existir, después de este periodo de transferencias.

Y es que no solo al jugador lo tratan como ganado (si no fuera eso suficiente para erradicarlo), si no también que a más de un mes de que empiece el torneo, a los equipos solo les queda la opción de reforzarse en el mercado internacional, haciendo inevitable la llegada de extranjeros al futbol mexicano, quienes con la nueva regla 9/9 tienen amplio margen para traer jugadores extranjeros a destajo, perjudicando directamente a la selección nacional.

@H_Dmgz

También recomendamos: Mesías en el Ascenso | Columna de Héctor Morán

Previous post

Edson Puch, amarrado con Pachuca; solo falta la firma

Next post

El Himalaya | Columna de Dainerys Machado