#4 TiemposGame, set and match

Dobles en cancha y en sangre | Columna de Alejandro Tello

Game, Set and Match


Los reflectores no suelen dirigirse a la modalidad de dobles en el tenis. Por lo general sabemos poco de cómo van las y los tenistas que disputan el circuito junto a su pareja deportiva; ni siquiera en los torneos de Grand Slam. Claro que habrá algunas cuantas personas que sí, pero en todo caso son personas sumamente apegadas al deporte blanco, entre practicantes o especialistas del mismo o quienes viven profesionalmente de ello. Debo mencionar que yo mismo, que me jacto de seguir las temporadas completas, ignoro la mayor del tiempo esta modalidad.

Sin embargo hay casos que se equiparan a los conocidos como Roger Federer, Pete Sampras, John McEnroe, Martina Navratilova, Mónica Seles, Serena Williams en otros, que se distinguen, principalmente, por brillar de manera individual en las pistas (a excepción de Serena que junto a Venus son una de las duplas más poderosas). Y al decir que se equiparan, me refiero a que son las mejores parejas de la historia del tenis.

Una de ellas definitivamente es la mejor de la historia: los gemelos Bryan, Bob y Mike, quienes prácticamente comenzaron a jugar tenis a la par de que aprendían a caminar, pues desde los dos años de edad sus padres les pusieron a disposición su primera raqueta. Cuando tenían seis, ya habían ganado su primer torneo de tenis. Y si bien brillaron en lo individual durante su etapa junior y universitaria, desde los inicios de su carrera profesional se enfocaron en competir como dupla en la modalidad dobles. El camino a ser la pareja más grande de la historia del tenis mundial inició un 19 de febrero de 2001 cuando ganaron el extinto Torneo de Memphis. Lo siguiente es historia que les hace sumar 116 títulos durante sus 20 años de carrera, 16 de ellos Grand Slam, 4 World Tour Finals, y un oro en los Juegos Olímpicos Londres 2012.

Una clave de su contundencia en la cancha puede ser la complementariedad de que Mike sea diestro y Bob sea zurdo, por lo que tienen una cobertura muy amplia de la cancha tanto en defensa como en ataque. Eso los ha llevado a que conozcan plenamente los movimientos de uno y otro, por lo que la coordinación que tienen los ha vuelto una pareja casi imbatible.

Es en 2014, con 36 años de edad, que ganaron su más reciente título de Grand Slam en el Abierto de Estados Unidos. Y no es gratuito: el avance de la edad es normal en que el nivel de juego se vea mermado, junto con la aparición cada vez más frecuente de lesiones. Por lo que su reinado desde ese año se ha visto afectado, y aunque siguen siendo una dupla muy potente, sus victorias se han vuelto discrecionales.

Sin embargo han entendido esto de la edad y lo que conlleva, por lo que han adaptado sus rutinas tanto de entrenamiento como de alimentación para poder aspirar al número uno del ranking. Ahí la llevan: a inicio del año eran 12, y al día de hoy se ubican en la quinta posición. Sin duda sería toda una hazaña que llegaran nuevamente a la cima del ranking con cuarenta años de edad a cuestas.

Los récords seguirán para ellos. Por lo que de una u otra forma, su último capítulo como jugadores de tenis tendrá algo interesante que contar.

Tiebreak
Rafa Nadal se hizo con el título del Masters de Roma, luego de una emocionante final contra el joven Alexander Zverev, quien buscaba refrendar su victoria del año pasado en estas canchas itálicas. Por el lado de las damas, la final fue entre Simona Halep y Elina Svitolina, donde esta última fue la que se llevó la victoria en un duelo de poder a poder, ya que ambas ocupan plaza en el top ten mundial.

En una semana comienza Roland Garros, el segundo major del año. Vuelve la fiebre por el mejor tenis del mundo.

Nos leemos pronto.

@alejandrotello

También recomendamos: Victoria desde el nombre | Columna de Jesús Alejandro Tello

Nota Anterior

Este es el clima de hoy 21 de mayo para SLP

Siguiente Nota

Aprendamos de los gringos | Columna de Emmanuel Gallegos D.