Balcón Vacío

Día Nacional del Cine Mexicano | Columna de Alex Valencia

Balcón Vacío

El 15 de agosto de 1896 se llevó a cabo la primera exhibición pública en México del cinematógrafo, traído aquí por enviados de los Hermanos Lumière, y con base en esa fecha, en razón de que el programa incluyó algunas vistas realizadas en nuestro país, se considera como la del nacimiento del cine mexicano como tal. A fines de 2016, una comisión de senadores propuso una iniciativa para declarar el 15 de agosto como Día Nacional del Cine Mexicano; la misma fue aprobada por unanimidad hace unos meses y ahora estamos próximos a la primera conmemoración oficial de la efeméride, pero ¿Qué celebraremos?

La iniciativa señala entre los argumentos para la declaratoria una serie de virtudes de nuestra cinematografía; se destaca la Época de oro, la de mayor bonanza en nuestra historia, en la que el cine mexicano se consolidó como la principal industria en América Latina y la única en el continente capaz de competir con la norteamericana. Más adelante se menciona la crisis de finales de la segunda mitad del siglo XX y la manera como ha obtenido cierta recuperación en los últimos años.

Dentro de las consideraciones de la iniciativa se sigue enalteciendo el valor de la cinematografía mexicana, la importancia de su contribución al Producto Interno Bruto en materia de Cultura, el crecimiento en producción, distribución y exhibición, así como los logros de algunas cintas en el país y el extranjero; es decir, la numeralia oficial. La más interesante y que deberíamos guardar como argumento a la hora de la designación de presupuestos, dice en un fragmento: “En ese sentido, el H. Congreso de la Unión debe generar iniciativas que fomenten la industria cinematográfica, por lo que un primer acercamiento para lograr incentivar la industria, es el reconocimiento por parte del Estado de la industria, por medio de un día específico.”

Cada año se publica el Anuario Estadístico del Cine Mexicano -del cual he escrito en este y otros espacios, trataré de no repetirme-, instrumento cuya función es acercarnos al análisis de las condiciones actuales de nuestro cine, aunque desafortunadamente cuando se habla de ellos siempre se enaltecen los números alegres y discretamente se olvidan los demás. Sin ir más lejos, al anunciar su participación en la celebración, la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine) destacaba que en 2016, 7 películas mexicanas rebasaron más de 1 millón de asistencias. Este es un buen dato si lo mencionamos pero no contrastamos:

¿Qué culpa tiene el niño? (2016) Director: Gustavo Loza

La película más vista el año pasado fue Capitán América: Civil War, con 14’523,084 asistencias, si seguimos el top ten, en el décimo lugar se ubica Zootopia, con 7’719,766. Obviamente, no hay ninguna cinta nacional entre estas. La más taquillera fue ¿Qué culpa tiene el niño?, con 5’983,885 asistentes. Las otras seis mexicanas que rebasaron el millón de espectadores son; No manches Frida; Treintona, soltera y fantástica; La leyenda del Chupacabras; Compadres; Busco novio para mi mujer y Un padre no tan padre. El total de asistentes en este grupo es de 20’919,615.

Imcine reporta que en 2016 se estableció un nuevo récord de 162 películas producidas y 90 de ellas estrenadas con un total conjunto de 30.5 millones de asistentes; es decir, 7 películas congregan más del 60% de asistencia, otras 83 el resto del porcentaje, no de manera equitativa; las últimas 10 de la lista suman entre sí la triste cantidad de 1,418 espectadores. Otras 72 ni siquiera se han visto en público. Así cambia la alegría de los números ¿Verdad?  

Hay sin duda una problemática entre el cine que se produce y el exhibido, el Día Nacional podría dar pie a reflexionar en ello, por supuesto ya se ha hecho, pero nunca con la seriedad requerida ni con la participación de todos los involucrados, de inicio el duopolio de cadenas exhibidoras establecen criterios muy cerrados para las cintas nacionales estrenadas, si es comedia y cuenta con alguna estrella de moda o con fama televisiva, entra, mientras más compleja la trama, se aleje la fama de los protagonistas, tenga arriesgada realización o no cuente con premios internacionales, las posibilidades se reducen hasta lo imposible. Pero esa es una sola arista.

Te Prometo Anarquía (2015) Director: Julio Hernández Cordón

La participación del Estado en la producción es también un tema relevante, mientras el Gobierno de la República siga apostando a cantidad antes que a calidad, se irán acumulando las películas sin estreno más allá de circuitos reducidos o de plano nunca exhibidas, lo cual conduce a la distribución de presupuesto federal y de ahí podríamos saltar a muchos más aspectos para llegar a la pregunta sin solución ¿Cómo hacemos para que los mexicanos vean el cine hecho en México?

En cuanto a las actividades conmemorativas, la Cámara de Senadores no ha anunciado evento alguno a pesar de haberse impulsado ahí. Imcine señala que junto a Cineteca Nacional y las Cinetecas de Nuevo León, Zacatecas y Tijuana “se suman” a las acciones del Senado y tienen un programa en el cual la Nacional proyectará una selección de cortos y largometrajes de directores emergentes como Tempestad, de Tatiana Huezo; Las horas contigo, de Catalina Aguilar; Güeros, de Alonso Ruizpalacios y Te prometo anarquía, de Julio Hernández Cordón; además de una función de gala con el estreno de la versión restaurada de El rincón de las vírgenes, de Alberto Isaac.

Los otros estados mencionados también presentarán una selección de cortos y largos con reconocimientos en festivales nacionales e internacionales. El museo del cine, una institución privada, realizará un homenaje al actor Hugo Stiglitz. Desafortunadamente más allá de ello no hay reporte de participación en ninguna otra entidad, una búsqueda en internet no arroja actividades preparadas, en el caso de San Luis Potosí, el 15 de agosto inicia el ciclo Cinema México Digital en la Biblioteca Rafael Nieto, pero más allá de ello ni siquiera se menciona en las redes ni sitios de la Secretaría de Cultura y sus instituciones. Esperemos que no quede como una fecha de ornato.

@ottolumiere

También recomendamos: Sobre ética en el periodismo digital | Columna de Alex Valencia

Previous post

Historia que se olvida | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Next post

PRI: Templo de la democracia | Columna de Óscar Esquivel