Jorge ChessalNoticias en FA

Detallazo presidencial | Columna de Jorge Chessal Palau


Por Jorge Chessal Palau

Haciendo una concienzuda y profunda búsqueda en el listado de seres mitológicos a quienes acudimos en ocasiones, nuestras musas anfitrionas encuentran interesante traer la voz de Aidos, diosa de la vergüenza, de la humildad y de la dignidad.

Nuestra invitada nos dice que la dignidad se define como el decoro que se guarda en el comportamiento, es decir, que se actúa con honor. Así, una persona tiene dignidad en la medida que se tiene respeto a sí misma y a los demás y su conducta es acorde con lo que se esperaría de ella.

Clío, musa de la historia, quiere que tengamos presente que, durante la campaña para la elección presidencial de los Estados Unidos, Donald Trump fue invitado a venir a México, en medio de un escándalo que significó que el autor intelectual y ejecutor de tal situación fuera separado del cargo de Secretario de Hacienda y Crédito Público; se refiere, evidentemente, al canciller becario Luis Videgaray. Igualmente quiere que recordemos que Luisito (de seguro alguien le dice así) se jacta de su amistad con Trump y con el yerno del nuevo presidente norteamericano, lo que de nada sirvió para que el entonces candidato, saliendo de México, lo primero que dijo es que el muro que pensaba construir en la frontera con nuestro país, lo íbamos a pagar nosotros, no obstante que en el acto oficial con Peña Nieto guardó religioso silencio al respecto.

Esto es, sigue Melpómene, musa de la tragedia, que, con esos cuates, para que queremos enemigos, si apenas salen de nuestra casa y ya nos están criticando y amenazando.

Pero, en fin, que Trump llega a la elección y sorpresivamente la gana. Y así como pasa una cosa, pasa otra: regresa Videgaray al gabinete mexicano, suponemos que, pensando hacían una jugada inteligente Peña y los demás, que si le habían hecho el favor a Trump de invitarlo y posicionarlo (pobremente) con el voto latino y que, además, su amigo encabezaba la diplomacia mexicana, nada de lo que amenazó en campaña iba a realizarse.

Pues les falló. Primer día de Trump en el gobierno, anuncia la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, con el sorpresivo apoyo, un par de días después, de Canadá que dijo que sí, que somos muy, muy, muy amigos pero que el bolsillo importa más, aunque seguimos como siempre… no es personal, solo negocios.

Así, interviene Talía, musa del buen humor, en México no se encendieron luces ámbar o rojas, porque de seguro están fundidas o se las robaron, pero, así como va, decidieron mandar al aprendiz Videgaray y al secretario de Economía para ver que había que hablar del TLCAN, programando además una reunión de trabajo Trump-Peña el 31 de enero. Mientras andaban nuestros secretarios llegando y acomodándose en el hotel, Trump firmó órdenes ejecutivas donde determinó aumentar la guardia fronteriza para perseguir la inmigración ilegal y la construcción del famoso muro. Si eso no parece burla, es que la musa de la comedia anda extraviada.

Hoy en día, con el Tratado de Libre Comercio en agonía o tal vez ya muerto, con la construcción del muro y la persecución a migrantes, queda claro que nada hay que platicar al respecto.

Cierto es que no debe romperse la relación bilateral y, por supuesto, se deben agotar los intentos diplomáticos para la adecuada convivencia vecinal. Pero, así con esos modos, ¿quién le cree?

La invitada, Aidos, piensa que México debería cancelar la visita de Peña Nieto a México, no por berrinche sino por dignidad. Sería un detalle para con el pueblo mexicano.

En su mensaje, luego de la firma de las órdenes ejecutivas, dice Trump que lo del muro lo hace por nosotros, que seremos beneficiados para que no ingrese dinero sucio y armas a México. O sea que hasta las gracias hay que darle.

Tal vez a eso deba ir Peña.

 

Nota Anterior

Peña confirma que no habrá reunión con Trump

Siguiente Nota

#EfectoTrump | Tibia y falta de carácter actuación de EPN: diputado