Columna de Adrián IbellesDeportes

Despedidas, regresos y eminencias | Columna de Adrián Ibelles

Playbook

Estamos a escasas semanas para que dé inicio la temporada regular de la NFL, pero ya hay varios temas que tratar.

Los juegos de preparación están arrancando y aún a estas alturas nos caen bombas que mueven la liga, como el regreso de Jay Cutler y la partida de Vince Wilfork.

Del noble retiro al triste destino

Cutler es un histórico para los Chicago Bears, que han tenido grandes momentos sin demasiadas glorias, aunque en estos años se mantuvieron a flote gracias a este hombre, que sin ser excepcional, era lo mejor que tenían. Cutler anunciaba su retiro este año, pero en un giro inesperado y de último minuto, decidió que aún tiene algo que ofrecer. Lo curioso es que no será con los Bears, y sí con los Dolphins de Miami, equipo de la Conferencia Americana que no tiene un buen QB desde Dan Marino, y que ha firmado a Jay por un año. Al parecer no les alcanzó para traer a Romo del retiro, así que lo menos peor después de él era Cutler.

(AP Photo/Charles Krupa)

Big Vince

Y hablando del este de la Americana, otro que fue mencionado por su decisión de último minuto fue el ex Texan, Vince Wilfork, tackle que defendió por 10 años los colores de New England, ganador de un par de Super Bowls con los Pats, a quienes dejó hace un par de años, justo para perderse este último campeonato. Para el recuerdo nos queda aquella épica jugada en la que el monumental 75 recuperó un balón frente a San Diego para llevarlo hasta la zona de anotación, haciendo temblar de emoción a los miles de aficionados que atestiguaron el momento. Un jugador que siempre se destacó en su posición y que seguro será un imponente candidato al HoF.

Greg M. Cooper-US PRESSWIRE

Señor de las 4 décadas

Lo crean o no, en pleno 2017 tendremos a un QB de 40 años robándose los reflectores en la liga. Quién más sino Tom Brady. El QB de New England llegó al cuarto piso la semana pasada, luego de regalarnos una de las temporadas más gloriosas de su carrera. Me gustaría señalar 4 momentos que fundamentales para que Tom hoy sea uno de los jugadores a seguir en una liga cuya prioridad es la juventud y la energía, algo que parece no faltarle al veterano de New England:

1.- Ser seleccionado en el lugar 199. Esto es importante; pensemos en la presión que han tenido jóvenes como Mariota, Manziel o Tebow, cuyas habilidades en el colegial les hicieron ser seleccionados muy rápido, casi tan rápido como su encanto se fue perdiendo, sobre todo en los últimos dos mencionados. Brady pudo madurar, aprender y destacar sin ser figura.

2.- Su lesión en 2007. Luego de realizar una temporada casi perfecta, y ser derrotado por los Giants, Brady regresó con ánimos de revancha, solo para lesionarse la pierna y perder la temporada completa. Después de eso cualquiera se pudo venir abajo, pero al parecer para el viejo Brady este fue otro reto a vencer.

3.- El Deflagate y el Spygate. Es importante que no olvidemos esto: Brady podrá ser el mejor jugador de la historia, pero lo es con sus detalles negativos, ya que sacar provecho de los rivales en cualquier instancia de la competición demerita los logros obtenidos. Por ello, siempre habrá algún detractor que afirme que Tom no merece la gloria que posee. Y esas críticas tendrán siempre fundamentos para existir.

4.- Moss, Branch. Welker, Edelman, Gronkowski y compañía. Finalmente el cuarto momento que definió la carrera de Brady fue la selección o llegada de cada uno de estos jugadores al roster de los Patriots. Brady puede pasarle a cualquiera, pero siendo sinceros, estos y un puñado de nombres más ayudaron a encumbrar al GOAT como la eminencia que es, con recepciones alucinantes y jugadas que robaron alientos dentro y fuera de los estadios. Y más importante, que se ha adaptado a las constantes partidas de sus colegas. Cada TD o pase completo fue decisivo para labrar la histórica carrera que hoy, Brady deberá finalizar de la mejor manera.

 

Sigan en sintonía.

@Adrian_Ibelles 

También recomendamos: Revanche | Columna de Adrián Ibelles

Nota Anterior

Rius, un viejo amigo | Columna de  Carlos López Medrano

Siguiente Nota

La transversalidad de género | Columna de Paúl Ibarra Collazo