DeportesGame, set and match

Deslices sexistas en el tenis contemporáneo | Columna de Jesús Alejandro Tello

Game, set and match

El mundo del tenis profesional adolece por conductas sexistas sistemáticas desde siempre. Por ejemplo, en los torneos donde se conjuntan las categorías femenil y varonil, los premios económicos a los tenistas hombres es mayor que el entregado a las tenistas mujeres[1]; se programan más encuentros entre hombres que entre mujeres en las canchas centrales de los torneos de Grand Slam; y hasta los mismos tenistas varones han hecho declaraciones sexistas, como que la categoría varonil representa mayor espectáculo y por ello es justo una paga mayor, o que el lugar de la mujer es la cocina y otros espacios asignados a un estereotipo machista de la mujer [2].

Estas conductas no son solo de parte de la organización de los torneos o de los tenistas, ya que la prensa también ha tenido deslices que evidencian la falta de sensibilidad respecto a la perspectiva de género, y la invisibilidad a los logros de las tenistas mujeres.

Durante los Juegos Olímpicos de Río 2016, un reportero entrevistaba a Andy Murray luego de haber obtenido la medalla de oro. El reportero quiso exaltar los logros del británico, diciéndole que era el primer tenista en obtener dos medallas de oro. Murray, con cierto sarcasmo por tal aseveración, le respondió que las hermanas Serena y Venus Williams tenían al menos cuatro cada una, por lo que no era cierto que fuera el primer tenista, hombre y mujer, en conseguir dos preseas olímpicas.

Serena Williams

Menos de un año después, en la edición de Wimbledon 2017, el mismo Murray vivió un episodio similar, cuando en conferencia de prensa, luego de perder contra Sam Querrey en cuartos de final, otro reportero le cuestionó sobre que Querrey era el primer tenista estadounidense en acceder a instancias de semifinal en un major desde 2009. El británico interrumpió al reportero para decir «tenista hombre», lo cual desconcertó al reportero quien, dubitativo, solo pudo decir un «perdón». Andy no dudó en repetir tajantemente su comentario: «tenista hombre».

Y es que tal reportero invisibilizó el hecho de que varias tenistas estadounidenses han conseguido no solo llegar a semifinales en los torneos de Grand Slam de esta década, sino que los han ganado. Serena Williams ha conquistado 12 al menos desde 2009. Su hermana Venus también ha logrado llegar más allá de semifinales y ha resultado campeona. También Madison Keys y Coco Vandeweghe han quedado entre las mejores cuatro en torneos major recientes.

Tal parece que a algunos miembros de la prensa les falta investigar al respecto de las cuestiones a las que dan cobertura, y ser más puntuales en sus diferentes aspectos. También, lamentablemente, pareciera que los logros deportivos de las mujeres pasan a planos secundarios. Ya me gustaría a mí siquiera poder responder un servicio de alguna tenista mujer.

Tiebreak

Hace algunas semanas mencionaba la importancia creciente del tenis en México, con el desarrollo de torneos que convocan a figuras de alto nivel. Luego del Abierto Mexicano de Acapulco y el Abierto Monterrey (categoría femenil), llega el turno al Abierto de Los Cabos a desarrollarse entre hoy 31 de julio y hasta el 5 de agosto. Con esto, México se coloca como el país número 16 en celebrar dos o más torneos avalados por la ATP. A disfrutar del tenis profesional en territorio nacional.

Nos leemos pronto.

[1] El Abierto de los Estados Unidos sí reparte bolsas de premios iguales tanto a la rama femenil como a la varonil.

[2] Tales comentarios tan lamentables son de Novak Djokovic, uno de los tenistas más laureados en los años recientes.

@alejandrotello

También recomendamos: Transición generacional | Columna de Jesús Alejandro Tello

Nota Anterior

A favor del fuero constitucional | Columna de León García Lam

Siguiente Nota

Morando | Columna de Jorge Ramírez Pardo