#Si SostenidoDestacadas

Desde 2015, 23 mujeres procesadas en SLP por abortar

En poco más de dos años, 23 mujeres han sido procesadas penalmente por abortar en SLP.

Por: Redacción

Desde 2015 a la fecha, 23 mujeres han sido procesadas penalmente por haberse realizado abortos, de acuerdo con los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, sin contar el caso de Amanda.

En 2015 hubo cinco abortos penalizados en el estado, en 2016 fueron ocho, siete en 2017 y uno más en 2018, en el que no se incluye el caso de Amanda y que ocurrió en febrero pasado.

Según el artículo 148 del Código Penal del Estado, “comete el delito de aborto quien causa la muerte del producto de la concepción en cualquier momento del embarazo.
Este delito se sancionará con las siguientes penas”:

I. A la madre que voluntariamente procure su aborto o consienta en que otro la haga abortar se le impondrá una pena de uno a tres años de prisión y sanción pecuniaria de cien a trescientos días de salario mínimo;

II. Al que lo realice con el consentimiento de la mujer embarazada se le impondrá una pena de uno a tres años de prisión y sanción pecuniaria de cien a trescientos días de salario mínimo, y

III. Al que lo realice sin el consentimiento de la mujer embarazada se le impondrá una pena de tres a ocho años de prisión y sanción pecuniaria de trescientos a ochocientos días de salario mínimo.

El artículo 149 del Código Penal del Estado contempla que “al profesionista de la medicina o partero que cause el aborto se le impondrán las penas previstas en el artículo anterior y además será suspendido hasta por cinco años en el ejercicio de su profesión”.

En cambio, el artículo 150, señala que no se penalizará el delito de aborto cuando la suspensión del embarazo sea resultado de una acción culposa de la mujer embarazada; cuando el embarazo sea resultado de un delito de violación o inseminación indebida. En estos casos, no se requerirá sentencia ejecutoria sobre la violación o inseminación indebida, sino que bastará con la comprobación de los hechos.

Otra causa para que no se penalice el aborto es que, si no se provoca, la mujer embarazada corra peligro de muerte, a juicio del médico que la asista, oyendo el dictamen de otro médico, siempre que esto fuera posible y no sea peligrosa la demora.

 

También lee: ¿Qué te pasó, Amanda?; Reflexión sobre la chica del aborto del que nadie habla

Nota Anterior

Accidentes viales en SLP: la muerte en expansión

Siguiente Nota

Ceepac, sin plan ni formato para debates en SLP