#4 TiemposLas Maracas del Viejo

Del pase automático del Fiscal General de la República… | Columna de Marco Martínez

Las maracas del viejo

…a las moronas del PAN de Ricardo Anaya

 

La bandera tomada por Ricardo Anaya, en su calidad de presidente del PAN, al buscar bloquear la reforma que aprobó el senado el 3 de diciembre del 2013, para la creación de la fiscalía general y “el pase automático” de quien fuera el titular de la Procuraduría General de la República, tomará el cargo como Fiscal General, es incongruente ya que él mismo aprobó la reforma cuando fue diputado federal del Partido Acción Nacional.

Posteriormente, el 21 de octubre del 2016 aplaudió la designación del licenciado Raúl Cervantes como Procurador General de la República, teniendo pleno conocimiento que en el 2018 entraría en vigor la reforma aquí comentada, por lo que nunca desconoció la alta probabilidad de que el Procurador General de la República, nombrado en ese momento, sería el Fiscal General de la República.

Cabe precisar que la manzana de la discordia por la que la Cámara de Diputados se encuentra sin una mesa directiva, al momento de escribir estas líneas querido lector, es la reforma constitucional promulgada el 10 de febrero del 2014, en la que el artículo 16 transitorio estableció “………El Procurador General de la República que se encuentre en funciones al momento de expedirse la declarativa a que se refiere el párrafo anterior quedará designado por virtud de este decreto Fiscal General de la República por el término que establece el artículo 102, apartado “A” de esta Constitución, sin perjuicio del procedimiento de remoción…..”, reforma que fue votada y aprobada por el mismo Ricardo Anaya en su calidad de diputado federal por el Partido Acción Nacional.

Así mismo en noviembre del 2016, el Presidente de la República presentó una reforma ante el Congreso de la Unión, sobre el artículo 16 transitorio de la ley en comento, en donde el ejecutivo federal establece lineamientos y requisitos para la selección y designación del Fiscal General de la República, señalando que el Procurador General de la República puede ser Fiscal General, previo a que se tendrá que someter al proceso de selección y reunir los requisitos previstos en la ley reformada, por lo que de forma automática se estaría eliminando el pase directo o automático establecido en la Ley inicial.

Es ilógico pensar que Enrique Peña Nieto, al querer sostener un pase directo del Procurador General de la República a ser Fiscal General de la República, no tendría que presentar ante el Congreso de la Unión su reforma en noviembre del 2016, con los riesgos que conlleva la misma, esto en atención a que en esas fechas, la primer ley ya había sido aprobada y se arriesgará a que no fuera aprobada su nueva ley.

Ahora bien es contradictorio, la guerra iniciada por Ricardo Anaya, el 13 de Agosto del 2017 en contra del Presidente Peña Nieto y del Partido Revolucionario Institucional, ya que al estar en las negociaciones con los promotores del frente Amplio Democrático, buscó defenderse de los ataques recibidos por la dirigencia nacional del PRI, al haberse cuestionado la fortuna de él y su familia.

Si bien es cierto fue una reacción en el momento de negociar con los promotores del frente Amplio Democrático, al verse inferior en los temas de una candidatura presidencial que él pudiera abanderar, ha generado un conflicto dejando a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión en completo estado de indefensión, al bloquear la votación para conformación de una mesa directiva que represente al poder legislativo.

Pero su postura va más allá del bloqueo en la cámara de diputados del congreso de la Unión, puesto a que amenazó y cuestionó a cinco senadores del Partido Acción Nacional, por haber votado y aprobado la conformación de la mesa directiva dentro del Senado de la República, generado un conflicto al interior de su partido, mismo que le pudiera costar muy caro en sus aspiraciones a la candidatura a la Presidencia de la República, por eso creo que el PAN de Ricardo Anaya se está desmoronando.

@Viejomtz1

 

Nota Anterior

El mundo 5 estrellas | Columna de Víctor Hernández

Siguiente Nota

Flacos, gordos y desnutridos | Columna de Óscar Esquivel