DeportesRudeza necesaria

En defensa de Neymar | Columna de El Mojado

Rudeza necesaria

Es difícil asimilar que Neymar ya no jugará en Barcelona. La fantástica tríada que conformaba con Lionel Messi y Luis Suárez, la MSN, quedó rota la semana pasada cuando Neymar aceptó jugar para el Paris Saint-Germain, después de que el club francés con propietarios cataríes pagaron los 222 millones de euros que costaba la cláusula de rescisión del delantero brasileño, que tiene un inminente Balón de Oro de la FIFA en su futuro.

Ya ha leído usted a raudales las opiniones de muchos que se han mostrado en contra de la partida de Neymar al futbol francés. Yo, aunque no puedo decir que esté a favor, porque Neymar está ya instalado entre mis ídolos futbolísticos (aunque le costó trabajo… yo mismo no aceptaba su contratación para el FC Barcelona, mi equipo, hace cuatro años), sí quiero hoy iniciar la defensa de sus decisiones.

AFP PHOTO / JACQUES DEMARTHON

El reto

“Quería un reto más grande”, dijo Neymar en Instagram, para justificar su llegada al Paris Saint-Germain. Para muchos, la liga francesa no está aún al nivel de competitividad como para significarle un reto a Ney y a su club, plagado de estrellas. Y probablemente tengan razón.

Pero el reto para Neymar no es ganar el torneo doméstico con el PSG. Ese club, al que se le han inyectado millones y millones de euros para sumar a muchos de los mejores jugadores del planeta, quiere dar con Neymar el paso siguiente: la grandeza europea.

El PSG es un equipo armado para lograr la Champions League. Su plantilla no está aún al nivel de las mejores de Europa (Barcelona, Real Madrid, Bayern Múnich), pero sí está para competirle a los clubes ingleses o al Atlético de Madrid. La ofensiva del Paris Saint-Germain, ahora con Neymar, puede meterle miedo a cualquier conjunto europeo. Solo con la llegada de Ney, PSG se convierte ahora en un candidato a la Champions.  

A la sombra de Messi

¡Qué fácil es hacer conjeturas falsas! Algunos han dicho que la salida de Neymar del Barcelona comenzó a gestarse el mismo día en el que los blaugrana hicieron una remontada histórica ante el PSG en Camp Nou. En un gran partido de Ney, surgió la fotografía más icónica de Lionel Messi en su carrera. Entonces el brasileño decidió irse del Barça, para nunca más estar a la sombra de Lionel, uno de los mejores de todos los tiempos, es lo que dicen algunos con mala leche, tratando de inventar un conflicto donde no lo hay.

Messi despidió a Neymar del Barcelona con un mensaje sentido en sus redes sociales. La amistad de la MSN nunca se puso en duda, hasta ahora, con la partida de Neymar hacia París. Pero esas versiones rayan en lo ridículo, al no reconocerse la buena relación entre Messi, Neymar y Luis Suárez.

Neymar no estaba a la sombra de Messi, estaba a su lado, como uno de los mejores jugadores de la historia.

Pesetero

A Neymar se le ha llamado pesetero, traidor y vendido con una voracidad despiadada. La industria del futbol, hoy tan mezclada con el espectáculo, ha llevado al joven brasileño a un club de poder económico, pero con los medios esperando su fracaso, para después hablar de sus malas decisiones.

Pero Neymar es un muchacho de 25 años y con justeza, dado el mercado actual, es el futbolista más caro del planeta, no porque sea el mejor, pero sí el que más futuro puede asegurarle al club que lo fichó: el PSG.

Con 25 años de edad y una oferta que le asegura la bonanza a él y a su padre, ¿por qué mantenemos la idea de que Neymar no debió haber aceptado ir a París Saint-Germain? Es verdad que ya estaba ubicado en uno de los mejores equipos del mundo, pero el futbolista, como cualquier otra persona, no debe asumir lealtades excesivas con la empresa para la que trabaja. Es decir: si trasladáramos la decisión de la vida de Neymar a lo que cada uno de nosotros hacemos, con las salvedades de cada caso, la mayoría habríamos aceptado.

Con al menos seis años más por jugar a tope, la decisión de Neymar de entregarle al menos cinco al PSG, por un sueldo que será difícil que alguien pueda igualar es comprensible.

Que nadie más llame a Neymar pesetero, traidor y vendido.

@RconRMacuarro 

También recomendamos: Más grande que Tigres | Columna de El Mojado

Nota Anterior

Personas de escasos recursos reciben boletos gratis para la Fenapo

Siguiente Nota

Revista perra producida por lectores que escriben | Columna de Jorge Ramírez Pardo