#4 TiemposSan Luis en su historia

Defensa del poder | Columna de Ricardo García López

San Luis en su historia 

Algunos de nuestros políticos actuales se dedican más a defender sus puestos que a trabajar a favor de las causas que tienen encomendadas

Cuando leí la descripción de las actitudes y proceder de Herodes en el libro Vida y Misterio de Jesús de Nazaret del padre José Luis Martín Descalzo, no pude evitar el compararlo con algunos de nuestros políticos actuales. La descripción se refiere al momento en que llegaron los magos a Jerusalén buscando y preguntando a los habitantes por el nuevo rey recién nacido. A continuación transcribo la descripción y luego digo el por qué de mi comparación. He aquí lo que dice Martín Descalzo:

…¿El “nuevo” rey? Los judíos tenían ya uno, y dispuesto a defender su trono con dientes y garras. Por aquellas fechas en realidad Herodes ya no se dedicaba a reinar, sino a defender su trono, a olfatear posibles enemigos, dispuesto el puñal para degollar a quien se atreviera a disputárselo.

Herodes –escribirá Papini- era un monstruo, uno de los más pérfidos monstruos salido de los tórridos desiertos de Oriente, que ya había engendrado más de uno horrible a la vista. No exagera en este caso  el escritor florentino. Hijo de un traidor, Herodes había implantado el terror en Galilea cuando sólo tenía 15 años y toda su carrera se había inscrito bajo el doble signo de la adulación y la violencia. La adulación hacia quienes eran más fuertes que él, la violencia contra quienes era capaz de aplastar. Solo tenía una pasión: el poder. Y a ella se subordinaba todo. Si su cetro se veía amenazado por alguien más fuerte que él, Herodes se convertía en el más servil de los aduladores. Si la amenaza venía de alguien a sus órdenes, Herodes se quitaba su careta y se convertía en el más sanguinario de los verdugos.

En este doble juego nunca había chocado con Roma. Oportunista y chaquetero como ninguno, siempre estuvo con el más fuerte: primero con Julio Cesar; después con Antonio, el vengador; más tarde con su rival Octavio. Hubiera vendido a cualquiera y se vendería a sí mismo, con tal de seguir en el trono que los romanos le habían regalado.

Maquiavélico y sonriente de cara a Roma, en Palestina no tenía otro rostro que el de la fiera. Hizo ahogar a traición a su cuñado Aristóbulo, condenó a muerte a otro cuñado suyo, José. Mandó matar –comido por unos absurdos e injustificados celos- a Marianne, la única mujer que amó entre las diez que tuvo. Asesinó después a Alejandra, la madre de Marianne y a cuantos de entre sus parientes podían disputarle el trono. El último gesto de su vida fue para mandar matar a su hijo Arquelao.

Enloquecido tras el asesinato de su esposa, como otro Otelo, había implantado el terror entre sus súbditos. Su principio era: “Que me odien, pero que me teman”. Había, si, restaurado el templo, pero se cobraba este gesto vendiendo a precio de oro el puesto de sumo sacerdote y, para estar bien con todos, levantaba igual que el templo a Yahvé otros al emperador romano.

En los últimos años de su vida, corrido ya por la enfermedad cancerosa que le llevaría a la tumba, vivía asediado por el miedo y la superstición. Flavio Josefo lo describe atormentado noche y día por  la idea fija de la traición y en un estado verdaderamente paranoico. Empeñado en seguir pareciendo joven –para estar “en condiciones de ser temido” – se teñía el cabello y vestía como jovenzuelo.

No creía en el Mesías –ni en nada- pero su simple nombre le hacia temblar. Muy poco tiempo antes de la llegada de los magos se había corrido por Jerusalén la idea de que el Mesías, que estaba a punto de llegar, arrebataría el trono al tirano y lo cedería a su hermano Ferora y que Bagoas sería el potente ministro que jugaría de árbitro en el nuevo reino mesiánico, después de recibir del Mesías el poder de engendrar –pues era eunuco- para que su descendencia reinara en el futuro. Bastó este rumor para que Bagoas fuera ejecutado y Ferora expulsado a Perea.                       

Cuando leí este párrafo, por primera vez, se me vinieron a la mente algunos políticos que son mis conocidos, que no amigos, pero me dije: poseen muchas de estas características (sobre todo las que marqué en negrita), pero creo que no llegarían al asesinato, pero inmediatamente, se me vino a la memoria aquel cacique que dijo: ¿me vendes tu rancho o se lo compro a tu viuda?  Y aumentó su fortuna comprando ranchos ganado y objetos a varias viudas, por lo que tuve que rectificar mi ingenua creencia.

Pienso que esos políticos, a los que me he referido, en ellos hay más malicia que en Herodes, porque éste nació de un padre malvado y ya a los 15 años demostró de lo que era y sería capaz toda su vida, sin embargo nuestros políticos o cuando menos, algunos de ellos nacieron en un hogar cristiano y con más virtudes que defectos, y por lo tanto, a las malas acciones en el desempeño de sus cargos añaden la traición a los principios que aprendieron de sus padres porque se dejaron corromper por el dinero y el poder. Por eso es que usted y yo estimado lector conocemos a varios políticos que antes de serlo no tenían para comprar ropa interior y actualmente son dueños de fincas, vehículos de las marcas más caras, prósperos ranchos, usan ropa de las marcas más finas y beben vinos importados.  Y como dijo mi abuelita: Y No digo más porque soy de la Vela Perpetua.

También recomendamos: Cómo surge la equidad y cuándo se aplica | Ricardo García López

Nota Anterior

Que el odio no los separe | Columna de Ricardo Sánchez García

Siguiente Nota

¿Bombazos azulcremas? | Columna de Emmanuel Gallegos