#4 TiemposDesde mi clóset

¿De qué manera se puede preservar la salud de los HSH? | Columna de Paul Ibarra

Desde mi clóset

Los determinantes sociales que colocan a los HSH dentro de un nivel de desventaja frente a sus pares heterosexuales, les coloca en mayor vulnerabilidad frente al detrimento de su salud. Es por ello que, ante este hecho, surgen algunas interrogantes sobre la forma en la que sería posible preservar la salud de estas personas.

En primera instancia valdría la pena repensar en la forma en la que se están implementando las políticas públicas en materia de salud, y evaluar en grado de homofobia que existe en las mismas. De esta manera se tendrá un piso sobre el cual construir programas específicos en diversas áreas, con el objetivo de fomentar la vida plena y el bienestar.

La salud mental es uno de los tópicos más importantes a poner en la agenda. La facilidad con la que un individuo HSH lleva a estadios depresivos es alarmante, ya que, en complemento con el estrés que el estilo de vida actual ha provocado, los débiles referentes para un autoconcepto saludable, posibilitan la depresión. En la actualidad no existe una guía para la práctica clínica en la atención a HSH, que cuente con una metodología especializada para la atención de estos padecimientos.

De la mano con la salud mental, se encuentran los trastornos alimenticios. Derivado de los altos estándares de belleza exigidos para los hombres gays, hay una creciente crisis de sentido a la que es necesario prestar atención. Las autoridades de salud requieren de generar indicadores que permitan medir el impacto de la discriminación y los estigmas asociados con la orientación sexual.

En relación con las infecciones de transmisión sexual, la creciente incidencia de sífilis y gonorrea, requieren de programas de intervención específicos que posibiliten el acceso a servicios médicos integrales libres de prejuicios por parte del personal de especializado. Asimismo, es necesario generar una campaña de comunicación de riesgos para la prevención del VPH entre la población HSH, ya que, este virus se propaga de manera significativa en este sector poblacional. La atención del VPH es un área de oportunidad dentro de las políticas públicas en salud de los HSH, ya que, en la actualidad los tratamientos son poco accesibles, a un costo elevado y hay pocos médicos especialistas.

Dicho lo anterior, la relación existente entre la homofobia y el acceso a la salud por parte de hombres que tienen sexo con otros hombres es intrínseca al proceso de construcción de la identidad. Por un lado, un individuo que ha asumido una praxis erótica y/o afectiva con sus pares, implica una serie de renuncias a privilegios asociados a la masculinidad y al hecho de ser hombre. Este proceso de significación del erotismo y los afectos, atraviesa por una suerte de entroncamiento para el ejercicio de los derechos sexuales.

La paralización derivada de la homofobia internalizada, se complementa con los discursos normativos del contexto que condenan la práctica homoerótica. En este sentido, el análisis interseccional para la construcción de estrategias de intervención que respondan a la necesidad de atención integral en materia de salud que tiene los HSH en la ciudad de San Luis Potosí. Las estrategias generadas tendrían que desarrollarse en corresponsabilidad entre los tres sectores, gobierno, iniciativa privada y sociedad civil organizada.

También lee: El cuidado del cuerpo y el derecho a decidir en los homosexuales | Columna de Paul Ibarra

Nota Anterior

Escribir sobre lo ya escrito | Columna de Andrea Lárraga

Siguiente Nota

Este es el clima de hoy 25 de julio para SLP