De burros, piedras y diputados. Columna de Jorge Saldaña

22:49 22-Septiembre-2016
De burros, piedras y diputados. Columna de Jorge Saldaña

burros-piedras-y-diputadosTERCERA LLAMADA.

Cuentan que un día estaban los diputados potosinos junto a un burro y una piedra tomando clases de manualidades, luego de un año y a manera de examen para aprobar el curso, sorprendentemente el burro presentó a sus maestros un bonito servilletero que regaló a su mamá burra, la piedra -de la que nada se esperaba- hizo un mantel en punto de cruz con el dibujo de sus hijas piedritas, mientras tanto la mayoría de nuestros diputados apenas habían aprendido a no comerse el pegamento.

 

¿Será chiste o anécdota? no lo sé Culto Público, pero tampoco conozco el pecado tan grande que hayamos cometido los potosinos como para seguir descendiendo cada trienio en cuanto a la calidad de nuestros legisladores.

 

La última de esos 27 simpáticos pero perezosos individuos, es que dan a notar que no saben ni leer lo que aprueban o desaprueban y que dejan al capricho de las interpretaciones decisiones fundamentales para el Estado.

 

Un ejemplo claro fue lo que ocurrió ayer en el recinto legislativo, cuando 22 de los muy abusados representantes populares aprobaron modificar el código penal a la distancia y cambiar un párrafo que en lugar de orden genera caos.

 

Así como lo lee mi Culto Público, nuestros diputados son tan de “avanzada” que aprueban una modificación a la Ley que se aplicará hasta enero del 2017, es decir dan un año de “tolerancia” a quienes están dirigiendo la legislación, en este caso choferes de servicio público en todas sus modalidades, que hasta el año que entra podrán ser castigados con cárcel por hacer de las suyas, andar de piratas o timen a los pasajeros modificando las tarifas de su taxímetro.

 

Otro de los asuntos que llamó la atención fue que por una cuestión de semántica dejaron fuera del orden y del castigo futurista a los choferes de la empresa Uber, a quienes en lugar de regularlos y darles garantías legales para realizar su trabajo, los consideraron “fuera” de la discusión porque se trata, según los diputados, de un trato “entre dos particulares” y por tanto no se considera un servicio de transporte “público”.

 

Es claro que los Uber no “ruletean” o buscan a sus clientes, pero por otro lado, si el espíritu de la Ley era regular y conocer a quienes prestan -indistintamente- un servicio al público, ¿por qué a los Uber los dejaron fuera?

 

¿Qué sentido tiene entonces suscribirse a la empresa Uber y seguir sus lineamientos? alguien con dos dedos de inteligencia y un colmillo de leche podría interpretar que “un trato entre particulares” no podrá ser regulado y luego entonces cualquiera con un vehículo, sin plataforma que lo respalde, concesión de por medio, licencia u respectiva identificación, podrá cobrar a quien se le pegue la gana por llevarlo a donde se le pegue la gana, finalmente son dos particulares que se pusieron de acuerdo para que uno llevara al otro a un lugar a cambio de dinero.

 

Eso si es pirataje, eso sí es peligroso, eso sí pone en riesgo a los potosinos, pero eso, por alguna extraña razón no pueden ver nuestros diputados que, prevenidos, legislan para el año que entra lo que no urge y dejan en comisiones lo importante.

 

Por cierto el final de la anécdota sobre el burro y la piedra usted ya se lo imagina: a los diputados los reprobaron pero pidieron hacer examen extraordinario,  en comisiones acordaron enviar al burro a trabajar más duro y para motivarlo hasta le aventaron la piedra. Pobre burro.

 

A HORAS DEL INFORME

 

Mientras se escribía esta columna, el equipo de Juan Manuel Carreras estaba a marchas forzadas terminando la producción audiovisual que acompañará hoy viernes al gobernador durante su discurso del primer informe.

 

Al evento se espera que asista el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila y otros mandatarios así como funcionarios federales de primer nivel.

 

No me crea Culto Público, pero algunas fuentes de Palacio aseguran que “los cambios de último momento” pusieron muy nervioso al jefe del Ejecutivo potosino y que tuvieron costos económicos enormes, y es que según supo este reportero a Juan Manuel Carreras le habían contratado una fiestecita infantil en un jardín prestado y al final de cuentas tuvieron que organizarle casi, casi una boda en Buckingham. Ya veremos cómo les quedó el cambio.

 

En temas de fondo, el primer informe del gobernador es la mejor oportunidad para re inventarse, para volver a conquistar a los potosinos, a intentar conectar con todas las esferas que tanto esperaban de él y que tan poco notan de su desempeño.

 

Es hora de que anuncie cambios y comunique mejor con los potosinos. Mañana sabremos pues si insiste en seguir el manual de sus antecesores o empieza a imprimir un sello propio.

 

BEMOLES.

SPOILER ALERT

 

Dos cosas se pueden avanzar sobre el informe de Carreras: es probable que anuncie la llegada de Kia Motors a San Luis Potosí y la creación de una nueva dependencia de gobierno para atender el tema agrario. Ambas serían buenas noticias.

Otras columna de Jorge Saldaña

 
 
Comentarios