#4 TiemposColumna de Jorge Ramírez Pardo

Danzón dedicado… a utopistas e integradores | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

Ollin Yoliztli, voz náhuatl,

vida y movimiento.

Me topé con un gran amigo de la infancia, Salvador. Le comenté a él, psicólogo, un sucedido nostálgico y abismal de cuando fuimos compañeros de primaria. La imposibilidad angustiosa de verbalizar la tormenta interior provocada por el hecho, sin retorno, de dejar a los 10 años de edad, el pueblo/ciudad de Uruapan en Michoacán, donde inició nuestra amistad.

Fuimos a la Pérgola en el centro de Uruapan, y elaboramos un lista para consignar cuántos amigos dejaríamos al emigrar. El número, entonces gigante, era de casi 100. Nos suponíamos amigos de muchos niños; el tiempo y las circunstancias, recuperan pocos e indispensables.

Nos iríamos de Uruapan, sin los amigos, ni el Parque Nacional, el cerro de la Charanda, bosques, La Huatapera (“lugar de reunión”, según el modelo de Vasco de Quiroga) y caminatas por las inmediaciones del volcán Paricutín, Capacuaro o Tanáchuri.

Quedaba atrás el universo mestizo y el ser expresivo de aquella población. Pero también nacía, así fuera con dolor, la posibilidad de asir la multiculturalidad.                                                                        

***

Ya pasaron más de 8 lustros y reencuentro a Salvador Moreno de visita en la capital potosina. Vino a impartir un par de clínicas en la Escuela Normal del Estado. Trae academia de buen soporte, mundo recorrido, un doctorado a cuestas, la autoría de media docena de libros.

ESCUELA MODERNA, CENTRADA EN LA PERSONA, A LA ESPERA

La construcción académica y consultorías de Salvador, tienen soporte en teorías y métodos de Paulo Freire y Carl Rogers, con quienes tuvo trato personal, de María Montessori y algunos educadores más, tipificados hace algunas décadas como autores de la escuela Moderna.

“Educar, dice Moreno, es promover el aprendizaje; es un desarrollo integral para que las personas aprendamos a interactuar con otros en el mundo donde vivimos. Eso implica ir descubriendo y construyendo distintos saberes, habilidades, y actitudes que nos permitan cuidar de los otros, y transformar el mundo en dirección de un servicio comunitario; en un proyecto de vida sustentable, con equidad y justicia, y en un proceso de movilidad y dinamismo; asumiendo que la vida es progreso, la vida social y económica, el medio ambiente, todo está en movimiento.

“En la educación integral se deben tomar en cuenta los sentimientos de seres corporales y eso debería estar presente en todas las disciplinas.

“En ocasiones, se emprenden acciones que no van a servir, hacemos como que hacemos. Eso sucede en buena medida con la reforma educativa que queda en intención porque no va acompañada de actitud ni espacios que la hagan posible.

“Tengo la hipótesis, sin datos científicos concretos, pero, desde el sexenio de Echeverría (1970 a 1976) parece haber un intento deliberado de dejar que la educación en este país se deteriore…, ha sido un proceso, a veces gradual y a veces muy abrupto. Hay buenos proyectos y gente competente que sabe cómo hacer las cosas, hay recursos, que se consumen es porque hay un intento deliberado de no hacerlo bien.

ESTUDIAR EL CUERPO

“Con la modernidad aprendimos a vernos como unidades, como cachitos separados. Se dice que somos seres integrales bio/psico/sociales, pero la integración no se da porque juntes los tres factores, sino porque forman una totalidad a partir de sus componentes.

“Un bebé tiene el afecto de la mamá, pero también va a captar mucho del estado de ánimo de la mamá y del papá, y vivirá la relación de distinta manera si ella está contenta o angustiada; entonces la situación no es bio y psicológica, es cultural, es social, es económica, es política, es religiosa.

“Si el niño no tuvo una buena nutrición, no habrá buen desarrollo corporal ni cerebral, por lo tanto no habrá un buen desarrollo intelectual. Si se pierde, son etapas irreparables. Se puede hacer mucho pero hay daños difícilmente reparables.

“Si no pienso que yo soy el aire que respiro y la comida que como y eso afecta el desarrollo corporal y mis estados de ánimo; si eso no está resuelto, más fácilmente te alteras y te peleas con otro, te aíslas. El positivismo y la ciencia médica alópata han generado una exageración de las especializaciones y sub especializaciones, y… pierdes a la persona porque nomás estás viendo una parte de su cuerpo, lo demás no te pertenece. ¿Dónde quedó el médico familiar? que tenía la visión integral e iba a casa, conocía la familia, conocía al pueblo y estaba enterado de qué comías y que no comías…, eso se va perdiendo paulatinamente; ahora, y vale para la educación, estudiamos a un hombre en parcialidades.

***

SIEMPRE URUAPAN Y NO SÓLO ORIGEN

“Haber vivido los primeros años de mi vida en Uruapan resalto dos características:

Una, la diversidad cultural por la ubicación de Uruapan, porque llegaba gente de afuera, porque tenías contacto con las regiones de la Meseta purépecha, con Tierra caliente y los Lagos. La música, la tradición, el idioma. Eso ya era una complejidad cultural.

El otro aspecto es el contacto con los bosques, los ríos y los lagos.

“De saber escuchar hablamos en otro momento”.

Eso y el Focusing o la sabiduría corporal serán motivo de otra entrega. A estudiar el tema.

 

Contacto: enredarteslp@hotmail.com

Periodista y cinematografista por la UNAM. Descreído pero muy guadalupano, puma de corazón y convicción. Uruapense adoptado, nómoda cuando se puede, y es seguido.

 

Nota Anterior

La ciudad que nos inventa | Columna de Irma Carrillo Chávez

Siguiente Nota

Los recursos siempre son escasos | Columna de Jesús Alejandro