Columna de Pablo Alonso

Curiosidades de las huellas digitales | Columna de Pablo Alonso

Más que ciencia

Existen muchos procesos en los que usamos las huellas digitales, como en nuestra identificación, en algunos bancos para retirar dinero, en investigaciones policiacas para saber si se conoce al culpable.

Hace unos días un par de amigos discutían acerca de lo útil que es el tomar las huellas digitales para el trámite de la carta de antecedentes no penales, cuando en todos lados ya tienen nuestras huellas digitales, uno de ellos (el más viejo) mencionó que lo hacían ya que cambiaban con el tiempo. Pero, ¿es esto correcto?

Las huellas digitales o dactilares, sirven para darnos agarre al manipular objetos, algo así como los diseños que tienen las llantas de los coches, las cuales sirven para lo mismo (la naturaleza siempre inventando cosas antes que el hombre), pero los patrones de las huellas digitales no son iguales en ninguna persona del mundo, es por ello que nos identifican, estas son formadas en la gestación alrededor del cuarto mes, ni siquiera los gemelos idénticos poseen las mismas huellas digitales, por lo que son únicas para cada persona.

Pero ya se sabía esto desde hace mucho tiempo, en Babilonia y Persia se usaban las huellas dactilares impresas en arcilla para identificar a personas en registros.

El primero en hacer un estudio científico acerca de las huellas dactilares fue el antropólogo inglés Francis Galton, en su libro “huellas dactilares” en el año de 1892. En este libro se mencionan 40 rasgos distintivos que se usaron en las primeras investigaciones policiacas, la policía de Buenos Aires, Argentina, fue la primera en tener un registro de huellas dactilares de personas.

Las huellas digitales poseen características que no tiene otra parte de la piel del cuerpo; son perennes, inmutables, diversiformes y originales.

  • Son perennes porque, desde que se forman, se mantienen invariables en número, situación, forma y dirección.
  • Son inmutables, ya que no pueden modificarse fisiológicamente; si hay un traumatismo poco profundo, se regeneran, y si es profundo, los surcos no reaparecen con forma distinta a la que tenían.
  • Son diversiformes, pues no se ha hallado todavía dos impresiones idénticas producidas por dedos diferentes.
  • Son originales, ya que producen impresiones originales con características microscópicas identificables del tejido epidérmico.

Así que, regresando a la discusión de mis amigos, no, las huellas digitales no cambian con el tiempo, y sí, debería existir un registro único para no estar sacándonos las huellas digitales cada vez que renovamos la credencial de elector, pasaporte, licencia o la carta de no antecedentes penales.

Así que si una vez no te sientes único recuerda que al menos tus huellas digitales lo son.

También recomendamos: Alimentos transgénicos | Columna de Pablo Alonso

Previous post

Volcán indonesio monte Sinabung entra en erupción en Sumatra (Fotos)

Next post

Revanche | Columna de Adrián Ibelles