#4 TiemposDeportesGame, set and match

Cuestión de marcas | Columna de Jesús Alejandro Tello

Game, Set and Match

 

En el tenis, como en cualquier deporte, las marcas son un elemento central en el interminable círculo de batir viejas y establecer nuevas. Que si Roger Federer es el tenista con mayor número de títulos en torneos de Grand Slam, que si Novak Djokovic es el máximo ganador de títulos de Masters 1000, que si Serena Williams está a un título de major de igualar en 24 a Margaret Court como máximas ganadoras de uno de los cuatro grandes. Pero en esta ocasión no me refiero precisamente a estas marcas, o récords, sino a las marcas comerciales que visten a tenistas y adornan las paredes de los diferentes torneos.

Cierto es que los patrocinadores facilitan en gran medida la organización de un torneo profesional de tenis ya que es una gran cantidad de dinero la que se tienen que invertir en todos los aspectos del desarrollo del deporte blanco: desde el equipamiento para entrenar y competir, la alimentación a seguir, la logística de los torneos —como el transporte del personal y tenistas; o el hospedaje—. Y todo esto se rige en buena parte a partir de lo que representa tal o cual tenista del que se hable: no es lo mismo tener un torneo con tenistas que están clasificados por debajo del top 100, a tener estrellas como Dominic Thiem, Simona Halep, Garbiñe Muguruza o John Isner.

        Aquí entran a colación las diferentes marcas de ropa deportiva —y no exclusivamente deportiva— que están en un constante toma y daca entre ellas y con los y las tenistas para adornar su vestimenta, y desembolsar grandes cantidades de dinero para ello, lo cual hace que en muchos casos los y las tenistas obtengan ingresos mayores por los patrocinios de ropa que por los premios que obtienen en los torneos que disputan.

El caso más sonado recientemente respecto a este juego comercial que acompaña al juego dentro de las canchas fue el término de la relación comercial entre Nike y Roger Federer, luego de 24 años que el Swoosh —o la palomita, como vulgarmente se le dice— adornó el pecho, frente y muñecas del suizo. Si bien el contrato venció a principios de marzo, Federer siguió utilizando indumentaria de la firma estadounidense durante unos meses más —recordemos que hay una submarca de Su Magestad: RF, la cual pertenece a Nike—, tiempo en que Uniqlo, marca japonesa de ropa casual principalmente, se le acercó provocando una gran especulación en ese trío. Una cuestión de relaciones y negociaciones mercantiles en el mundo del deporte.

El suspenso terminó en la presentación de Roger en Wimbledon 2018, cuando entró a la cancha con el logotipo de Uniqlo en su ropa. Luego de eso se revelaría que el contrato fue 300 millones de dólares distribuidos a lo largo de los próximos 10 años; es decir, alrededor de 30 millones por año. Nike tenía contempladas ofertas por cantidades menores a esas, aunque nada despreciables tampoco. Sin embargo, las ofertas de la empresa estadounidense se quedan cortas a comparación de lo que le pagan a otras figuras que también se encuentran en el ocaso de sus carreras, como Lebron James, con quien firmó un contrato vitalicio por mil millones de dólares.

Al final, Roger se decidió por la marca japonesa y los 30 millones de dólares al año. Sin embargo la historia entre Nike y Roger no llega totalmente a su fin. Uniqlo no fabrica zapatos deportivos, por lo que Federer considera seguir calzando a la marca de la «palomita», además de mantener las negociaciones correspondientes para que su marca «RF» quede libre de poder utilizarla bajo el nuevo logotipo que lo viste.

El gran lucro que existe alrededor del tenis pone a las marcas a competir ferozmente por conseguir estar y mantenerse en la visibilidad. Ya veremos qué resulta de los demás detalles de la relación entre Federer y Nike.

Tiebreak

Ayer finalizó la Laver Cup, en su segunda edición, la cual reúne a jugadores en dos equipos: Europa y Resto del Mundo. Para este año participaron por parte del Resto del Mundo: Kevin Anderson (Sudáfrica), John Isner (EUA), Diego Schwartzman (ARG), Jack Sock (EUA), Nick Kyrgios (AUS) y Frances Tiafoe (EUA). Por parte de Europa: Roger Federer (SUI), Novak Djokovic (Serbia), Grigor Dimitrov (BUL), David Goffin (BEL), Kyle Edmund (GBR) y Alexander Zverev (ALE). Éste último dio el triunfo final que le dio el título al equipo de Europa. Tuvo mayor peso el ranking, ya que los mejores pertenecen al viejo continente.

Nos leemos pronto.

@alejandrotello

También lea: Nueve años después | Columna de Jesús Alejandro Tello

Nota Anterior

Chilito Serrano se despidió como el campeón de las faltas: Congreso Calificado

Siguiente Nota

1968, ecos del Movimiento estudiantil en SLP | Columna de Jorge Ramírez Pardo