#4 TiemposColumna de Héctor MoránDeportesRusia 2018

Cuando Goliat venció tres veces a David | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

Ayer hubo oportunidad de que se volviera a dar una sorpresa parecida a la mágica noche de la selección mexicana en Luzhniki cuando con gol de Lozano “El Tri” venció a Alemania. Pero parece que para dar sorpresas, solo los aztecas, ya que desde temprano (7 am) se vivió el primer duelo en donde la primera víctima fue Corea del Sur, que a manos de Suecia fueron derrotados, por la mínima. Fue justo el marcador por la falta de futbol productivo realizado por los coreanos. Ni la promesa del gobierno coreano de librar a los seleccionados de su deber militar si estos llegan a superar la fase de grupos, o de tener en sus filas a uno de los futbolistas con mayor proyección en Europa fue suficiente para que los orientales fueran más efectivos en el campo. Esperemos y el sábado vuelvan a tener una actuación similar cuando se enfrenten a México y así los nuestros saquen otros 3 ahora en Rostov.

Luego, a las 10 am Panamá fue víctima de la lógica futbolística, cuando Bélgica con 2 goles de Lukaku y otro de Mertens, le puso número a la casa de los canaleros. Panamá presentó una estrategia muy similar a la de México cuando se enfrentó a los teutones, pero aquí nos dimos cuenta de la diferencia en el campo que hacen Lozano, Hernández y compañía, ya que nuestros paisanos de Concacaf tuvieron dos oportunidades claras contra Courtois, pero se las terminaron dando en las manos.

Ya por último, Túnez no pudo aguantar el injusto pero circunstancial 1-1 por 55 minutos y ya en el agregado Harry Kane con un cabezazo en el área chica les dio la victoria a los ingleses.

En eventos importantes, como un Mundial, a veces así pasa, un día pasa lo impensado con resultados como el de México, Argentina o Brasil, pero también hay veces que solo son tres encuentros y tres quinielas cumplidas.

@H_Dmgz

También recomendamos: Se retira la última leyenda del Cruz Azul | Columna de Héctor Morán

Nota Anterior

Jaime Nunó y la historia detrás del Himno Nacional Mexicano | Columna de Ricardo García López

Siguiente Nota

La realidad real y la virtual | Columna de Ricardo Sánchez García