#Si SostenidoDeportes

Crónica | El segundo tiempo de visitante

Mi primer cobertura fuera del Alfonso Lastras

Por Fernanda Padilla

El partido pendiente que tenía el Atlético de San Luis contra los Toros del Celaya, debido a que el encuentro del 23 de septiembre tuvo que posponerse por el sismo registrado en el país el 19 del mismo mes, me trajo la oportunidad de hacer mi primera cobertura del equipo fuera del Alfonso Lastras.

Debo confesarles que mi experiencia en el periodismo deportivo es casi nula, lo mío es la política y otros temas, pero es fácil relacionarlos unos con otros. Estrategias, jugadas, planes; todo en diferentes terrenos. Lo que en definitiva me acompaña es la pasión que generan este tipo de eventos, ya que es inevitable no contagiarte de la energía que desprende la tribuna.

El trayecto

El destino era el estadio Emilio Butragueño, antes Miguel Alemán, ubicado en la ciudad de Celaya, a tres horas aproximadamente desde San Luis Potosí.

El plan original era salir a las 12:30 horas de la capital potosina, sin embargo por uno o dos imprevistos salimos, cerca de las 14:30 horas.

Los cinco tripulantes continuábamos optimistas, ya que el partido iniciaría en punto de las 20:00 horas.

La tragedia

Cerca de la entrada de Villa de Pozos un sonido extraño salió del cofre del coche, pero pocos metros antes de llegar al eje 132, el volante del auto se puso rígido, lo que obligó al conductor a detenerse.

El pronóstico era desfavorable, el radiador había sido partido por la banda de la dirección. Quedaban dos opciones, desistir del viaje o continuar en otra unidad.

La decisión fue unánime, debíamos continuar.

El siguiente paso era contactar a una grúa, la más cercana cobraba más de mil pesos por transportar la unidad dañada a poca distancia. Gracias al apoyo del cronista deportivo Ignacio “El Güero” Prado y las grúas “Bear”, fuimos rescatados por el enorme armatoste azul.

Cerca de las 16:45 horas pudimos partir rumbo a Celaya.

Ahí no paró, en el camino estuvimos atrapados por el tráfico de la carretera de Guanajuato, ya que está en reparación, además de la lluvia hacía más lento el tráfico.

19:45 horas, por fin arribamos a Celaya, aún estábamos a tiempo de llegar al estadio a la hora marcada. El destino no nos apoyó, el tráfico de la zona imposibilitó que pudiéramos apreciar el primer tiempo.

El estadio

Conozco varios estadios, pero el de Celaya cuenta con un camuflaje especial. Su exterior es simulado por un centro deportivo que resguarda al campo en su interior.

En la puerta 6, la hospitalidad del personal nos permitió ingresar a pesar de la hora, finalmente alcanzamos el segundo tiempo.

En comparación con el Alfonso Lastras, el estadio de Celaya es mucho menor, desde las gradas, los baños, sus palcos, todo se percibe de manera distinta a la estructura potosina.

La primera noticia fue enterarnos que el Atlético iba perdiendo el encuentro. El marcador era 2-1. El primer gol lo anotó el equipo tunero, al minuto 15’ a cargo de Pablo Olivera.

Los Toros de Celaya no se quedaron atrás y al minuto 28’ Abraham Riestra empató el encuentro; 33 minutos del primer tiempo pasaron cuando los cajeteros anotaron su segundo gol, para culminar la primera parte del partido frente a la escuadra potosina.

El segundo tiempo

Entre chiflidos y mentadas de madre ingresaron los jugadores al terreno de juego para iniciar la segunda parte del encuentro.

Traté de contenerme cada que el equipo potosino se acercaba a la portería rival, ya que mi posición de visitante me dejaba un tanto vulnerable con todos los celayenses ubicados a mi espalda.

De lado derecho estaba la porra de los Toros, su euforia me convocó a acercarme un poco más, uno de los cubeteros me cuestionó si era mi primer partido, quizá fue la forma de ver a los aficionados (ya que no quería perder ningún detalle), o que mi casaca estaba mal acomodada; le respondí que sí, y le pregunté cuál era el nombre de la porra, “Demencia, están bien locos”.

Mi reacción inmediata fue sacar a relucir a la de nuestra ciudad, que se ubicaba del otro lado del estadio, “pues La Guerrilla no se queda atrás”, lo que me recordó todas esas veces en la que junto a una amiga de la secundaria acudíamos con esta porra para apoyar al equipo entonces auriazul, a pesar de las advertencias para evitar esta zona en la que nos carcajeábamos por cada dicho y acción que tenían estos aficionados, que te cobijaban con esos cánticos que hasta ahora se mantienen.

“No la verdad sí, hoy vinieron más, siempre está como la mitad de los que vinieron hoy”, respondió el trabajador.

Regresé a mi lugar, pero aún alcanzaba a escuchar las porras, podría asegurar que hasta con más intensidad.

Al minuto 91, Michel Oviedo derrumbó cualquier esperanza de que el Atlético de San Luis pudiera empatar el encuentro, al anotar el tercer gol a favor de los Toros de Celaya.

Los cajeteros explotaron de la emoción, La Guerrilla continuó apoyando a pesar de la evidente derrota.

El árbitro dio el silbatazo final, la gente de seguridad resguardó las entradas de la porra local para desalojar a la hinchada tunera.

Nosotros accedimos a la sala de prensa por la cancha, caminamos de una portería a otra, al pasar por la porra celayense el olor a pólvora era insufrible, las bombas de humo pintaron de azul esa sección durante los goles, pero al concluir el partido dejaron los residuos en el aire. Al llegar al lugar, la sala era pequeña y penumbrosa.

Ahí los directores técnicos respondieron las preguntas de los periodistas, Salvador Reyes, el estratega del Atlético reconoció que la escuadra potosina aún no ha podido ganar como visitante. Puntualizó que de una u otra forma se darán los resultados.

El director técnico del Celaya, Ricardo Alfredo Valiño, destacó la campaña emprendida por la Federación Mexicana de Futbol con motivo de la lucha en contra del cancer de mamá, ya que él fue testimonio de esta terrible enfermedad, tras perder a su madre por esta causa.

Así viví mi primera experiencia en la cobertura como visitante del Atlético San Luis, que con gusto volvería a repetir.

También recomendamos: Hay 4 ministeriales detenidos por homicidio pero descartan cambios en la PM porque “tiene excelentes resultados”

Nota Anterior

Guerrero journalists protested the homicide

Siguiente Nota

CEART para todos “excepto pobres, ni pobresores” | Columna de Jorge Ramírez Pardo