Estado

#Exclusiva | Crónica de la llegada y retiro de Ford: “fue un golpe”, admite Sedeco

retiro de Ford

-El gobierno estatal fue avisado de la cancelación del proyecto apenas minutos antes de que el presidente de la empresa lo oficializara, dijo en entrevista exclusiva Gustavo Puente Orozco.

Por Blakely Morales

La noticia de la cancelación de la inversión de Ford en San Luis Potosí llegó a Palacio de Gobierno media hora antes de que se hiciera pública por voz del presidente de la empresa, Mark Fields. Hasta la mañana del martes 3 de enero, el proceso de instalación de la armadora avanzaba con aparente normalidad; incluso ese mismo día, a las 8:30 de la mañana, en la sala de juntas de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), una reunión se desarrollaba entre funcionarios y el contratista encargado de la instalación eléctrica de la planta.

Nada, salvo el mal augurio que significó el triunfo de Donald Trump, adelantaba la mala noticia. Ford ya había defendido la inversión. Todavía la semana anterior al fatídico primer martes del 2017, el titular de la Sedeco, Gustavo Puente Orozco, conversó con el director de Relaciones Gubernamentales de la empresa, Raúl del Campo. “Muy bien, gran año el 2017, te agradezco todo”, le dijo Puente Orozco.

Ese martes, en la rueda de prensa en la que el gobernador Juan Manuel Carreras confirmó la cancelación de la inversión, el secretario Gustavo Puente se veía desencajado. El funcionario, maestro en Administración con especialidad en Finanzas por el Tec de Monterrey y el gobernador habían logrado la hazaña de concertar una inversión de 2 mil 21 millones de dólares cuando todavía no se cumplía un año de la administración. La noticia para él, “fue un golpe, una mala noticia”.

“El martes en la mañana nos avisaron. A mí me avisan, ‘tenemos que hablar con el gobernador para decirle’, yo estaba ya en Palacio de Gobierno, el gobernador iba llegando, le comunicó al director Gabriel López, que es el presidente de Ford México y él es el que le avisa al gobernador”, narró en entrevista Puente Orozco. El momento desafortunado que le ha tocado vivir como funcionario, que ha sucedido totalmente fuera del alcance del gabinete local, supone un desazón incluso a nivel profesional.

-¿Qué se siente ser un afectado directo de Donald Trump, secretario? Le preguntamos

-(Risas) Mira, yo creo que… te voy a decir. Vino una persona de Estados Unidos, de una estación de radio y me entrevistaba, y me hizo una pregunta así, fue la primera que me preguntó, me dijo ‘a ver, si usted tuviera aquí, frente a Donald Trump, ¿qué le diría?’. Yo le diría que ojalá entienda que México es su mejor aliado comercial y que Estados Unidos, México y Canadá tenemos fortalezas y debilidades, pero el estar juntos nos hace un bloque americano económico muy fuerte y estamos compitiendo y hemos sido más competitivos frente a lo que ha pasado en Asia y Europa, gracias a este bloque. Entonces, el querer cerrar una economía tan dependiente, de los dos lados –obviamente más nosotros que ellos de nosotros-, lo que va a pasar es que va empezar a tener una pérdida, en mi opinión, del poder adquisitivo.

retiro de Ford

 

-¿Optimismo?

Como nunca, el entorno local ha estado determinado por los acontecimientos globales y la incertidumbre de los mercados internacionales. El crecimiento del Producto Interno Bruto estatal, según datos de la propia Sedeco, ha estado por encima de la media nacional; 5.4 por ciento en 2015 y 5.1 al tercer trimestre del 2016. “Como le vaya al mundo le va ir a México, y como le vaya a México, San Luis estaremos siempre arriba de la media”, asegura Gustavo Puente.

Pero ante la probable renegociación del Tratado de Libre Comercio, la política proteccionista impulsada por Donald Trump y sus efectos en la inversión norteamericana en México, donde incluso este lunes, la alianza Fiat-Chevrolet planteó la posibilidad de trasladar su producción a Estados Unidos, le preguntamos a Puente Orozco si todavía se pueden tener escenarios optimistas como el que él y su equipo plantean, basados en el crecimiento por encima de la media del PIB estatal:

“Más que optimista, no lo sé, es una incertidumbre. Lo que está pasando hoy es una incertidumbre, el no saber cómo están las reglas, no permite al mercado ni a los capitales, saber cómo actuar. Preferible tener unas reglas, buenas, mejores o peores de las que hay, pero saber cuáles son y sobre eso decidir y tomar decisiones. Eso nos va tomar un año y medio, el Tratado de Libre Comercio no se va modificar tan rápido, en un mes”.

Aparte, el director general de Desarrollo Económico, Jorge Viramontes, plantea:

“Realmente, antes de que se hiciera pública (la cancelación de la inversión), San Luis ya llevaba una inercia, un desarrollo bastante interesante. Con Ford eso se iba a acelerar, nos iba a catapultar. Volveremos a esos niveles de crecimientos, San Luis no se va acabar, las condiciones por las que San Luis fue elegido, no se acaban. Donald Trump es una figura mediática, yo creo que tendremos que aprender a vivir con eso. Yo creo que no es alguien que deba de marcar la política de desarrollo del estado, ni mucho menos”.

 

retiro de Ford

 

-Daño colateral

Según el secretario Puente, con todo y todo, el más frustrado con la cancelación fue el equipo de Ford México: “El equipo peleó para que la inversión estuviera en México, originalmente habría estado en Estados Unidos o en Canadá”.

La atracción de Ford a San Luis Potosí se consiguió mientras Juan Manuel Carreras todavía no tomaba posesión del cargo al frente del Ejecutivo Estatal; semanas antes, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía federal, avisó al entonces gobernador electo, que había la posibilidad de una inversión y que iban a convocar a los estados del Centro-Bajío para competir por ella.

Vamos los dos a México (gobernador y secretario) -narra Gustavo Puente-, me coordiné con Fernando Macías Morales (exsecretario de Desarrollo Económico) y con el gobernador Toranzo, fuimos los cuatro a ProMéxico. Hicimos una presentación de lo que era San Luis Potosí, la hizo el gobierno en turno”. El hecho de que a la presentación acudieran los cuatro supuso más confianza de parte de la empresa.

Menos de un año después, lo que queda es la nave de la planta recién comenzada, con cimentaciones y algunas estructuras levantadas; una construcción que ya abarca alrededor de 100 hectáreas de las 280 reservadas para la armadora. La cancelación de otras tres empresas que vendrían exclusivamente a proveer a Ford. Y 58 becarios contratados durante el año pasado después del anuncio de la llegada de la inversión, integrantes de un curso creado para la capacitación en equipamiento y desarrollo en la Universidad Politécnica, a quienes ahora se les ha ofrecido ser reubicados en otras plantas. Para 2017, se esperaba que el número de contrataciones creciera hasta mil personas. Pero ya no será.

La próxima semana, el equipo de Ford regresará a San Luis Potosí para conciliar su salida. Sedeco todavía no tiene el cálculo del monto que la empresa deberá reintegrar a las arcas del estado.

Nota Anterior

Desfassiux: Tonto e inaudito que el Ceepac juegue a ser Dios

Siguiente Nota

Es lamentable que Coparmex no se haya sumado al acuerdo: CTM