#4 TiemposColumna Emmanuel GallegosDeportes

Corona… de espinas | Columna de Emmanuel Gallegos

Gambeta

 

Después de un (in)merecido receso de una semana, volvemos a las andadas con un tema que me quedó pendiente y que no he podido sacar de mi cabeza por estos días, y esto es la agresión que cometió José de Jesús Corona a uno de los camarógrafos de TDN que cubrían el “Clásico Joven” entre el América y el Cruz Azul, que se disputó hace un par de semanas en el Estadio Azteca.


Lo acontecido con el portero de “La Máquina” no es algo que me asombre o asuste, no es el primer caso en el que el portero pierde la cabeza y agrede ya sea a un rival o algún miembro del cuerpo técnico del equipo contrario, y eso es lo que me saca de quicio, que si bien en algunos casos ha sido meritorio de una sanción futbolística y no económica, en este caso optaron por multarlo con 161 mil 200 pesos, pero sin suspenderlo un número “x” de partidos.


Y es que, si bien la multa puede sonar algo fuerte (para un cristiano común y corriente como nosotros), para el ex portero de Tecos, es como quitarle el pelo a un “güey”, dicho esto con todo respeto. De acuerdo a datos de El Universal (26 Noviembre del 2017), el portero mexicano gana alrededor de 1.4 mdd, es decir, cerca de 28 millones de pesos, por lo que la multa económica la gana en apenas dos días laborales, cosa que resulta insignificante cuando en lo deportivo sería el castigo más ejemplar y quizá más justo (sobre todo por lo que mencionamos de que es un jugador reincidente).


Una cosa que no podemos poner en tela de juicio es la calidad que como guardameta tiene el nacido en la perla tapatía, pero lo que nunca va a terminar de gustarme es lo conflictivo que puede ser, lo altanero y poco profesional que a veces refleja en el campo. Si estuvo siguiendo el partido, amable lector, quizá notó que el jugador lanza un manotazo o trató de empujar al árbitro por ahí del minuto 66 luego de reclamarle falta en una jugada de tiro de esquina, no alcanza a hacer contacto, pero para mí la agresión es clara. Eso le quita muchos puntos a lo excelente portero que es. Aquí encontrará la repetición.


En Cruz Azul, apenas la llegada de Caixinha, comenzó una limpia de jugadores, uno tan importante y emblema como el “Chaco” Giménez vio su salida sorpresiva del equipo, yo me pregunto, ¿no hubiera sido un buen momento para dejar ir a Chuy Corona?, la edad y algunas actitudes del portero (siempre siempre discute con algún rival o con el árbitro) me parecen más dañinas que positivas para la institución, que se dice grande, pero que no ha ganado títulos (de liga) desde hace un par de décadas. Por qué no buscar en las fuerzas básicas, algún portero mexicano local o ya por último en el extranjero, en algún lugar debe haber un reemplazo digno.


Con el Mundial tan cerca, ¿peligra su llamado para Rusia 2018? me parece que no, si a la Comisión Disciplinaria le faltaron pantalones para castigarlo como se merece, mucho menos el técnico Osorio lo sacaría de la lista de 23 para enfrentar un grupo complicadísimo. Exagerado sería decir que no merece ser convocado, pero también es cierto que se vive en una liga permisiva y falta de integridad, como se ha demostrado una vez más.

También recomendamos: La otra cara de la afición | Columna de Emmanuel Gallegos

Nota Anterior

Aires de libertad en olla de presión | Columna de Ricardo García López

Siguiente Nota

Sobre la porra de un equipo de fútbol femenil | Columna de Alma Barajas