Noticias en FATercera Llamada

Coperacha para un país nuevo. Columna de Jorge Saldaña

Tercera Llamada

Por Jorge Saldaña

En lugar de quejarse, el presidente Peña debería pedirnos coperacha. Digo, todo en la vida fueran como 200 mil millones de pesos que según el esposo de la Gaviota son los que necesitamos para que no suban las gasolinas, no se suspenda el Seguro Popular, no se acaben los apoyos de Prospera, ni tengan que cerrar por 4 meses el Seguro Social.

A 36 meses sin intereses, condición que ofrecen seguido los bancos, nos tocaría a cada uno de los 120 millones y pico de mexicanos, un promedio de 4 mil 600 pesos mensuales, algo así como comprar un coche de medio pelo a crédito, rentar un departamento modesto, o pagar la colegiatura de alguna universidad privada con incipiente prestigio.

Mire, no es tan mala idea y de la liquidez del recurso ni se apure, sobrarán instituciones que puedan soltar semejante cantidad de dinero al gobierno siempre y cuando cada ciudadano firmemos el respectivo pagaré, demostremos ingresos suficientes y nos sometamos a una estricta evaluación crediticia. El Buró de crédito podría ayudar un poco al gobierno con esto último, y en una de esas, hasta pasar por alto alguno u otro pecadito de esos inocentes que cualquiera comete contra los dueños de las compañías telefónicas (otrora propiedad de todos los mexicanos).

Usted Culto Público, me responderá -y con razón- que no todos los ciudadanos tenemos esa cantidad de “dinerillo” extra, y que los salarios ya de por sí nunca alcanzan como para todavía entrarle a una coperacha que pague los lujos, la corrupción, los desfalcos y las traiciones de lo que el Jefe del Ejecutivo Federal llama “dolorosas condiciones del exterior”.

Pero no se desanime Culto Público, ni se moleste, el ingenio mexicano es famoso y es hora de hacer gala del mismo, lo invito a que organicemos rifas, vendamos quesos, administremos “tandas” entre los compañeros amigos y vecinos, vendamos menudo o barbacoa no solo los domingos sino también los días festivos, dejemos atrás los días de lujo y bonanza en que se podía  descansar, y de plano desarraiguemos ese mal hábito de querer comer tres veces al día.

Hágalo por su patria, México lo necesita para mantener latente el cáncer que desde nuestros abuelos carcome al país haciendo metástasis crisis tras crisis, a veces a punta de necesidad, y a veces a punta de pistola ¿Vamos a cambiar tan bella tradición de sufrir la crisis destinada a nuestra generación nada más por un gasolinazo, una casa blanca, una tesis copiada, tres libros no leídos, una docena de ex gobernadores pillos y un 43 por ciento de impuestos directos a la gasolina aprobados por nuestros representantes?

Volvamos a hacer un Pacto, regresemos a los Nuevos Pesos, firmemos el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico, paguemos a cabalidad los 4 mil 100 de intereses que resultaron de la tarjeta de Soriana, sigamos “sombrereando” bribones con placa de diputados, total que si se acaban al país, aquí estamos los mexicanos para comprarles otro.

¿No le gustó mi propuesta? Ah que caray, disculpe usted es que vine a aprender…

Entonces Culto Público dejemos atrás la ironía y el sarcasmo para darle vuelta a la moneda y ser valientes, aceptemos con bravura la amenaza velada del presidente que nos soltó en aquel mensaje en el que preguntó sin lugar a respuesta ¿Que harían ustedes?

Está bien, adelante, que se animen… que nos quiten el Seguro Popular, que interrumpan los servicios del Seguro Social, que corten todos los programas sociales. En unas semanas, sino es que en días, no tendrían país que gobernar y los mexicanos recuperaríamos nuestra patria. Crean a este humilde reportero, jamás se atreverían. El país se les volcaría encima.

¿Sería peligroso e irresponsable tomar esta decisión? Sí, pero al parecer el presidente ya toma las suyas de esa forma.

No se le ocurrió rematar el avión… ni modo de irse a pie (Toranzo dixit).

No se le ocurrió cobrar a las 50 empresas que mayores montos deben al SAT con lo que se podrían reunir los 200 mil millones… no se vayan a enojar.

No se le ocurrió, hacer algo en respuesta al abandono de la Ford, como si mil 600 millones de dólares no hicieran falta.

No se le ocurrió dar a conocer un plan de austeridad antes del golpe de los combustibles… sino  hasta después de la inconformidad generalizada.

¿Para qué hacer semejantes locuras si en lugar de eso el presidente nos puede atemorizar con el cuento de quitarnos más de lo que ya nos han quitado?

Total que en los 10 días que lleva el año el gobierno federal no da una y, como para no quedarse atrás, nuestro gobierno potosino mostró su característica velocidad de una tortuga recién levantada de una cruda, pues en estos días “apenas” anda pensando en cómo presentar un plan de ahorros…

Nada más como sugerencia podrían empezar a recortar los “apoyos” a los Sindicatos; pero a ese paso de bostezo, se les va a ocurrir cuando ya ni atiendan en Palacio.

BEMOLES

COCHINO DINERO

Fue hasta vergonzoso ver ayer al diputado José Luis Romero, mejor conocido como Tekmol, gritando y vociferando al lado de un grupo de pseudo comerciantes en contra del alcalde Ricardo Gallardo. No es que se defienda a Don Pollón, pero la manifestación no tenía ni pies ni cabeza, al grado que los “organizadores” se pelearon y querían hacer de todo excepto dialogar porque no tenían ni idea qué exigir. Estas ganas de Romero Calzada de mentarle la madre a su ex patrón, ex amigo y hasta vecino, son producto de la avaricia de Romero que se imaginó recibir millones de pesos de parte de Gallardo para realizar una promoción velada de su imagen encaminada a suceder al Pollo en la alcaldía capitalina. Aunque soñar con eso es un disparate, hubo un valiente desde el Palacio de Gobierno que le compró la lealtad a Tekmol y, con la misma promesa de dinero, promoción política y mediática, lo hicieron su títere. Con decirle que José Luis Romero Calzada es, con muchas probabilidades, el próximo presidente del PRI en la capital. #DeEseTamaño

Y SE QUEDÓ CORTA

Bajita la mano, ayer la diputada Esther Angélica Martínez Cárdenas le puso tremendo “estate quieto” a Xavier Azuara Zúñiga (dicen que todavía es presidente del PAN en el Estado) cuando le reviró sobre la supuesta inconstitucionalidad del uso de los recursos que por más de 80 millones de pesos ejecutará el Estado en inversión pública productiva y que además será vigilada por los legisladores locales. Sería interesante preguntar a Azuara, ante el aspaviento de su comunicado, si cuando él fue legislador local y federal se podía, como sugirió, hacer uso discrecional del dinero. #ElLeónPiensa

Previous post

Dólar podría cotizar en 22 pesos; expectativa crece por conferencia de Trump

Next post

#GritosDeDesesperación | Crónica de la manifestación en SLP contra el gasolinazo