#4 TiemposSin partitura

Condiciones para la Paz | Columna de Ricardo Sánchez García

– No hay pueblo que elija vivir en guerra, estas decisiones las toman los mandatarios y los beneficiados con los derramamientos de sangre.

@DDHHSamuelRuiz

Por Ricardo Sánchez García 

Una amenaza y palabras que justifican la inminente intervención política parece el mensaje del Secretario General de la ONU, pronunciado hace tres días para hablar de la democracia señalando que con la destrucción de las instituciones democráticas, la eliminación de la sociedad civil y el menoscabo del estado de derecho y los derechos humanos, los regímenes autoritarios crean las condiciones para que prosperen las ideologías extremistas y las actividades terroristas.

El mismo día y a la misma hora Alfredo del Mazo tomaba protesta en el Estado de México ante el congreso local e invitados, lo que le permitirá ser gobernador durante el periodo 2017-2023. Vaya contradicciones de la vida. Los proyectiles verbales de António Guterres van dirigidos a países que considera antidemocráticos, pero jamás han hecho una crítica a nuestra nación, legitimando durante sexenios los resultados de dudosos procesos de elección popular.

 

paz

¿Se puede hablar de una cultura de paz en medio de conflictos internacionales, de graves problemas de seguridad pública en México, del doloroso caso de Mara Castilla y tantas mujeres ultrajadas?¿Es posible hacerlo en medio de la impunidad y actos delictivos que tienen a la sociedad potosina mordiéndose las uñas por la sensación de inseguridad? Parecería ocioso, sinsentido y quizá hasta inicuo para algunas personas, sobre todo para quienes han sufrido algún delito. Sin embargo, es el escenario propicio para reflexionar por qué no podemos lograr momentos de calma, siendo que parece algo anhelado.

La paz no se reduce a la ausencia de guerras ni a la exclusión de armas nucleares en nuestro espacio común, sino a la generación de una cultura que sea fruto de un desarrollo sustentable y  equitativo, obispos de Latinoamérica señalaron en Aparecida, documento de la CELAM. El reto para lograrla es enfrentar conjuntamente los ataques del narcotráfico y consumo de drogas, del terrorismo y de las muchas formas de violencia que hoy imperan en nuestra sociedad, afirmó mucho antes S.S. Pablo VI.

paz

 

Fue la Asamblea General de las Naciones Unidas quien estableció el Día Internacional de la Paz desde 1981, cuyo objetivo es poner fin a los sufrimientos innecesarios causados por los conflictos armados y buscar que los pueblos del mundo reconozcan los vínculos que los unen. Pero ¿de verdad son los pueblos quienes hacen las guerras?

Eduardo Galeano dejó dicho que “ninguna guerra tiene la honestidad de confesar: yo mato para robar. Las guerras siempre invocan nobles motivos: matan en nombre de la paz, de dios, de la civilización o del progreso; en nombre de la democracia…” y criticó fuertemente al organismo internacional diciendo que “los cinco países que manejan las naciones unidas resultan ser también los cinco principales productores de armas”. Visto así, parece que los conflictos bélicos son un negocio de algunos pocos y no están dispuestos a perder ganancias.

¿Cuándo habrá una verdadera paz y cuáles son las condiciones para que esta pueda ser realidad? El Papa Juan XXIII, en su Encíclica Pacem in Terris, señalaba que la paz entre todos los pueblos será posible cuando cada cual reconozca los derechos que le son propios y los deberes que tienen para con los demás. Pero además, cuando los ciudadanos bajo la guía de la justicia, respeten los derechos ajenos y cumplan sus propias obligaciones. Las Naciones Unidas invitan a todos los pueblos a respetar el cese de las hostilidades durante este día conmemorativo y a materializar iniciativas de educación y sensibilización pública sobre el tema.

 

paz

Podemos leer en la Teogonía, obra de Hesíodo, que la paz viene hermanada con la justicia y el orden. Los tres conceptos son complementarios. Conviven como hermanos que son, al grado que uno no puede estar sin el otro. Y en la citada Encíclica, al hablar de paz, S.S. Juan XXIII nos recuerda el derecho que tenemos a la seguridad jurídica, concediendo el uso de la defensa legítima, la cual nos protege contra todo ataque arbitrario.

La paz no es la simple ausencia de conflicto. En palabras de Nelson Mandela, esta se logra sólo en un entorno en el que todos podamos prosperar. Vista así, las excesivas injusticias sociales que aquejan a los pueblos en México no garantizan su posibilidad. De similar manera, para Luther King la paz no era un objetivo, sino una condición para lograr el resto de derechos. Fue Gandhi quien señaló a la intolerancia como una forma de violencia, enemiga del correcto entendimiento y obstáculo de crecimiento en el verdadero espíritu democrático.

paz

No hay pueblo que elija vivir en guerra, estas decisiones las toman los mandatarios y los beneficiados con los derramamientos de sangre. A los gobiernos corresponde velar para que reine el estado de derecho, garante de nuestra seguridad, en el marco del respeto a la soberanía de los demás estados.

A nuestras autoridades municipales y estatales en San Luis Potosí, a propósito de las víctimas de las diferentes violencias, entiéndanlo: donde falte justicia no habrá orden; donde haya desorden, no habrá paz. Es imposible construir una sociedad armoniosa con la ausencia de alguno de estos elementos.

 

Nota Anterior

#EnVivo | Frida, la niña del colegio Rébsamen cuyo rescate lleva más de 8 horas

Siguiente Nota

Sujeto sentenciado por robo ahora es acusado de incendiar una vivienda