#4 TiemposColumna de Ricardo Sánchez García

Comienzan los tapes y destapes | Columna de Ricardo Sánchez García

Sin partitura

 

Circuló una nota periodística en la que el diputado local Edson Quintanar Sánchez habla de quiénes podrían ser posibles contendientes de la excandidata a gobernación Sonia Mendoza Díaz, dando por hecho que esta sería la propuesta del blanquiazul y vislumbrando a los huastecos, Diputado Federal Ricardo Delsol y Senador Primo Dothé así como al superdelegado del gobierno federal en tierras potosinas, Gabino Morales, como otro de los posibles aspirantes a la gubernatura estatal.

Para tan pretenciosas opciones el diputado huasteco olvidó el tema de género y pronto se escucharon voces aclarando que las mujeres están listas para gobernar como también lo está la sociedad potosina.

No debemos olvidar que en las pasadas elecciones la actual Presidenta del Congreso del Estado se mantuvo en la contienda hasta el final con muchas posibilidades de ser la gobernadora, incluso hay voces que verdaderamente hoy la colocan en el estrado. Pero como sabemos en política y en los pozoles del Mercado República, del plato a la boca se cae la sopa.

Ha corrido la versión, derramándose por los pasillos del Poder Judicial y más allá del enorme Juárez que resguarda al recinto, de que el Gobernador Juan Manuel Carreras ha señalado como favorito para su sucesión al Presidente del Supremo Tribunal de Justicia en el Estado, Magistrado Juan Paulo Almazán Cué, de quien también se ha dicho, se le cuecen las habas por construir el caminito hacia el Palacio Gubernamental.

A pesar de lo arropado que aparece en fotos oficiales y festines amigables, a Almazán Cué le pesa la queja presentada en su contra ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos acusándosele de ejercer violencia política y acoso laboral en contra de la exmagistrada Adriana Monter y otros jueces. Esta última además asegura que hay inconsistencias en los procedimientos para las elecciones de las próximas magistraturas en las cuáles Juan Paulo ha metido a hombro y cuña sus comparsas preferencias incurriendo en reprobables actos de incidencia en los procesos.

Daniel Pedroza es otro nombre barajeado entre los posibles suspirantes, de quien se dice podría unir fuerzas de los dos partidos que han gobernado al Estado.

Entre tapados y destapados, mal parece la estrategia de adelantarse a levantar la mano pues sabido es que a quien primero asoma la cabeza le lloverán las pedradas y así el desgaste público será mayor.

Pero en el tema de género la reflexión debe ser un poco más profunda, lo mismo el pulsar del termómetro en torno a la posibilidad real de ver a la mujer en el poder.

De los resultados en las elecciones de 2018 lograron llegar al poder sólo dos mujeres quienes tomaron protesta. Claudia Sheinbaum en la Ciudad de México y en Puebla Martha Érika Alonso aunque esta última falleciera en un trágico accidente gobernando sólo diez días para dejar acéfala su función. Ambas se habrían unido a la solitaria Claudia Artemiza Pavlovich Arellano quien gobierna en Sonora desde 2015 y terminará su periodo en 2021.

Desde 1979 a la fecha han sido en realidad poco las mujeres que han sido gobernadoras. Griselda Álvarez Ponce de León fue la primera mujer gobernadora en la historia de nuestro país, ocupando el cargo del 1979 a 1985 para el Estado de Colima. A ella le siguieron Beatriz Paredes, Amalia García, Ivonne Ortega y la citada Pavlovich, todas estas ascendiendo al poder mediante las urnas, porque por interinato o suplencia también han ocupado el cargo Dulce María Sauri y Rosario Robles.

Pero no son los únicos puestos públicos que debemos revisar para darnos cuenta de las posibilidades reales de que las mujeres ocupen cargos de dirección en los más altos mandos, amén de las obligaciones señaladas por ley para permitir la paridad de género.

Me refiero a instituciones como la Comisión Estatal de Derechos Humanos, la Fiscalía General del Estado considerando desde el tiempo de los propuestos procuradores, la Presidencia del Tribunal de Justicia en el Estado, la Contraloría General del Estado, la Secretaría General de Gobierno, las Presidencias Municipales y la Dirección de Seguridad.

Las estadísticas no mienten como tampoco los espontáneos ánimos de tapar o destapar candidaturas. Quizá a eso se refieran las mujeres cuando hablan del sistema patriarcal.

En público se asoman los apéndices del reciclado discurso maquillado de paridad, apropiado falsamente como ironía de un jamás será.

Pero de eso habrá mucho por escribir todavía.

 

@DDHHSamuelRuiz

También lea: La incróspita de Jorge Andrés | Columna de Ricardo Sánchez

 

Nota Anterior

Diputados pedirán tarifas preferenciales para Interapas ante la CRE

Siguiente Nota

La iglesia potosina y sus discursos de odio | Columna de Paúl Ibarra