Columna Emmanuel GallegosDeportes

¿El cobre se transforma en oro? | Columna de Emmanuel Gallegos

Gambeta

Con el torneo Apertura 2017 a la vuelta de la esquina y luego de haber terminado vergonzosamente el Clausura anterior, el América tenía la impetuosa necesidad de llegar al “mercado de piernas” (o draft) con la intención de reforzarse y así evitar tener otro fiasco para la Liga y Copa. Yo no espero que el América saque unos “bombazos europeos” a cada arranque de torneo, pero al menos cumpla con reforzarse con la propiedad y señorío que el equipo merece. A mí me quedaba claro: se necesitaba un defensa central, un mediocampista y un extremo para redondear al equipo.

Y cual “brujo de Catemaco”, las Águilas se reforzaron con: Carlos Vargas (defensa central salido de Xolos), Guido Rodríguez (mediocampista proveniente de Xolos) y Carlos Orrantia (con pasado Puma y procedente de Puebla), justo las posiciones que me parece necesitaban un refresco. Ahora, ¿son los jugadores que el América se merece?, ciertamente mi primera conclusión es que: NO. Entiendo que a los provenientes de la frontera el “Piojo” los conozca de su paso reciente, pero no me parecen con la experiencia necesaria (en el caso de Vargas) o ya siendo una figura (en el caso de Guido). De Orrantia qué se puede decir, un jugador del que se esperaba mucho, pero (en los torneos posteriores a su debut) al final no terminó de dar el ancho y se quedó en promesa.

Para los nombres que se manejaron en el “futbol estufa” para la delantera, (Puch y Hurtado) es obvio que el equipo se quedó muy corto de intenciones y seguramente también muy corto de efectivo. Con la crisis que se vive en México (y esto se viene arrastrando desde el Centenario azulcrema) para Televisa parece que el América ya no es el mismo negocio de antes y por lo mismo ya no le invierte con el mismo “ímpetu”. Anteriormente llegaban al menos jugadores que eran reconocidos en la Liga MX, ahora ni para eso les alcanzó. Dudo mucho que en el extranjero puedan encontrar los refuerzos que no lograron conseguir aquí mismo.

Si bien hasta ahora las bajas confirmadas son: Javier Güemez (al que lamentablemente las lesiones no lo dejaron), Christian Pellerano (otro que llegó con mucho cartel de Xolos y no brilló nada), Alfonso Emilio Sánchez (canterano que salió únicamente para ver más minutos) y Osmar Mares (que cumplió en el club cuando se le necesitó), la posible salida de otros como Quintero (que no ha logrado alcanzar el nivel que tuvo en Santos), Arroyo (que demostró capacidad cuando se le daba oportunidad pero era muy indisciplinado) y Goltz (que si bien es un buen central, confunde tener actitud con ser agresivo) vendrían a mermar a un equipo de por sí ya corto.

Si bien no puedo predecir el futuro, y a falta de que el Piojo logre darle un estilo con los jugadores que tiene, no puedo esperar mucho del equipo más que llegue a clasificar a la Liguilla e igual se pudiera hacer con la Copa. Sumando más bajas que altas, el equipo parece descompensado y falto de hombres y de nombres. Además, si el América es el “equipo grande” que tanto pregona (y con títulos respalda) y como dice el actual y conocido meme, del cual espero se cumpla al final del torneo: vinieron buscando cobre, y terminaron encontrando oro.

@Emmanuelcoatl

También recomendamos: ¡Los colores no juegan! | Columna de Emmanuel Gallegos

Nota Anterior

La evolución mexicana llega desde Europa | Columna de Héctor Morán

Siguiente Nota

PRD: la pieza clave | Columna de Édgar Santillana