#4 TiemposColumna Emmanuel GallegosDeportes

Clásicos engañosos | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Gambeta

 

Primero que nada debería de ser motivo de celebración y felicidad el hecho de que se jueguen tres clásicos españoles en menos de un mes, independientemente del equipo al que apoyes, si te gusta el futbol, sabes (o esperas) que los partidos tengan jugadas espectaculares, goles y sobre todo mucha mucha pasión. Ya después que sean unos de los clásicos más aburridos, pues ya no podemos hacer mucho, ilusionarse era inevitable y siempre esperas lo mejor para los tuyos. Y esto no lo digo porque el Madrid no haya podido ganar ninguno de los encuentros.

Ahora, como aficionado o fanático de un equipo es complicado de repente hacer un análisis sin ser tendencioso, sin ponerte la camiseta o tratar de negar que el otro equipo fue superior, pero en ésta ocasión quiero dejar en claro mi postura: el Barcelona no fue superior futbolísticamente al Real Madrid en ninguno de los partidos. No fue ese Barcelona de las manitas, Messi estaba completamente perdido, caminando en el campo. Como aficionado culé se vale festejar las victorias, pero creo que si pudieran ser un poco autocríticos, se darían cuenta que su equipo no jugó bien, que su máxima figura no se encuentra y que si bien la Liga la tienen prácticamente en el bolsillo, la Champions League es un torneo completamente diferente y con ese nivel, simplemente no les va a alcanzar. Este Barcelona se va a llevar seguramente de nuevo la Liga, pero sin ser vistosos.

Ahora del otro lado, da gusto ver que al menos en lo futbolístico y luego de ver muchos clásicos donde nos han superado ampliamente, un Madrid que tuvo varias oportunidades de gol, que tiene en Vinicius un jugador que como prospecto y bien llevado puede dar cosas importantes y que al final terminan un partido con más de la mitad de la plantilla con jugadores españoles jóvenes. Sin embargo, da pena ver como un equipo con tanta grandeza, con señorío y abolengo, arrastre el nombre y la categoría jugando un partido sin huevos ni orgullo. Es así simplemente: falto de cojones. Ramos con garra pero sobrado en violencia, Kroos es la sombra del mediocampista campeón del mundo, Modric no pasa, no dribla y se le nota a disgusto en el campo. De los otros capitanes o titulares, Marcelo parece que no tiene pinta de jugar de titular en un tiempo cercano, siendo uno de los pilares en el ataque del Madrid, aun siendo defensa parece borrado, y por algo será. Bale, que se supone sería la estrella del equipo, no toca un balón, no hay disparos ni desbordes, del mal llamado “expreso de Gales”, no queda más que el recuerdo de aquel partido de Copa del Rey. Benzema salió en la semana a declarar que “ahora que no está Cristiano los goles le tocan a él”, y sí, es un estupendo futbolista, pero no es un delantero goleador que promedie 30 goles por temporada, no debe ser tan señalado, pero tampoco va a echarse el equipo al hombro.

Honestamente, luego de ver estos últimos partidos ante el Barcelona, es cuando nos podemos dar cuenta de cuánta falta puede hacerle Cristiano al equipo, en el partido de vuelta de Copa, el Madrid pudo irse con una ventaja de 3 goles a favor, pero ni Vinicius y Benzema concretaron, con “El Comandante” tengo la completa seguridad de que sería otra cosa; nos íbamos 3-0 ganando en el primer tiempo. Creo que lo más doloroso de los últimos partidos es ver a un Real Madrid morirse prácticamente de nada ante un rival que te metió los goles, pero que hizo poco para merecerlos.

Que los culés festejen y se sientan orgullosos de ganar la Liga y Copa, aunque permanezcan cegados y no se den cuenta que la fórmula y el respeto que se han hecho con los años de buen futbol que han dado, poco a poco se va perdiendo al tener que comprar jugadores que no rinden y ya no tener más Xavis o Iniestas en su cantera.

Al Madrid le queda únicamente ganar la Champions League para poder despedir un 2019 de forma decorosa, con mucho enojo de la afición y muchas dudas respecto a lo que se puede esperar en un futuro (cercano) si no se buscan dos o tres jugadores de peso y jerarquía, buscando un técnico que una al equipo y que unifique un vestidor que por el momento se encuentra completamente dividido.

También lea: La importancia de la humildad | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Nota Anterior

Combustible fósil | Columna de Ignacio Villarreal

Siguiente Nota

Gobierno de SLP calla ante escándalo ambiental de Draexlmaier