Enred@rte

El cine que incide en la vida juvenil | Columna de Jorge Ramírez Pardo

enred@rte

 

Fotos de Eliana Ramírez

En un ambiente íntimo  y cordial, en la Casa de Barrio de San Miguelito, el pasado viernes 7 de junio, dijo bien Fernando López, se hizo el estreno en América de “Papálotl” –Mariposa-, corto realizado por niños potosinos de la Escuela primaria Ciriaco Cruz Medina, de la colonia Santa Fe, que tomaron durante un ciclo escolar el taller de cine, armado y supervisado por la Cinemateca de Francia, dentro de la edición 2017 de Le Cinema cent ans de juenesse –El Cine, cien años de juventud-.

Al evento acudieron niños realizadores del cortometraje, familiares y profesores de ellos, periodistas y amigos. Estuvo también presente el poeta Alfonso Badillo, quien con su poemario “Cometa” y actuación, contribuyó a la realización del corto mencionado.  

Antes de la exhibición de “Papálotl”, Ricardo y Gabriel, los niños que acudieron a París, hicieron una revisión fotográfica proyectada con el recuento de las distintas etapas del taller de cine (apreciación, lenguaje fílmico, guion, equipo de cámara y encuadres, sonido, grabación y edición), de los rodajes realizado y las particularidades del viaje mismo y su participación en el evento internacional en la Cinemateca de Francia.

En un diálogo posterior, entre los asistentes hubo consenso en cuanto remarcar la importancia de la experiencia y cómo modificó en los niños talleristas su percepción del cine y su conducta que evolucionaron de la identificación de cine violento, atención dispersa y actitudes grupales hostiles, a la identificación y gusto por películas que se desconocían, la inspiración en ellas para la realización de su propio corto y, hacia el interior del grupo, un comportamiento cordial, iniciativa, creatividad y concentración para realizar prácticas fílmicas.

Testimonios

La mamá de Gabriel.- Fue una experiencia para él. Le gustó mucho, nos platica tanto del viaje a Francia. Para mí como madre es un orgullo, lo máximo.

Guadalupe, mamá de Ricardo.- Experiencia muy bonita para ellos. Es un orgullo que hayan representado a México en París. Se portaron muy bien como niños.

David, papá de Ricardo.- Es una experiencia para ellos y la familia muy bonita, en su futuro saben que tienen oportunidad, dicen ser alguien en la vida. Mi hijo me cuenta que le gustaría volver y conocer más.

Fabiola Carrillo, profesora de la escuela.- Son dos niños que siempre se les ha visto muy comprometidos, desde primero de primaria, ellos destacaron, y todo lo que se proponen lo han logrado. Esto parecía algo casi imposible y se logró.  El apoyo de los papás fue básico. Esta experiencia nos marcó a todos los que estuvimos en el proceso. En la Escuela Ciriaco Cruz hay un antes y un después desde que llegó el proyecto y parecía como un sueño, como algo que a lo mejor ni siquiera se iba a lograr, pero como se fue desarrollando vimos el crecimiento en los niños…, ya hablaban con términos cinematográficos y ya conocían distintos tipos de cine, desde el cine mudo de los hermanos Lumiere hasta cine mexicano e internacional. Hablaban de tomas, de primer plano, de plano americano. Me di cuenta que ellos ya percibían en el cine aspectos que no estamos acostumbrados a ver. Ya saben de cómo mover una cámara, editar, y ver qué hay más allá de su aula. También aprendieron que si me propongo algo lo puedo hacer. Para ellos y para sus papás es algo muy importante y que nos llena de satisfacción. Es algo que nos marcó en la escuela.

Poeta Alfonso.- Los papalotes forman parte de mi infancia. Me di cuenta que no era sencillo enseñarles a niños de hoy a hacer papalotes porque ellos nacen con el chip de la tablet y la computadora. La parte manual no es tan fácil. Fue divertida la parte lúdica con ellos, el juego con el papalote. Es un ejercicio de libertad elevar un papalote porque libera energías y permite momentos felices. Lo demás vino por añadidura, ellos ya tenían el plan de hacer un corto, el complementar el ejercicio cinematográfico fue algo muy grato. Jóvenes actores/realizadores a seguirse preparando, a leer y estudiar mucho.

Se revisaron otros cortos realizados por niños de distintos países y se coincidió en que hay un conflicto en cada propuesta argumental y el juego como elemento liberador acompañado por instantes de vértigo.

Que un taller de cine como este, aliado a la Cinemateca de Francia, tenga continuidad es un desafío redoblado. En la alforja hay un sobrepeso de presuntos patrocinios incumplidos y una cuantiosa deuda acumulada. Esta vez se cumplió contra pronósticos inhibidores y se fue a Francia como delegación que traía la camiseta puesta. Y…, para un futuro en prospectiva, quienes acudimos ya no somos los mismos.

@PEnredarteslp

Jorge Ramírez Pardo, enredarteslp@hotmail.com, periodista y cinematografista por la UNAM, descreído pero muy guadalupano, puma de corazón y convicción. Endeudado luego de un viaje y al borde del subempleo.

 

También recomendamos: Costa Gavras, un cineasta legendario y vigente | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Previous post

De cómo meterle el pie a la lucha contra la corrupción | Columna de Jesús Alejandro Tello

Next post

Aspirantes y profesionistas | Columna de León García Lam