#4 TiemposColumna de Los ColiseinosDeportes

Cinco hombres | Columna de Los Coliseinos

La catedral de la lucha libre

 

Hoy estrenamos columna: la del mejor analista de la lucha libre mexicana. Los Coliseinos lleva años escribiendo de lucha libre, con mucho prestigio en blogs, foros y redes sociales. La Orquesta se enorgullece de poder sumarlo a sus filas.

 

Atlantis

Su carrera es tan longeva que vio cómo todos los valores que representa pasaron de elogiarse a ser cuestionados. Leal, institucional, hombre de una sola empresa. Todo lo que odia el «millenial» y que asocia, injustamente, con alguien sumiso, sin vida, sin aspiraciones.

Tras salir avante de la guerra entre los iconos de las dos empresas líderes de los ochentas y tras un breve paso como rudo parecía que ya no había lugar a reinventarse. ¿Qué otra cosa podría hacer quien ya lo había ganado todo? La soledad era su destino.

La soledad de un hombre que se dio tiempo para salvar de la crisis a su empresa y ponerla en los primeros planos durante tres años consecutivos. Protagonista de la rivalidad más apasionante de la década, el verdugo del líder de su empresa y del futuro de la misma.

Cuando la mayoría de sus contemporáneos ya lucían tonos sepia, Atlantis seguía vigente, él no es vintage, fue protagonista de la presente década. Venció al tiempo, al guerrero y a su sombra, se quedó solo, muy solo, se separó de todos. No se lo perdonan.

Alberto del Río

Alberto no creía en nada de lo que la lucha libre mexicana consideraba sagrado pero sí tenía un credo, la preparación. Lo suyo no eran los dogmas, ni los misterios, ni las tradiciones. Alberto fue un profanador, el hombre que rompió el molde.

Alberto cuestionó al credo y su eficacia, se despojó de los dogmas, se atrevió a ser blasfemo y en el camino encontró el éxito. El único mexicano que durante esta década realmente alcanzó la cima dentro la empresa más importante del mundo. Es de la élite.

Técnicamente intachable, audaz, disciplinado y esmerado. Lo suyo no era irreverencia, lo suyo era blasfemia, cimbrar todo lo que la lucha considera sacro. Fue tal su éxito que se convirtió en paradigma. Ironías de la vida, el profanador terminó convirtiéndose en un predicador.

Pentagón Jr

Ningún otro luchador entendió al mundo globalizado como él lo hizo. No concibe fronteras, para él la lucha libre es una misma. Mientras otros buscaron redefinir a la lucha libre desde adentro, él no tuvo empacho en aceptar una definición que venía de fuera.

Pertenece a una generación que cree en un lenguaje universal, un esperanto de lances y castigos. Su éxito radica en su capacidad para complacer a diferentes públicos. Antepone lo espectacular sobre lo creíble, la virtud de lo inverosímil. Vender y comprar no son términos suyos.

Hecho a la medida de una generación dispuesta a ser bombardeada por más imágenes de las que pueden digerir. Es viral. Si su idioma no fracasa en donde lo han hecho todas las lenguas que pretendieron ser universales, podría convertirse en el paciente cero.

Rush

Hijo del rechazo, producto de la frustración, es ira contenida. Mientras otros buscan la popularidad, él la desprecia. Si Alberto y Penta cambiaron para complacer, Rush desistió de hacerlo. Cuestionó al sistema desde adentro.

Llevado al límite, rechazado por complaciente, un sobreviviente. En donde otros se hubieran hundido él encontró su inspiración. Rompió esquemas en el CMLL, desafió su estilo y formas, superó sus trabas y su sistema de castas e incluso se dio tiempo para crear la propia.

Rompió una racha en donde nadie obtenía el respeto total mientras permaneciera en el CMLL. De ese tamaño es su tesón. Sus triunfos no se miden con títulos, se miden con las barreras que rompió. Entre los jóvenes, es el más clásico en tiempos en donde serlo es un acto de rebeldía.

LA Park

Tapia supo construir un universo en donde él es el único que tiene dignidad, el único que defiende la esencia de la lucha libre, el hombre contra el que todos conspiran. Enemigos ficticios y reales, falsamente perseguido, no importa. Su versión es convincente.

Encontró un estilo de lucha que le es útil en cualquier arena, de hecho, no necesita de una lona ni de cuerdas para llevarlo a cabo, no miente cuando dice que él lucha igual en todos lados. Su poder es su capacidad de persuasión, su facilidad para ser el centro de atención.

Tiene el encanto de los falsos profetas, de algún modo nos convenció a todos de que su historia es cierta y que su estilo es incuestionable. No es el mejor pero actúa como si lo fuera, lo tratan como si lo fuera y lo recordamos como si lo fuera, él es su propio credo.

Creó un mito -algo irreprochable en la lucha libre-, creyó en su mito, nos convenció del mismo, creó una duda razonable y ahora hasta tiene feligreses. Para ser el mejor hay que actuar como tal. Tapia es ejemplo de ello.

Este texto fue publicado originalmente en www.twitter.com/loscoliseinos

@LosColiseinos

También lea: Falleció el luchador Villano III, víctima de un infarto cerebral

Nota Anterior

"La Culebra" ft. Botellita | Columna de Daniel Tristán

Siguiente Nota

Víctimas de trata llegan a SLP desde Centroamérica