#4 TiemposColumna de Héctor MoránDeportes

Ciclo nuevo, juguete nuevo | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

En esta nueva etapa de la selección mexicana tenemos mucho por el cual levantar el ánimo y empezar a creer que un nuevo destino y un nuevo camino se puede dibujar desde casa, hacia un destino desconocido.

Al fin parece que llegará un recambio generacional y con ello, empezar a dejar fuera a los de siempre, con los mismos resultados, pero que nos inflaban la cabeza hasta llegar al éxtasis de emociones y malgastar nuestro dinero en ilusiones absurdas y peor aún, perder nuestro tiempo creyendo en una generación que desde el 2010 no ha logrado nada.

Con la necesidad de cumplir con la regla 20/11 llegó desde Aguascalientes la nueva ilusión nacional, llamada Roberto Alvarado. Con cualidades muy parecidas a los de Héctor Herrera, hasta con rostro similar (bueno antes de su Otoplastia y Rinoplastia), pero esperemos en que con él si se cumplan las expectativas que se tenía con HH, que en algún momento casi sin darnos cuenta se perdió, pero no me malinterpreten, mi tocayo no es mal jugador, pero cuando empezó se decía que el United y Liverpool se desgarraban sus finos trajes por él y ¡cual! Parece que está condenado a capitanear al Porto hasta que sus piernas le aguanten y después mudarse a Estados Unidos.

Ves, Miguel Herrera, que no siempre el que te impongan una regla es el inicio de un mal camino, esto lo digo porque a inicio del torneo así lo presentó Peláez y compañía: “Es un chavo con un buen futuro, el cual nos ayudará a cubrir la regla 20/11”. Esas fueron las palabras del directivo cuando presentó a todos sus refuerzos de cara al apertura y miren en lo que se convirtió de manera sorpresiva ese chavo que solo ayudaría a sumar minutos de juvenil, entre él y Elías parece que son los encargados en llevar la cruz azul a buen puerto, este último también entre las novedades de la lista, pero su llamado ya llega un poco tarde, con 30 años y presente fenomenal pero sin mucho futuro, parece que pudiera arañar la oportunidad de asistir a Qatar o mínimo ayudar a los nuestros a que sí terminen asistiendo.

Otro chavo por el cual rezar sin importar religión para que su futuro sea igual de bueno como su presente es con Jonathan Gonzales, sin gran cartel llega este jugador a la convocatoria (bueno dependiendo, si es del norte tal vez lo tenga catalogado como el próximo Kanté, ya ven que los regios ven otra liga distinta a los del resto del país). Este chavo llega con carta de presentación el abrirse un lugar en el 11 titular del Monterrey, algo verdaderamente difícil para cualquiera si no eres extranjero y aún más si eres mexicano y canterano del equipo. Se escucha raro pero los regios son caracterizados por no darle mucha oportunidad a los juveniles mexicanos, algo que cambia drásticamente con los de torreón y que aportan a dos defensas que a pesar de su corta edad ya son titulares y con excelente nivel como lo son Arteaga y Abella.

Ellos junto a Lainez, Orbelín, Pizarro, Hirving y Erick Gutiérrez… es mejor aprenderse sus nombres porque parece que el presente y el futuro se debe ir recargando más en ellos.

Aunque estemos a 8 años de distancia, también es bueno ir planeando el mundial del 2022 en donde la selección será anfitriona, tal vez no demográficamente, pero no descarte que en ese mundial, si a México le llega a tocar jugar en EUA o Canadá parecerá una celebración del 15 de septiembre en tierras extranjeras.

Es bueno ilusionarse con nuevos nombres, nuevos rostros y hasta diferente discurso, lo que más me agrada de esta lista es el castigo a los “extranjeros” para que sepan el recambio generacional está a la vuelta de la esquina y se ponen las pilas o se ponen las pilas, porque ya no se aplaudirá que Chicharito y compañía jueguen los últimos 10 minutos con sus equipos y acá vengan a hacer el ridículo.  

También lea: Recuerdo de un conocido enemigo | Columna de Héctor Morán

Nota Anterior

Erotismo entre hombres a lo largo de la historia | Columna de Paul Ibarra

Siguiente Nota

El fanatismo, la marca del tonto | Columna de Alma Barajas