#4 TiemposColumna Emmanuel GallegosDeportes

Chivas, el equipo chico | Columna de Emmanuel Gallegos

Gambeta


El calificativo que se le da (erróneamente) a cuatro de los 18 equipos que conforman la Liga MX es el de ser un equipo grande. América, Pumas, Cruz Azul y Guadalajara son los llamados “Cuatro grandes” de México. Hace poco más de un año, Chivas ganó Liga y Copa y parecía que su papel o lugar dentro de las posiciones de jerarquía estaría cerca, quizá un poco más abajo únicamente que el que tiene las Águilas del América (el equipo con más campeonatos de Liga). Pero lo realizado el pasado viernes ante Xolos derrumbó por completo esa idea que muy ingenuamente cruzó por mi cabeza: se dice grande, pero actuó como equipo chico.

Miguel Jiménez (portero), Jair Pereira, Edwin Hernández, Juan Basulto y Benjamín Galindo Jr. (defensas), Gael Sandoval, Michelle Benítez, Oscar Macías, Edson Torres y Fernando Beltrán (media cancha) y Ángel Zaldívar (delantero), esa fue la alineación que mandó Almeyda al campo, apenas dos jugadores de peso dentro del equipo, unas dos “promesas” y otros tantos desconocidos mandó el que se dice ser el equipo más mexicano (y sí bueno, juega con puros jugadores mexicanos, en eso no hay objeción) para enfrentar un partido en una Liga en la que se despidió prácticamente desde la jornada pasada ante Veracruz, con quien perdió en casa.

Chivas decidió guardar sus jugadores “importantes” para enfrentar el día de hoy al Toronto FC en el partido de ida de la Liga de Campeones de la CONCACAF en tierras de la hoja de maple. Y bueno, con esta decisión presentaron uno de los peores conjuntos posibles para el mencionado partido de Liga. Y yo me pregunto, ¿era necesario realmente exhibirse y jugar con un plantel tan alternativo para el partido de Liga?, ¿el nombre de Chivas vale tan poco como para (a pesar de estar eliminados) mínimo jugar con la mitad del plantel que se considera titular?, ¿se puede ser grande actuando con una actitud tan temerosa y poco profesional?

Debo dejar en claro que el problema no es con los chavos que se pusieron los botines para hacer su trabajo, a final de cuentas ellos han seguido un proceso y si están registrados con el primer equipo es porque tienen la capacidad futbolística para pelear por un puesto; mi molestia es con quienes tomaron la decisión de actuar de manera tan poco profesional y hasta insultante a la hora de encarar un partido oficial. Un equipo que no tenía idea de cómo defender, porque nunca habían jugado un partido juntos. Un medio campo que no retenía balones y tampoco creaba jugadas ofensivas, así como una delantera que tuvo nulas oportunidades de gol, presa únicamente, de las decisiones que tomaron los de pantalón largo. El equipo fue exhibido, inoperante y francamente vergonzoso.

Definitivamente el conseguir el título de Concachampions sería de gran importancia para Chivas, no sólo por derrotar al equipo campeón de la MLS y coronarse campeones en un torneo internacional, sino porque equipos como América y Tigres (que se dice grande) no pudieron ante el potencial que presentaron los rivales del norte. Sin embargo, eso no borrará el pésimo campeonato que tuvo Chivas en Liga MX, el bajo nivel (que pese a todo) le ha alcanzado para superar las instancias previas de la Concachampions, sólo lo condenará a alargar un espejismo que se da con su llegada a la instancia final, el de actuar como equipo chico.

@Emmanuelcoatl ‏

También recomendamos: Corona de espinas | Columna de Emmanuel Gallegos

Nota Anterior

“Puto” o “puta” … el grito del mexicano | Columna de Alma Barajas

Siguiente Nota

El amor materno en la historia | Columna de Ricardo García López