Columna de Héctor MoránDeportes

Chapa de oro | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

México empieza una travesía más en busca de la grandeza: ya nos dimos cuenta que con las grandes potencias no podemos, luego de la terrible derrota contra Portugal, sin CR7, se terminó la experiencia de la selección en Rusia, en donde lo mejor que le pasó al Tri, o a los jugadores del Tri, mejor dicho, es que hayan firmado con clubes europeos antes de iniciar la competencia, ya que luego de un torneo muy gris por parte de los verdes, no sé qué hubiera pasado.

El más aliviado por esta situación fue Carlos Salcedo, quien luego de sufrir una lesión en el hombro, muy probablemente se hubiera quedado sin equipo.

Pero como el hubiera no existe. Un cuadro «B» del Tri inició un viaje más, ahora es en una tierra conocida, en donde los triunfos y victorias se suman al por mayor: hablo de Estados Unidos y la Copa Oro de la Concacaf.

Torneo muy triste a nivel espectáculo, pero muy favorable para la selección Azteca, ya que se convierte en la vieja confiable para conseguir algo en este verano que empezó muy sombrío.

El primer rival del Tri «B» fue la «Selecta» de El Salvador, en donde se complicó muchísimo el partido, pero luego de dos golpes de autoridad, se tranquilizaron las aguas.  

Lejos de ser dominante el equipo mexicano, tuvo que quemar tres cambios al inicio del segundo tiempo por no haber colocado jugadores que en el cartel parecerían titulares en esta selección «B»: Orbelín, Molina y Gutiérrez fueron la gran salvación de Osorio, rápido se notó su superioridad técnica por encima de los otros.

Pero malditas sean las rotaciones y el no colocar a los mejores dentro del campo: en el partido en contra de Paraguay se notó que estos tres tenían que estar en media cancha sí o sí, pero no sé qué pasa en esa cabeza llena de canas, que parece que para estar dentro de los 11 iniciales no necesitas ser el mejor.

Osorio, o mejor dicho Pompilio (auxiliar de Juan Carlos), terminó corrigiendo de buena manera porque se nos estaba viniendo la noche contra El Salvador. Sí señores, contra El Salvador, un equipo que ni siquiera está en el hexagonal final para pasar al Mundial, pero supongo que lo que importa es sacar el resultado y no tanto el funcionamiento, eso lo dijo Osorio, no yo, para que no me reclamen.

Con esto espero que Osorio y compañía les quede claro que ya deben de utilizar a los jugadores idóneos y no meter jugadores de medio pelo a la cancha, porque lo peor es que no los mete en su posición habitual, esto en ocasiones parece una «cascarita» de la categoría pony, que el entrenador te dice que te pongas en una posición y terminas haciendo todo, menos jugar bien al futbol.

@H_dmgz 

También recomendamos: ¡Osorio está loco! | Columna de Héctor Morán

Nota Anterior

Pese a fichaje en Bélgica, Beenhakker está orgulloso de Ochoa

Siguiente Nota

Equipos chicos, actuaciones grandes | Columna de Emmanuel Gallegos