#4 TiemposColumna de Daniel Tristán

Chabelo was right, México is dead | Columna de Daniel Tristán

LaguNotas Mentales

 


Escuché alguna vez a alguien decir que para vivir en México hace falta estar loco, borracho o las dos. Si bien contamos con una ubicación geográfica privilegiada (tenemos desierto, selva, bosque y las mejores playas del mundo entero) se vuelve un entorno hostil difícil de habitar. Estamos rodeados todo el tiempo de obstáculos y enigmas autoimpuestos que lo único que hacen es complicarnos la existencia, que en sí debería ser bastante llevadera.


¿Se ha preguntado, estimado lector, por qué tenemos ese talento de complicarnos lo que es tan sencillo? Algo nos sucede en el camino que pudiendo llegar a un sitio en línea recta y si obstáculos decidimos complicarnos la existencia. De que llegamos llegamos, pero en el doble del tiempo necesario y raspados por la terquedad de a huevo tomar el camino lleno de espinas.

Culto público, tengo una teoría y a continuación se la compartiré esperando que le sea de ayuda para quitar de su camino las piedras que lo hacen tropezar una y otra vez. Reflexionando acerca de este curioso fenómeno llegué a la siguiente conclusión: México está trabado por un simple y sencillo problema de comunicación. En otras palabras ESTAMOS CONFUNDIDOS.

Seguramente recuerda la letra de «El Reino del Revés», clásico de clásicos del eterno Chabelo. Aquella oda al sin sentido lanzaba frases como: «Me dijeron que en el reino del revés nadie baila con los pies, que un ladrón es vigilante y otro es juez». Vaya que suena escalofriantemente familiar. Pero vayamos por partes.

Al decir que nuestros conflictos, en gran parte, son causado por un problema de comunicación que crea confusión me refiero a temas insignificantes y temas de mayor magnitud. Es decir, desde nuestro día a día tenemos que lidiar con la confusión y la adoptamos como una constante que ya nos parece familiar y hasta normal. Por ejemplo, a todos nos ha pasado abrir el refri, ver un bote de helado de vainilla, abrirlo babeando de antojo y llevarnos la desagradable sorpresa de encontrar todo, menos helado de vainilla. El bote de helado podrá contener frijoles, caldo de pollo, mole, pozole, lo que sea… todo menos helado.

Algo similar sucede en los Oxxo, donde cuentan con dos cajas para abrir una, o en los supermercados que tienen 15 cajas pero no para abrir las 15 cajas. Tienen 15 cajas para dejarnos claro que les importa un bledo y abrirán solo 3 o tal vez 4. Y así nuestro día a día está repleto de mensajes en falso, como el de una Selección Mexicana de Fútbol diseñada no para ganar, sino para fracasar (y vaya que lo hacen bastante bien).

Pareciera que todo lo que es y existe en nuestro entorno estuviera sistemáticamente colocado en su sitio para realizar lo opuesto de lo que debería. Tenemos señalamientos de tránsito no para seguirlos, más bien para ignorarlos. Tenemos librerías no para comprar libros y leerlos, las tenemos para pasar por alto el hábito de la lectura y dejarle bien claro a esos libros que si existen es para resaltar nuestro promedio de 1.5 libros al año por mexicano, jamás para levantarlo. De no contar con esas librerías repletas de libros ordenaditos y nuevos nuestro valemadrismo como lectores quedaría anulado. Necesitamos contar con esos libros no leídos e ignorados para validar nuestra ignorancia.

Hablando de temas de magnitud nacional, así como en la legendaria canción de Chabelo, tenemos una policía que no está para cuidarnos, sino para extorsionarnos, robarnos y hacernos sentir desprotegidos. Contamos con una Constitución Política y un Código Penal para darnos el gustito de pasárnoslo por el arco del triunfo y desacatarlo, jamás para usarlo como código de comportamiento. No vayamos más lejos, ¡festejamos el día del trabajo descansando!

Compramos agendas o usamos el organizador de tareas del celular para hacer una lista de lo que no vamos a cumplir. No vaya a ser que en una de esas se nos ocurra hacer lo que no proponemos y eso representaría un desafío al sistema, ni lo mande Dios. Quedamos de vernos a las 9:00 para llegar súper quitados de la pena a las 9:45 amparados por mil pretextos, que si se enfermó el abuelito, que si el Uber no llegaba, que si el tráfico, el perro y las arañas.

Todo, absolutamente todo lo que nos rodea no está ahí para lo que si debería, está para lo que no debería. Compramos caminadoras y terminamos usándola como perchero, nos ponemos ropa deportiva para correr, pero por las caguamas o los tacos. Carajo, cómo no vamos a estar atorados y con el agua hasta el cuello si no aplicamos el sentido común y usamos las cosas exclusivamente para lo que son.

Y si aún duda de que mi teoría sea cierta lo invito a que salga a las calles y haga un análisis a profundidad de todo lo que está ahí para cumplir cualquier propósito menos el debido. Calles pavimentadas que lejos de ayudar a la circulación de los autos están ahí para llenarse de baches y, en efecto, entorpecer la circulación de vehículos. Centros penitenciarios que no ayudan a la reinserción social de los bandidos pues, al contrario, funcionan como universidades del crimen por si los angelitos no fueran lo suficientemente duchos para delinquir más y mejor una vez se vean liberados del encierro.

Tenemos alcoholímetros no para medirnos en el consumo, sino para consumir cantidades industriales de bacacho y terminar aflojando toda la quincena en mordidas para que nos dejen ir. Vivimos en un país donde un payaso es líder de opinión (Brozo) y un «líder de opinión» es el más insoportable de los payasos (Chumel Torres).

Ahora más que nunca estoy convencido de que vivimos en el reino del revés y aquí nada el gato y vuela el pez. Y estoy totalmente convencido de que es verdad, para vivir en México hace falta estar loco, borracho o las dos. Así que no me queda más que decir. Salud por lo que es para lo que no es y salud por este país sui generis que apapacha nuestro patológico funcionamiento basado en el uso de las cosas para el contrario de su propósito.

Abre una caguama con un tenedor y se la sirve en una taza de café

@DanielTristan

También lea: Perdónalos Miguel, sí saben lo que hacen (pero les vale madre) | Columna de Daniel Tristán

Nota Anterior

“Crónicas de la América profunda”: un libro para comprender a la clase trabajadora de derecha | Columna de Edén Ulises Martínez

Siguiente Nota

“Pinche”, teoría y practica | Columna de Óscar Esquivel