#4 TiemposColumna de Adrián IbellesDeportes

El cero constante | Columna de Adrián Ibelles

Playbook

La semana 8 de la NFL está tocando la puerta, y a estas alturas tenemos dos equipos con un horripilante cero en sus marcadores de victorias, y uno cuya única actuación decorosa, no lo salva de la debacle.

Seguro que cuando uno piensa en una escuadra capaz de llegar a la mitad de la temporada sin ganar un solo partido, se nos viene a la cabeza Cleveland, que históricamente ha sido un equipo incapaz de mantener temporadas positivas. Pues ahora sumémosle a San Francisco, que no encuentra un buen resultado tras el ocaso de Kap y la partida de Alex Smith (que brilla como nunca en Kansas), al igual que los Giants, quienes tras derrotar a Denver en la semana 6, volvieron a caer, ahora frente a Seattle.

La senda de la derrota ha enamorado a estos tres equipos, que se convirtieron en aduanas fáciles y rivales a modo para llevarse victorias al por mayor.

De los Browns no podemos esperar demasiado. El año pasado rotaron a cuanto QB pasó por su nómina (7 en total) gracias a las lesiones y a la pésima puntería de McCown y Griffin III, que no veían la hora para ser intercambiados a algún equipo más decente. La pesadilla se cimbró sobre los mejores del Draft, quienes eran conscientes de que caerían en manos de Cleveland. Así, el novato DeShone Kizer, designado como el QB titular, ha enfrentado una campaña con actuaciones decentes, sin conseguir aún la ansiada victoria.

De los 49’ers siempre se espera más. La historia pesa en sus hombreras, y en la esperanza de tener un nuevo Montana en las filas de San Francisco, Kyle Shanahan ha repartido el juego entre Brian Hoyer y ahora C.J. Beathard, novato que tuvo ya su primer inicio como titular, aunque con una línea defensiva que ha permitido 7 capturas de mariscal en dos juegos, y 3 entregas, estamos obligados a hacer el chiste sobre cuándo van a llamar a Kap.

Finalmente, los Giants están para llorar. Uno puede ver cómo el “joven” Manning tiene 2 anillos de SB por la misma obra y gracia que le ha dado los suyos a mariscales tan malos como Flacco. Lo peor vino tras la lesión de Odell Beckham Jr., pieza fundamental en el ataque. Sus fallos en goles de campo (7/10), y la poca efectividad para mover las cadenas (30/92 en terceras oportunidades) le tienen con una sola victoria, y esto frente a otro equipo del que da pena hablar.

Faltan nueve semanas para ver cómo se mueve esto, pero con Kansas y Patriots (5-2, ambos) en la Americana y los Eagles (6-1) dominando en la Nacional, nos esperan pocas sorpresas rumbo al SB LII.

También recomendamos: La promesa de Green Bay | Columna de Adrián Ibelles

Nota Anterior

From the attorney to the ‘fiscal’: expect few changes

Siguiente Nota

Más de 200 policías cuentan con procedimientos en la Comisión de Honor y Justicia