#4 TiemposSan Luis en su historia

Cédula del Virrey en la que ordena que toda la plata se deposite | Columna de Ricardo García López

San Luis en su historia

Investigador VI, en retiro, de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí

Expediente No. 5 -1593- 1596

Antes de iniciar con la transcripción de las diligencias ordenadas por don Luis de Velasco, virrey de La Nueva España diremos la razón de por qué el Virrey tomó la determinación de registrar todo el oro y la plata que tuvieran los habitantes del pueblo de San Luis de la Paz, Minas del Potosí de la Nueva España, este era el nombre que en un principio se le dio al pueblo que después se llamó solamente San Luis Potosí.

Sucedió pues, que al enterarse los mineros de Zacatecas de que para los rumbos del Valle de San Luis se descubrieron diversas minas que producían plata de muy buena calidad, se dieron prisa en venir a verificar tal rumor y el camino más corto y seguro era el que pasaba por las Reales Salinas, que hoy se llaman Salinas de Hidalgo. Los habitantes de las Reales Salinas, con la curiosidad propia de los seres humanos, les preguntaban a los mineros transeúntes que a qué iban a esas tierras inhóspitas, y, no faltaron quienes, como para demostrar que estaban muy bien enterados, fácilmente y, como decimos ahora soltaron la sopa.

Esta noticia corrió como pólvora y no tardó en llegar a oídos del Señor Cura de las Salinas, quien sabía perfectamente que era un pueblo con un reducido número de habitantes y que era atendido espiritualmente por los Frailes Menores o Franciscanos y obviamente no había un párroco, por lo que pronto se haría necesario nombrarlo. Sin pensarlo dos veces, salió velozmente a alcanzar por el camino a una de las caravanas de mineros que se dirigían al Cerro del Potosí. Llegando al incipiente pueblo, en el lugar que los recién llegados mineros habían, medio acondicionado, una capilla que no pertenecía a los Franciscanos y por lo tanto, en el futuro podría funcionar como parroquia.

El sacerdote que se llamaba Andrés Nieto por venirse tan de carrera de las Salinas, no tuvo el cuidado de traerse ornamentos ni vasos sagrados y para tomar posesión de lo que, con toda seguridad, más adelante sería la parroquia, era necesario, celebrar el rito de la Santa Misa y por consiguiente solicitó los sagrados ornamentos a los padres franciscanos, quienes se los facilitaron con toda generosidad. Celebró la Santa Misa pero con todo y eso le faltaba el nombramiento oficial de párroco que entrañaba cierta dificultad porque la jurisdicción a la que pertenecía Salinas era la jurisdicción de Guadalajara, tanto por lo civil como por lo eclesiástico, y la Jurisdicción de San Luis de la Paz Minas del Potosí de la Nueva España no pertenecía por de pronto a ninguna jurisdicción y era necesario que la capital del Virreinato determinara claramente la jurisdicción a que pertenecía el nuevo descubrimiento.

Así las cosas Nieto discurrió y determinó seguir una estrategia política y esta consistió en lo siguiente: de las explotaciones en las minas los mineros extraían algunos pedazos de plata que los mineros llamaban tejuelos (como si dijéramos tejas) y lo más seguro es que algunos de esos tejuelos llevarán incorporado oro. Maliciosamente y para inclinar la voluntad del virrey a que influyera para que el obispo en quien recayera la jurisdicción de la nueva parroquia hiciera recaer el nombramiento de párroco en Andrés Nieto, éste buscó que un minero amigo le consiguiera un tejuelo que además de tener plata tuviera incorporada una buena porción de oro, cosa que consiguió con cierta facilidad. Una vez con el tejuelo de plata con oro, emprendió el viaje a la capital del virreinato llevando cuidadosamente el tejuelo de plata y oro para inmediatamente que llegara a la capital del Virreinato entregarlo al Virrey en propia mano.

Así Luis de Velasco se enteró de que en las minas del Cerro del Potosí no solo producían plata fina sino también buenas cantidades de oro.  De este aviso nació la orden que se llevó a cabo con toda puntualidad y que a continuación transcribimos.

Las frases y palabras que se encuentran entre corchetes [ ] significa que en el texto original están muy manchadas o definitivamente desaparecieron porque el documento está roto y las dedujimos de acuerdo con el contexto.
He aquí la paleografía del documento.:               

MCDLXXXXIII
Diligencias fechas (sic) por mandamiento del Ilustrísimo Señor don Luis de Velasco, Visorrey (sic) De La Nueva España para que no se saque plata de este pueblo hasta saber si tiene oro.

Alcalde Mayor Juan López del Riego                                                              

Escribano Juan de Monrroy.

También recomendamos: Los esclavos negros en Europa y América | Columna de Ricardo García López

Nota Anterior

Delirios de “Grandeza” | Columna de Emmanuel Gallegos

Siguiente Nota

Mi madre, como un Dios | Columna de Ricardo Sánchez García