Estado

El carruaje de Benito Juárez que le quitaron a Salinas

La pieza hoy reposa en la capital potosina, los salinenses la quieren de vuelta

Por Redacción

Salinas está lleno de historia. Pese a ser un pequeño pueblo, enclavado en el desierto del altiplano potosino, de una u otra forma ha estado en pasajes de la historia nacional, como los del gobierno itinerante de Benito Juárez el benemérito de las américas, quien antes de establecerse en la capital de San Luis Potosí, estuvo en la Casa Grande de Salinas, hoy Centro Cultural.

Según José de Jesús Hermosillo y Medina, quien desde el año de 1999 se convirtió en cronista vitalicio del municipio de Salinas, Juárez llegó a Salinas en febrero de 1867, en su carruaje, proveniente de Zacatecas de donde venía huyendo por la sorpresiva entrada del ejército conservador.

Al llegar a Salinas, el carruaje estaba averiado de una rueda y tras habérselo comentado al administrador en turno, de la hacienda salinera este le prestó uno propiedad de la casa, para que continuara su viaje a la ciudad de San Luis Potosí. Tras ser reparado, se hizo el intercambio.

Por alguna razón extraña, tal vez el misticismo en torno a Benito Juárez, a pesar de no tener la certeza de que realmente se trataba del mismo carruaje o si solo represente un testimonio del tipo de transporte de la época, a petición del gobernador Rocha Cordero, fue enviado para colocarlo a la entrada del hoy Museo Francisco Cossío, en un sitio casi a la intemperie.

En el 2006, el Ayuntamiento de Salinas solicitó la devolución del carruaje a la Casa Grande, petición que concedió el gobernador Marcelo de los Santos Fraga, pero la Secretaria de Cultura hizo un documento de comodato, con el cual el vehículo no pudo volver a Salinas.

Actualmente esta pieza de la historia salinenses se encuentra en la capital potosina.

La expresidenta Adriana Vega dio una tibia defensa del patrimonio histórico que es de los salinenses, ya que a pesar de que algunos ciudadanos, como Salvador Alfaro Muñiz, reunieron 700 firmas para solicitar la devolución del carruaje hoy está muy lejos de Salinas.

También recomendamos: No hay lana; para rehabilitar museos de SLP: Herrera

Nota Anterior

Uber, de héroe a víctima | Columna de Víctor Hernández

Siguiente Nota

Los alias de los candidatos | Columna de Oscar Esquivel