Tercera Llamada

Un capo con uniforme | Columna de Jorge Saldaña

Tercera llamada

Érase una vez un macho alfa, lomo curtido, panza de músico, cachetes de sopla vidrio, nariz de chile relleno, raza de bronce, brazos de camionero, sed de pirata, uñas largas y de acero, conquista a todas, harto billete, todaslaspuedo, manos de seda, tiro con chanfle, mirada de halcón, bucanero de tempestades, de diferentes calibres maneja las metralletas, amigo de los temidos y temido por los amigos.

Es el titular del mando único de la Zona Media, se llama Arnulfo Urbiola Román y se siente el Rey León de la tierra de Dios y María Santísima, dueño de todo lo que se alcance a ver desde el punto más alto de la sierra hasta más allá de los límites de Cárdenas.

Para mayor referencia es paisano, cómplice y encargado de la seguridad de Óscar Bautista, el diputado con vergonzosa licencia. El bigotón padre de aquel noble muchacho que prende sus cigarros con billetes de a 500 nada más “pa que se vea que hay”.

Es aquel general con el que Cochiloco “si quería pedo” cuando cumpliendo su deber, policías estatales le tuvieron que decomisar una camioneta irregular al ahora ex legislador presunto y ridículo dueño del famoso satélite electoral.

Arnulfo es el Capo di tutti cappi, El Padrino de cada accidente, de cada grúa, de cada servicio de emergencia, de cada traslado de reos.

No hay una hoja de papel moneda ilegal, ni de ninguna otra hoja de “planta medicinal” que se mueva por su territorio sin que don todopoderoso Arnulfo, lo sepa.

Por si le parece poco, Culto Público, prepare sus mejillas para el bochorno, porque apenas vamos comenzando.

El Mufasa de Rioverde, el jefe de jefes, el protegido del General Gutiérrez (y por lo tanto por Dios Padre) también es un próspero empresario. ¿De qué? Pues prácticamente de todo.

Con decirle que hasta se apropió de una mina ubicada en el kilómetro 187, por ahí en los límites de Rioverde y San Nicolás Tolentino y de donde extrae ilegalmente arena sílica que le vende a la empresa Cemex a precios de locura, y es que, sin tener que pagar impuestos ni permisos pues cualquier negocio es boyante.

¿Usted cree que le importan las molestias que causa a los habitantes de las comunidades de esa zona que están inconformes por el constante paso de grandes camiones durante casi toda la madrugada?

Al primero que se queje se le aparece una pistola en la frente y una amable advertencia de mantenerse “calladito”.

Esta mina ilegal, tiene cerca de 50 empleados, pero bien haría el delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social en darse una vuelta, porque del medio centenar de trabajadores ninguno cuenta con seguridad social, tampoco se les paga aguinaldo o vacaciones, mucho menos a tiempo y qué decir de las condiciones tiránicas a las que tienen que enfrentarse. Unos por necesidad, otros por miedo y otros más por ambas razones.

Ahora bien, que si otros delegados como los de la PGR, algún general de la Marina, el Ejército, de la Secretaría de Economía y hasta el SAT quieren aprovechar el viaje a aquella tierra que huele a naranja y a café, podrían darse también una vuelta a las empresas de transporte San Barón, Río Roma y TSB Materiales, seguro habrá importantes hallazgos en cada materia. Todas por cierto son parte del corporativo del Macho Alfa.

Claro, les advertimos que no deben ir solos, ni temprano, a buscar al empresario, líder y jefe policíaco, primero porque siempre anda bien custodiado por gente armada hasta los dientes que se trasladan en caravanas de camionetas blindadas y que no dejan que ni las moscas se acerquen al Patrón y segundo porque no se levanta temprano.

Por cierto, un dato curioso: todos sus escoltas se deben llamar “Iván” porque a ellos se refieren como “El Tal… Iván… y el tal Iván…” ¿Qué extraño no?

Otro dato que cualquier policía honesto puede comprobar y que el jefe del Ejecutivo en el Estado con una llamada puede solicitar para saber quién es en realidad Arnulfo Urbiola Román: los camiones que utiliza en la mina que explota sin permiso, tienen los números de serie “cambiados” y solo por poner un ejemplo, una maquinaria marca Caterpillar propiedad de Urbiola, tiene el número de serie de un Tsuru robado. Así de ese tamaño se las gasta.

Sobre el negocio de los accidentes carreteros en la zona, que no son pocos y que de inmediato le reportan a “papá Arnulfo” ya le contaré en otra entrega, pero le adelanto que las grúas y las pensiones son propiedad también del mal elemento, y si se tiene la mala suerte de caer en sus garras, no espere que su camión o camioneta tenga las mismas partes y refacciones con las que chocó, porque se llevará una sorpresa. Las piezas buenas se quedan en la pensión, las malas usted se las lleva.

Espere más datos de esta joyita de funcionario-capo tolerado que hace de las suyas en una de las más bendecidas regiones de nuestro Estado. Créame, sobran las historias de terror.

Bemoles

¿Pizzuto candidato de MORENA?

Para los que les gustan las apuestas electorales, aquí un dato interesante: desde hace unas semanas el mismísimo Andrés Manuel López Obrador ha sostenido serias y repetidas conversaciones con el expresidente municipal Guillermo Pizzuto Zamanillo, con la intención de convencerlo para contender por Morena a la alcaldía de la capital en 2018. Dicen que al ingeniero no le desagrada del todo la idea y que está esperando el resultado de una encuesta que medirá su nivel de conocimiento contra el del notario Eduardo Martínez Benavente. Cualquiera de los personajes podría dar la sorpresa en el 2018, sobre todo si se considera el descrédito de los partidos “tradicionales”. Apunte el dato, Culto Público, y recuerde que lo leyó primero en La Orquesta.

Previous post

Religiones y representaciones simbólicas de las prácticas homoeróticas | Columna de Paúl Ibarra

Next post

#Exclusiva | Habla Manuel Barrera tras videoescándalo y reitera: "no me voy"