#4 TiemposColumna de Adrián IbellesDeportes

El calienta bancas | Columna de Adrián Ibelles

PLAYBOOK

En este espacio he procurado encumbrar a los héroes anónimos, los underdogs, esos paladines que han iluminado a la NFL con su talento (tan espontáneo como efímero).

De ellos podría mencionar a Malcolm Butler, Tony Romo, Demarco Murray, Colin Kaepernick, Devin Hester, Johnny “Football” Manziel, o Adam Vinatieri, este último, eclipsado por su misma posición.

Y es que la tragedia deportiva me llama, sobre la lucidez de aquellos que no dejan los reflectores.

Ahora toca el turno de uno de los QBs más interesantes de la liga, no solo por su recorrido, sino por su incipiente resistencia al fracaso.

Mark Sánchez (30) ha militado en muchos equipos, Eagles, Jets, Cowboys, Broncos y ahora Bears. Pero algo hay en él que simplemente no termina por hacerse valer como titular. Ya le tocó ser opacado por Tebow, por Vick, Mcelroy, Glennon y ahora por el novato Trubisky, cuya carrera se antoja de grandes luces.

Así, Sánchez pasó de ser suplente, a suplente del suplente, uno de los puestos que más demeritan su trayectoria, de 9 temporadas, 15,219 yardas y 86 Tds (y mismo número de intercepciones).

En la última, la peor de su carrera, no vio acción en un solo partido como titular, lanzando apenas 10 pases en dos partidos, esto con Dallas. En Denver solo ocupó un casillero y su lugar en la banca, no jugó nada; después fue recibido por los Cowboys, y de nuevo despedido, para terminar como segundón en Chicago, o por lo menos hasta el ascenso del novato del momento.

El football es de merecimientos. También de orgullo; quién termina el partido con el uniforme más limpio es el que menos aplausos merece. El esfuerzo se mide constantemente, y si el desempeño no cumple con las expectativas de los coaches, no tiene mayor caso esperar un milagro; de esos hay muy pocos en la historia del emparrillado, y parece que para el 5º seleccionado del draft no habrá mayor futuro que seguir compartiendo consejos con los novatos, calentando a los receptores y corredores, y jugando con sus esperanzas de volver alguna vez.

@Adrian_Ibelles 

También recomendamos: El debut soñado | Columna de Adrián Ibelles

Nota Anterior

The activist who talked about overthrowing the system, now wants to be an independent candidate

Siguiente Nota

No Arzobispo, no | Columna de Paúl Ibarra