Tercera Llamada

Borrego de oro y valió barriga, gobernador. Columna de Jorge Saldaña

 

TERCERA LLAMADA

Por: Jorge Saldaña

Si le parece bien, Culto Público, dejemos para el final el desánimo, la incertidumbre y el desencanto contagiado del norte por el reciente triunfo electoral del nefasto Donald Trump.

Solamente le recuerdo que los mexicanos no somos los damnificados directos de la elección del payaso copetón (me refiero a Donald para que no se confunda) seremos, si acaso, víctimas colaterales de una crisis que se avecina pero que, como el Huracán Patricia, puede desvanecerse antes de hacernos daño.

Preocupémonos primero por lo inmediato y cercano, curemos lo que duele hoy en nuestra comunidad, atendamos los dolores presentes y no lloremos por anticipado las dolencias del mañana, en pocas palabras: no lloremos antes del garrotazo.

Entre el desmedido interés respecto a la elección del presidente del país del norte, parece que se nos olvida la tormenta local, y no me refiero a los chubascos que paralizan la ciudad (enemigos mortales de los puestos de revistas y los lavadores de autos independientes) sino a la tormenta política que silenciosa amenaza con vientos de saqueo y relámpagos de ingobernabilidad.

Solo porque sé de cierto que Fernando Toranzo Fernández, ese personaje que de médico fue exitoso y que como gobernador un fracaso, se la pasa en solitario criando pollos (sin connotación política) retirado como un ermitaño barbón y en mangas de camisa fabricando de forma artesanal muebles pequeños y accesorios de ornamenta, es que no lo incluyo en la ecuación perversa que se cocina para los próximos años en perjuicio de una generación más de los hijos de esta muy noble tierra.

No es de sorprenderse, el Gobernador Carreras no supo desde el inicio de su gestión elegir, pero sobre todo amalgamar y ordenar a los que le acompañan en la muy difícil labor de gobernar. Su astucia, su nivel académico, su gentileza y hasta su probidad, no le han alcanzado para transmitir a su equipo hacia dónde apunta la aguja que para Juan Manuel signifique la orientación del puerto.

Al menos Toranzo, inmerso en su locura, preguntaba a manera de chascarrillo a su chofer “para dónde esta Valles, Juanito”. Carreras en cambio (y que conste que la frase no es mía) confunde el mal genio con el carácter, por eso también golpea la mesa e impone severos castigos verbales a sus allegados, sin embargo pronto se le pasa el mal humor y los perdona, los deja seguir y, generoso, otorga oportunidades que al parecer nunca se agotan.

No es que no haya nada bueno que contar sobre la administración Carrerista, y he decir que este reportero le reconoce sin regateos importantes logros, no obstante la pregunta que ronda por mi voluntariosa mente es ¿Hacia dónde va el gobierno? y ¿Cuáles son los motivos genuinos de los que integran esta administración?

Con un jefe a momentos gruñón, pero que lo perdona todo, los que tragan más saliva y por tanto comen más pinole, ya le han tomado la medida, y han iniciado a hacer de las suyas.

¿Qué se esperaba? El gobierno que heredó Juan Manuel está plagado de panistas, herencia añeja de Marcelo de los Santos. También pululan cientos de burócratas con sello Toranzo y con sello de Cándido, eso sin contar los que tienen sello de mujer (es decir, la ex mujer del ex mandatario de cuyo  nombre prefiero no acordarme)

En tono de broma, pero con un fondo muy serio, muchos analistas coinciden en que el único auténticamente carrerista del gabinete es Juan Manuel, y en solitario poco puede hacer para enderezar un barco que tiene enterradas siete anclas.

Por eso, porque a los más leales a Carreras se les rebasa o se les compra, es que en la Auditoría Superior el jefe del Ejecutivo no ha podido hacer cambios.

Por eso Manuel Abraham Reinhardt Guerrero, hace lo que se le viene en gana y pacta, negocia y regentea a su contentillo lo que ocurre al interior y exterior de la Auditoría, porque sabe que frente a la influencia de su verdadero patrón, Cándido Ochoa, el gobernador ya dobló las manos.

Por eso en el Congreso del Estado los diputados ya ni las llamadas le contestan al Gobernador sin antes  acordar con Fernando Chávez, Manuel Barrera o el multimencionado Cándido Ochoa Rojas.

Por eso el Triunvirato ha vuelto, porque de los 16 magistrados en el poder judicial al menos 9 le deben la posición a Ochoa.

Por eso se dice que en el Congreso local también está inmerso hasta el cuello el diputado federal del partido Verde, que a través de Manuel Barrera se hace presente en cada acuerdo o negociación de relevancia para el Estado. ¿Qué podemos esperar si Barrera Guillén hasta la camioneta le conduce a Cándido cuando éste visita la capital?

Por eso en los próximos días Fernando Chávez Méndez ocupará la presidencia del PRI en el Estado haciendo un lado a Martín Juárez Córdova, al que la fe puesta en su persona por parte del Güero Carreras no bastó para que las patas de los caballos (y las yeguas) le pasaran por encima.

Así, sin partido, sin Congreso, y sin mano dura que retenga el poder que por mandato popular debe ejercer ¿Qué tan lejos podrá llevar Juan Manuel Carreras al Estado? ¿Con quién se tendrá que pactar políticamente en San Luis?

Mientras tanto el gabinete aparenta obedecer a Carreras, pero en realidad están obedeciendo a otro amo, idolatrando a un ídolo falso, venerando a un borrego de oro, que no les promete trascendencia pero les promete riqueza.

Ni modo, es de comprenderse, los de mayor habilidad y pericia, se están comiendo a los que no tienen ni ápice de idea de lo que se trata el asunto, revisemos los perfiles y sus acciones, a falta de proyecto cada vez más secretarios son motivados por hacer negocio que por hacer historia, la construcción personal de cada uno de los colaboradores lo comprueba y lo mundano hasta el momento aventaja a la nobleza, y si es así pues ya valió barriga señor…gobernador.

¿En qué ayudamos? háblenos, no somos extraños, somos los potosinos que creímos en usted, no nos haga a un lado.

BEMOLES

DOCTORES RICOS, PACIENTES MUERTOS

Mientras en el Hospital Central los quirófanos no pueden ser desinfectados, no hay dinero ni para gasas, el Paracetamol se parte como la hostia para que alcance a todos y los pacientes se enferman más de lo que ya estaban, el director del nosocomio gana nada más que 170 mil pesos mensuales más bonos y gastos. Una raya más al tigre del Sistema de Salud en el Estado que al parecer fue diseñado para enriquecer burócratas y reducir el número de enfermos y pues cómo no los van a reducir si muchos de ellos mueren…Hay más de estas tristes historias también en el Hospital de Valles y en el Hospital del Niño y la Mujer, mientras tanto hay de dos sopas, la de agua y la de ajo. #ProhibidoEnfermarse

SOBRE TRUMP

La tristeza y el desánimo gringo contagió a los mexicanos, signo de los tiempos y de la velocidad informativa, los de raza de bronce nos sentimos ofendidos y hasta enojados con la decisión de los vecinos, tema que debería desde mi punto de vista preocuparnos menos y animarnos más. El vecino decidió tomar veneno, busquemos nuevos aliados y tomemos la oportunidad hija de la crisis para darle un nuevo valor a nuestra independencia y soberanía, alejémonos en lo posible de los enamorados de la imagen y demos un paso atrás al patíbulo. 2018 está ya muy cerca. #PintoMiRaya #HaganSuMuro

Previous post

Guillermo Padrés anuncia en un noticiero que se entregará a la PGR

Next post

No apaguen la luz, Ayuntamiento se queda sin focos