#4 TiemposColumna de NefroxDeportes

Arranca 2019, vamos a volver | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

 

Hoy, justo hoy, Atlético de San Luis salta a la cancha de manera oficial en este 2019. Hoy arranca el torneo más importante para esta nueva franquicia, el torneo del sueño.

Pocos lo pensamos, pero hoy Atlético de San Luis saltará a la cancha allá en Zacatecas como el campeón a vencer. El equipo logró el medio boleto y aunque algunos despistados pensaban que el título significaba el ascenso automático; muchos sabemos que solo vale el derecho para jugar la final de ascenso y es justo esa meta la que el equipo debe fijarse ahora.

Atlético de San Luis llega con las ventajas y desventajas que cada campeón ha tenido: fue el último equipo (junto con Dorados) en irse a descansar y uno de los últimos en regresar a los entrenamientos; el equipo prácticamente es el mismo y el modelo de trabajo ya es conocido por sus jugadores. Desafortunadamente, también es conocido por sus rivales y todos los equipos van a buscar vencer al rival que lleva la ventaja.

Hay que decirlo, nuevamente Atlético de San Luis no parte como el favorito del campeonato: una vez más en el papel se ve superado por equipos como Juárez, Dorados y el mismo Zacatecas; San Luis no se ve como el equipo que pueda romper la liga, más bien se le ve como el que puede volver a dar la sorpresa.

Sin embargo, la afición solo espera una cosa para este 2019: ¡ascender! Cualquier otro resultado será un fracaso para un equipo que ya ilusionó a sus seguidores. Hoy comienza el camino más pesado, hoy las ilusiones regresan y, allá en la cancha de los Mineros, puede comenzar a escribirse una historia maravillosa o un torneo que se recuerde como una pesadilla del “ya merito”.

Venga 2019, venga Atlético de San Luis, que este año sea el regreso, que este año se convierta por fin en el soñado “¡volvimos!”.

@Nefrox

También lea: Adiós 2018 | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Nota Anterior

#Editorial | El alcalde no trae nada

Siguiente Nota

La derecha potosina | Columna de Óscar Esquivel