#4 TiemposCampo expandido

Arqueología Infantil | Columna de José Antonio Motilla

Campo expandido

 

Arqueología infantil. Pequeñas ciudades para grandes habitantes, es la última producción de “Three Monkeys Teatro” y El Rinoceronte Enamorado. Nos ofrece una prospección de carácter arqueológico por las prácticas de la niñez de una generación que nació y creció en las décadas de 1980 y 1990. El proceso de inmersión en la pieza comienza desde el ingreso al espacio teatral, en donde el público transita por una instalación hecha con diversos elementos lúdicos que preparan al espectador para retroceder a su infancia y por supuesto para descolocarse de su cotidianeidad.

Al entrar a la sala nos encontramos con un pequeño escenario en donde están dispuestos un par de estantes, una mesa, diversos juguetes y elementos propios de la generación que nos ocupa, mismos con los que los actores interactúan con el público, haciéndolos parte importante de la puesta en escena.

En el argumento de la obra cada actor reconstruye su infancia, vivida desde puntos y contextos distintos de la ciudad, lo que nos ofrece un panorama amplio que contrasta y matiza las diferentes experiencias. El efecto es acertado ya que el espectador se reconoce en lo narrado y le posibilita reconocerse en las vivencias y a su vez, conforme la obra avanza, se instala un sentimiento de nostalgia, de vacío, al reflexionar sobre cómo hace tres décadas se vivía la ciudad, el espacio público, los vínculos con los vecinos, con los amigos, y como las nuevas generaciones experimentan su presente desde condiciones completamente distintas. Al finalizar la obra, o como último momento de la misma, los actores invitan al público a un espacio contiguo a interactuar con diversos juegos y objetos.

La puesta en escena, escrita y dirigida por Caín Coronado fue beneficiada por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. El reparto está integrado Irma Hermoso “Luna”, Isaí Flores y el mismo Coronado, los tres artistas con una notable trayectoria. La dramaturgia de la puesta en escena fue hecha ellos mismos.

En definitiva, Arqueología Infantil es una obra de alta calidad que toca fibras sensibles para un generación que se enfrenta al derrumbe de una serie de dinámicas que contrastan completamente con las prácticas contemporáneas, es decir, aquello que para esta generación fue su infancia, su experiencia en la ciudad, su vida cotidiana, ha cambiado sustancialmente. El juego, el espacio, y en términos generales la manera en que la ciudad es vivida, en los últimos años ha adquirido una connotación radicalmente distinta.

La pieza evidencia la calidad y el claro potencial que tiene el arte escénico en lugares periféricos como es el caso de San Luis Potosí, México, en donde espacios como “el rino” y colectivos como Three Monkeys Teatro demuestran de nueva cuenta que es posible ofrecer productos culturales originales, inteligentes y de alta factura.

De nueva cuenta El Rinoceronte Enamorado acierta al ofrecer al público contenido de alta calidad, que permite adentrarse en una sugerente experiencia estética y que definitivamente permite al espectador cuestionarse sobre su cotidianidad ¿Qué es el arte sino una manera de pensar y repensar nuestra situación?

En estos tiempos difíciles, de grandes incertidumbres, de crisis humanitarias y en donde nuestra vida cotidiana implica naturalizar o normalizar la violencia, ¿no es acaso el arte y en específico el teatro uno de los últimos reductos a través de los cuales podemos repensar nuestra condición y porque no, intentar transformarla?

Fotografías: Nacho Solahegui, Registro con luz.

@jamotilla

También lea: Visceral Encapsulation | Columna de José Antonio Motilla Chávez

Nota Anterior

La penúltima batalla | Columna de Adrián Ibelles

Siguiente Nota

En defensa de la rutina | Columna de Dalia García