#4 TiemposColumna de Héctor MoránDeportes

Aquí vales lo que cobras, o te vas a tu casa | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

 

Ahora sí, cuenten los días y las horas que faltan para llegar a Atlanta para el próximo Súper Bowl.

De aquí en adelante empieza lo bueno, los mejores, enfrentando a los mejores, y nada mejor como abrir la ronda de los duelos divisionales con los Potros de Indianapolis en contra de los Jefes de Kansas City; Andrew Luck vs Pat Mahomes.

Según Las Vegas salen por 7 puntos de ventaja los de Kansas sobre los de indiana, pero señores, esto son los playoffs y aún más con el resultado de las jóvenes promesas en la ronda de comodines que terminaron de tres – tres fuera (Trubitsky, Jackson y Watson), en donde se vio perfectamente que el dicho que dice: “la liga la dominan los QB`s jóvenes” es totalmente falsa.

Los tres tuvieron la importante ventaja de jugar como local. A fin de cuentas dos de ellos, Watson y Jackson, enfrentaban a equipos a los que ya habían vencido en el transcurso del calendario regular y un tercero, Trubitsky quien ganó sus últimos ocho inicios de temporada, pero nada de eso importó.

Más importante aún, los tres contaban con el respaldo de tener a tres de las cuatro mejores defensivas de la liga, sin embargo los playoffs han sido considerados históricamente, una época en la que las defensas importan más de lo habitual y siendo sinceros, las tres hicieron el trabajo… relativamente.

La NFL es una “liga de quarterbacks” y en ese sentido, los tres debutantes quedaron a deber. Texans, Ravens y Bears se combinaron para 39 puntos. Watson, Jackson y Trubisky completaron, en total 69 de 121 intentos (57%) para 732 yardas (244 yardas en promedio) con cuatro touchdowns, dos intercepciones y fueron capturados en 12 ocasiones.

Mal augurio se deja ver para Pat Mahomes y compañía, aunque en el papel se enfrentan al rival más débil de la ronda, será un juego de ganar para empezar a generar una nueva época de HC-QB como Brady- Belichick, pero ahora Mahomes-Reid, o morir en el intento.

Los Vaqueros aunque muchos piensan que llegan como víctima, no los veo tan distantes ante unos Carneros que llegan muy a la baja luego que de los últimos 6 juegos tienen un récord de 3-3, con Jared Goff que se ve muy mal sin Todd Gurley que desde la semana 15 se encuentra lesionado y a eso hay que agregar que descansaron la semana pasada, Gurley, Goff y compañía llegarán a la baja y con ritmo cortado, mientras los Vaqueros que con la contratación de Amari Cooper y la sobriedad de Dak Prescott a la hora buena, ósea en el 4rto cuarto, a hecho una ofensiva muy balanceada, junto a una defensiva siempre aguerrida como de costumbre para los de Dallas, llegan muy bien para por fin dar el salto de calidad, y yo creo que no sería ninguna sorpresa que en Los Ángeles, terminen victoriosos los de Dallas.

Hazte a un lado Rocky. Filadelfia ahora le pertenece a Nick Foles.
Llegó la hora de hablar del QB más infravalorado de la historia, salir de la banca en playoffs, llegar y ganar un SB no es nada fácil y menos si tenias a Tom Brady en frente, ahora lo vuelve hacer, aparece en un equipo en declive como lo era Filadelfia con Wentz y los termina metiendo a la ronda de comodines para terminar derrotando a una de las mejores defensas en la liga como lo son los Osos de Chicago. Ese es el material con que se construyen las estrellas. Filadelfia es la única franquicia en la historia en hacerle el feo a un MVP de un Súper Bowl, y eso que el hermano menor de los Manning sigue viviendo, de haberle ganado dos SB a Brady. Foles quedará libre a final de temporada y parece que lo que haga de aquí en adelante es para sumarle más ceros a su próximo contrato multimillonario en otro equipo, con todo y ese desprecio en la espalda del número 9, no será ninguna sorpresa si terminan llegando de nueva cuenta al súper domingo.

Ya por último Brady vs Rivers, con la gran incógnita que siempre representa Philip Rivers, un gran QB con números que lo podrían catapultar al salón de la fama, pero con un récord de 1-5 en estas instancias de la temporada, para que me entiendan, es el Cruz Azul del americano. 15 años en la liga y cero anillos, ahora parece que es hoy o nunca para Rivers y los cargadores luego de que estaban armando el mejor año de su historia, hasta que se toparon con Jefes, Carneros y los Santos de Drew Brees, quienes representan 3 de sus 4 derrotas en esta campaña, algo muy malo ya que en su camino al Súper Bowl se tendrán que enfrentar con alguno de estos monstruos, claro sin olvidar a Brady y compañía, aunque para ganarle a Brady es ahora o nunca, ya que al parecer, estos son los peores Patriotas desde hace mucho tiempo, mínimo de los últimos 10 años, en la cual sustentan la racha de al menos haber llegado a esta ronda divisional, recordando que la última que perdieron fue en el 2010 contra los Jets del Mark Sánchez… cuando doy este dato ya no se siente tan indestructible la dupla Brady- Belichick.

Para muchos es ahora o nunca (Rivers y Brees) y para otros es hora de demostrar que están para cosas grandes como Dak y Mahomes, pero lo que realmente se verá es el gran espectáculo que es la NFL aún y con todos los problemas extra cancha.

También lea: Qué bueno que ganó el América | Columna de Héctor Morán

 

Nota Anterior

Con obra, Xavier Nava paga favores políticos

Siguiente Nota

Cuidado, Martino | Columna de Arturo Mena “Nefrox”