DeportesRudeza necesaria

Apuntes (que nadie pidió) sobre la liguilla | Columna de El Mojado

Rudeza necesaria 

Xolos: Fue superior a Monarcas en 180 minutos y por eso alcanzó el pase a las semifinales. Aunque no fue el equipo más brillante del torneo (aunque para ser justo, ¿quién lo fue?) sí fue el equipo que hizo más puntos en el campeonato. Tijuana pudo vencer a un Morelia que era peligroso precisamente por haber clasificado de último minuto y después de salvarse del descenso. Ahora, se enfrentará a Tigres, por lo que su ventaja de haber sido superlíder se diluye, al tener que encontrarse con el que llega como el rival más complicado a los últimos cuatro.

Chivas: No fue muy superior a Atlas, pero el empate global le alcanzó para meterse en las semifinales. Un análisis sencillo sería decir que para Chivas una de las mejores noticias fue no toparse con Tigres en la siguiente ronda, pero también tienen la ventaja de haber recuperado a Rodolfo Pizarro y Ángel Zaldívar. Llegados a estas instancias, Guadalajara se tornará difícil por la juventud de su plantilla. En cambio, está lejos del alto nivel de futbol que en varios momentos han alcanzado durante la dirección de Matías Almeyda. Para El Pelado queda pendiente recuperar ese buen juego. Si lo logra, puede aspirar al campeonato.

Toluca: Fue un sol en el partido de ida y estuvo en el lugar opuesto en la vuelta. Toluca pudo meterse fácil a semifinales después del 4-1 que consiguió en Torreón, pero sufrió demasiado con su derrota de 3-1 como locales. Por supuesto, la peligrosidad del Deportivo Toluca, ya instalado entre los últimos cuatro del campeonato, aumenta con el regreso de Rubens Sambueza y Enrique Triverio. Aunque el ataque del equipo de Hernán Cristante se basa demasiado en la velocidad de sus bandas y cuenta con pocas variantes. Después de su exhibición del sábado, Toluca deja más dudas.

Tigres: Pudieron pasearse por las canchas dos terceras partes del torneo, después, la UANL recordó que tiene la mejor plantilla de la primera división mexicana y el equipo del Tuca Ferreti destrozó lo que se dice de su entrenador, que es un técnico defensivo. Tigres ha marcado 18 goles en sus últimos seis partidos. En ese lapso, solo dejó ir puntos en su derrota contra Monterrey en el torneo regular, aunque cobraron venganza (y de qué forma) con su goliza de los recién terminados cuartos de final por 6-1. Que nadie se querría topar a Tigres en cuartos de final es un lugar común, pero también es la realidad.

Rayados: A diferencia de sus rivales de ciudad, Monterrey se cayó en la parte final del torneo y no parece que todas sus figuras estén de acuerdo con su entrenador Antonio Mohamed y mucho menos con su renovación por dos años más. Si Rayados fue aplastado por Tigres en el partido de ida, se esperaba que para su partido como local, el sábado pasado, pudieran al menos acercarse. No pasó. Monterrey topó con pared, en su peor momento del semestre y el resultado fue la eliminación. Para Rayados hoy ni siquiera cabe la victoria moral. La actuación de un sector de su afición, que golpeó aficionados de la UANL solo por tener la camiseta de su equipo solo suma a la vergüenza.

Santos Laguna: Quedó fuera por su pésimo partido de local en cuartos de final. A Santos Laguna sí puede apuntársele un triunfo moral por su esfuerzo del sábado, cuando estuvo cerca de dejar fuera a Toluca. Culparán de la derrota de mitad de semana a las ausencias de Djanini Tavares y Walter Sandoval, pero a estas alturas (y sobre todo con un 4-1 en casa), que algunos futbolistas falten no es justificación. Sin embargo, pese a la eliminación y el paso irregular que tuvieron de los Torreón durante el torneo regular, el proyecto del Chepo de la Torre sigue firme y tiene un futuro prometedor.

Atlas: Le faltó acercarse al marco de Chivas en el partido de vuelta y la ausencia de Matías Alustiza de arranque en el juego en el estado del Guadalajara es cuestionable para su entrenador, el Profe Cruz. Atlas debió saber que una ventaja de 1-0 no era suficiente para llevar al partido de vuelta, pero parecieron demasiado preocupados por defender. Cuando llegó el momento de atacar, Atlas no encontró cómo.

Morelia: Tuvieron que lanzarse al frente en los últimos momentos, como hicieron apenas una semana antes contra Monterrey, pero Monarcas no tenía a Raúl Ruidíaz y sus aspiraciones se redujeron a meter de centro delantero a su defensa Emanuel Loeschbor. Ya habían cumplido con salvarse del descenso. A partir de ahí, lo que escurriera era miel. No se pudo.

@RconRMacuarro

También recomendamos: En la casa Rocha se sufre por futbol | Por El Mojado

Previous post

Juan y Alfonso, dos dimensiones de la creación intelectual | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Next post

“El tiempo sin futbol se acabó”: Salvador Reyes