#4 TiemposColumna de Adrián IbellesDeportes

Apuestas del futuro | Columna de Adrían Ibelles

Playbook

 

Cuando vi por primera vez a Griffin en el Draft no me imaginé que tardarían tanto en reclutarlo.

Fue hasta la 5a ronda, en el turno 141 que los Seahawks decidieron reunir a los gemelos Shaquem y Shaquill.

Pero lo entiendo. Entiendo que aquí en México pensamos con el corazón, y hubiéramos tomado en los primeros 10 turnos a un jugador solo porque su presencia representaba reflectores. El primer jugador sin una mano en jugar en la liga. Afortunadamente la NFL es más que flashes e historias dramáticas de mártires con caducidad y vírgenes corruptibles.

En la liga, lo que pesa es el legado. La estrategia es aprovechar cada turno y cada nombre en favor de sumar victorias y anillos. Trofeos a la vitrina. Y los jóvenes son la respuesta, no a corto plazo, si no para el futuro.

O no. Preguntemos a Tebow, Manziel, EJ Manuel, Ponder y un sin fin de nombres que pertenecen al pasado. El Draft es un volado que amenaza con arruinar a esos recipientes del trofeo Heisman y convertirlos en la anécdota negativa de los entrenadores.

Quiero creer que con Shaquem no será así. Porque su esfuerzo y su ejemplo son invaluables para una sociedad que vanagloria lo superfluo; en una sociedad donde los íconos son corruptores o transmisores de contravalores. La presencia en el emparrillado de un jugador como Griffin puede enviar un mensaje con tanto eco como la rodilla en el suelo de Karpernick.

Que quede claro, en Seattle no se habla de caridad. Esto es una apuesta por el que podría convertirse en un líder en la defensiva, con la velocidad necesaria para defender por aire y con la fuerza que requiere detener un hombre en tierra. No queda más que aguardar por el mensaje que pueda dar Shaquem al mundo, uno de esperanza y de inclusión.

Jhonny Manziel

¿Ahora sí, Cleveland?

Una temporada siendo derrotados. Todos los partidos. Muchos de ellos apenas en los últimos minutos, pero perdidos, al fin. Cleveland está urgido de aire, y en aras de levantar el vuelo se han armado hasta los dientes. Aún así, me preocupa que su primera selección haya sido Baker Mayfield. El ex QB de Oklahoma también tiene buenas referencias y un brazo prometedor, pero su actitud extracancha me preocupa. No sé si entienda lo importante que es para el equipo su desempeño, ya sea como titular o como suplente de Tyrod Taylor. Ya ha pasado antes que ese jugador estrella del Draft fracasa como profesional en la NFL. El tiempo nos dirá cuánta razón tuvieron sus detractores.

Sigan en sintonía.

@Adrian_Ibelles

También recomendamos: El deseo de Bill | Columna de Adrián Ibelles

Nota Anterior

Ciencia y tecnología, ¿ventaja o desventaja para mi empresa? | Columna de Adrián Cossío

Siguiente Nota

Reflexiones sobre el movimiento de liberación homosexual mexicano | Columna de Paúl Ibarra