#4 TiemposColumna de NefroxDeportes

Aprender de ambos lados | Columna de Arturo Mena, “Nefrox”

Testeando

Soy un ferviente seguidor de asistir a los estadios, me encanta la vibra de esos templos de emoción, no me importa el país, no me importa el lugar, no me importa el equipo, incluso no me importa el deporte, me encanta ir a los estadios.

Por cuestiones geográficas soy seguidor de la Liga MX y por obviedad del Ascenso MX, pero he tenido la fortuna de asistir a partidos en distintos lugares y hoy quiero hablar de la experiencia de la MLS.

Los mexicanos vemos para abajo a la liga norteamericana, pensamos que su nivel futbolístico ha aumentado, pero nada del otro mundo, ningún equipo de esa liga ha ganado alguna vez la Liga de Campeones de la CONCACAF. Y sí, puede ser que el nivel de la liga que conjuga equipos de EUA y Canadá, no tenga el mejor nivel de Concacaf, sin embargo sí tiene mucho que enseñarnos.

Asistir a un estadio de la MLS es todo un espectáculo, instalaciones de primer mundo, pantallas gigantes y la mejor atención de un aficionado puede pedir. ¿El precio? Elevado, por encima de los 20 dólares en las “peores localidades”, aunque es mucho decir, prácticamente todos los estadios tienen una panóptica maravillosa.

Selección All-Stars de la MLS de 2017


Desde el momento del ingreso sabes que vas a un espectáculo, más allá de sentirte vigilado (como en muchos estadios de la Liga MX) te sientes seguro, confiado y a sabiendas de que vas a tu lugar reservado. Una vez dentro todo es un show, personas vendiendo comida, bebida y mercancía del equipo. ¿No tienes efectivo? No te preocupes, siempre tendrás cerca un ATM o una terminal para pagar con tu tarjeta.

Ya en tu asiento, comienza el show, las alineaciones vienen acompañadas de espectaculares videos y canciones que hacen que cada jugador luzca ante sus fanáticos, escucharás alguna ceremonia si el partido lo amerita, puedes llegar a tener la suerte de escuchar dos himnos nacionales (Canadá y EUA) para después llegar al partido.

Ok, cuando la pelota rueda, la cosa cambia, sin duda el futbol de la MLS es inferior al que se practica en la Liga MX: muchos errores, falta de táctica, poca presión y ausencia de marcas fuertes, ese es el nivel por allá, en eso la Liga MX tiene mucho que enseñarles.

Cuando el partido finaliza, el show continúa en su parte final, la MLS agradece a sus asistentes, si el local ganó, lo normal es despedir el juego con espectáculo de audio y video, en alguno estadios incluso la pirotecnia está presente. Si los locales fueron derrotados siempre es momento para ofrecer las entradas del próximo partido.

Salir se convierte en algo que cuidan mucho, siempre alguien en la puerta te deseará un feliz regreso y te invitará a regresar pronto al estadio, algunas frases pueden acompañar tu partida, solo por el gusto de hacerte partícipe hasta el último momento.

No cabe duda que ambas ligas tienen mucho que enseñar, que ambas podrían aumentar sus niveles tanto en la cancha como en la tribuna. Ideas y formas están ahí para ser tomadas, para compartirse y para sumar esfuerzos. Mientras la historia del futbol mexicano puede darle nivel a su liga, la capacidad los norteamericanos de convertir cualquier cosa en un show de consumo espectacular hace que el producto se pueda vender a precios que valgan la pena.

Que aprendan las dos ligas, que se complementen, total yo se que algún día algo inventarán y tendremos a todos los equipos jugando entre sí continuamente.

También lee: Es cosa de valientes | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Nota Anterior

Complaciente cómplice | Columna de Óscar Esquivel

Siguiente Nota

¿Un futuro para el cine mexicano? | Columna de Alex Valencia