#Si Sostenido

#Análisis | Segundo Debate: pocas propuestas, mucha indefinición

Dos analistas lamentaron el desempeño de los candidatos

Por La Orquesta

 

El día de ayer se llevó a cabo el segundo debate entre los candidatos a la Presidencia de la República. El evento ocurrió en la Universidad Autónoma de Baja California, ubicada en la ciudad de Tijuana. En él se discutieron los temas de comercio exterior e inversión; seguridad fronteriza y combate al crimen transnacional; y derechos de los migrantes.

La Orquesta se acercó a dos especialistas en política y asuntos sociales para conocer su postura respecto al desempeño de Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya Cortés, José Antonio Meade Kuribreña y Jaime Rodríguez, El Bronco, quienes entraron ya a la etapa definitiva de la contienda.

 

UNA CARRERA QUE SE EMPIEZA A PERFILAR

Para Oswaldo Ríos Medrano, analista en asuntos públicos, el debate de anoche demostró que la carrera presidencial solo es entre Ricardo Anaya Cortés y Andrés Manuel López Obrador.

Rios Medrano consideró que Anaya fue el ganador del debate “porque es un buen orador, solo le falta defenderse mejor ante los cuestionamientos”. Sin embargo, el analista en asuntos públicos aceptó que no existió una clara ventaja para poder considerar a ninguno de los aspirantes como un claro ganador del ejercicio.

Sobre López Obrador, Oswaldo Ríos dijo que “va al debate sin argumentar, tuvo algunos exabruptos que contestó con insultos, que es la manera en la que evita dar explicaciones, cuando se siente atacado tiende a la descalificación. López Obrador no respondió a ningún cuestionamiento, los evadió todos, por eso no pierde puntos, porque va al debate a cuidarse”.

“Meade me gustó más que en el primer debate”, explicó Ríos Medrano, “sobre todo cuando confrontó a AMLO. Pero también se vio carente de autocrítica y sin ningún asomo de cuestionamiento al gobierno de Enrique Peña Nieto, esa es su lápida”.

“El Bronco ya no causa efecto con su irreverencia, que resultó ser un fiasco”, comentó para La Orquesta el analista en asuntos públicos.

 

MÁS ALLÁ DE LAS FRONTERAS


Sobre la política exterior de México, Ríos Medrano dijo que ve a los cuatro presidenciables entrampados: “Ninguno desentonó de lo que había dicho antes, pero tampoco proponen algo distinto a lo que ha hecho EPN hasta ahora. Solo hablaron de ambigüedades y generalidades. Anaya por ejemplo, cuando se le preguntó si contemplaría condicionar las negociaciones con Estados Unidos al desarrollo de una agenda conjunta, algo que dijo no considerar. López Obrador nos queda a deber sus propuestas y las del Bronco son solo ocurrencias”.

Sobre la política económica de México para los próximos seis años, Ríos Medrano dijo que “la de Ricardo Anaya me parece que es el que entiende mejor que debe enfrentársele a Donald Trump; en cambio veo absolutamente perdido a López Obrador, cuando dice que ‘la mejor política exterior es la interior’, veo que no entiende cómo funciona el mundo global.

Ríos Medrano explicó que en el debate de anoche ningún candidato explicó de manera concreta cómo se manejará la inmigración a México y el control migratorio en la frontera sur, “debido al tema Trump, porque para Estados Unidos, la frontera sur es el primer filtro migratorio hacia su país, pero para México no puede ser solo una aduana de Estados Unidos. Por la frontera sur, al mismo tiempo que entran exiliados políticos o personas que huyen de la violencia en Centroamérica, entran también armas y drogas. No es nada sencillo corregir la frontera sur, porque mientras en la frontera norte el gobierno mexicano puede echarle la responsabilidad a Estados Unidos, en la frontera sur la responsabilidad es únicamente de México.

 

FORMATO FRESCO

Para Ríos Medrano, el formato de este segundo debate presidencial resultó un buen ejercicio, “porque cumple con el fin que buscaba, diferenciar a los candidatos y ser un insumo de información para la ciudadanía”.

 

“El formato fue mejor que el primero, porque hubo un contacto con la ciudadanía, aunque es claro que hubo un filtro de preguntas y de ciudadanos. La moderación creo que estuvo bien, aunque Yuriria Sierra por momentos tuvo un exceso de protagonismo. Esta vez hubo la ventaja de que se vincula con la interacción digital, sobre todo en Twitter. El debate fue Trending Topic fue tema de conversación, y eso nos da la ventaja de no tener que esperar al día siguiente para ver cómo editorializan los medios, sino que la editorialización y la opinión pública se genera simultáneamente a que ocurre”.

DERECHOS HUMANOS

El activista en derechos humanos Ricardo Sánchez García ha dedicado una parte central de sus actividades a la protección y atención de los migrantes que pasan por San Luis Potosí. Para él, el debate entre los candidatos a la Presidencia de la República supuso un ejercicio de tibieza en algunos de los rubros más importantes en la materia ya que hubo más generalidades y palabras vacías que propuestas concretas que puedan beneficiar a quienes de manera sostenida salen, entran y retornan al territorio nacional. En su opinión esto no fue una sorpresa, ya que el tema ha sido olvidado y relegado de la agenda de los gobiernos oficiales en general. Y por eso, aunque el desempeño de los candidatos no fue óptimo, es positivo que rubros de tal índole se pongan a discusión ante la audiencia.

Sánchez García lamentó la distancia que los aspirantes marcaron ante un tema tan sensible. “Una actitud evasiva generalizada para profundizar en estos temas. Un cuidado para no salirse del guión, no quieren arriesgarse a hablar a profundidad para así saber cómo los van a resolver”, apuntó, a la vez que reconoció la valía del ejercicio democrático; reprochando, eso sí, la actitud de los moderadores. “Considero un poco atropellado por parte de los conductores… pretendían protagonizar más que en ocasiones anteriores lo cual entorpeció el intercambio”.

 

LA DEUDA CON LOS MIGRANTES

Para el activista Ricardo Sánchez, los candidatos mostraron una vez su desconocimiento a profundidad de lo que se vive actualmente en México, en donde los flujos y dinámicas de migración han cambiado. De hecho, apuntó, ciudades como Monterrey, Guadalajara y San Luis Potosí han dejado de ser lugares de paso para convertirse en puntos de destinos para muchos jóvenes centroamericanos que viven con el sueño de asentarse en México para vivir y trabajar.

En su opinión este fenómeno podría estar relacionado con la estrategia que México ha tomado en cuanto a política exterior, subordinándose a dictados internacionales y a presiones de Estados Unidos. “Es parte del proyecto neoliberal y de seguridad de Estados Unidos que nos obligó a recorrer esta frontera y a detener a los migrantes aquí en nuestro país”, señaló.

 

Por todo lo anterior el tema de los derechos humanos es prioritario. “Las violaciones a derechos humanos que sufren los migrantes de paso es otro tema. Como sabemos muchas veces son cooptados por delincuencia organizada para sufrir. Sufren de muchos delitos a los que nosotros como asociación civil les hemos dado seguimiento en San Luis Potosí. Desde la Casa del Migrante tenemos constancia de estos hechos. Aquí no solo les hemos dado alimentación y hospedaje. Les hemos dado protección y asesoría de salud, además de orientación para sus trayectos.

LA LÍNEA DE LOS CANDIDATOS

En lo que respecta asuntos internacionales, quedó patente la línea de cada uno de los candidatos. Así lo puntualizó Sánchez García. “Meade tiene muy fresco estos temas y se sintió muy cómodo, quizás por los cargos que ocupó últimamente, incluso como canciller. Hizo un buen diagnóstico”, aseguró.

Respecto al candidato de la coalición Por México al Frente, el luchador social mostró sus reservas. “Anaya ha sido siempre un buen orador, lo malo es que no se la creen; es más pragmático, respondiendo lo que la gente quiere escuchar en vez de plantear soluciones a los problemas aquí dentro del país de tal manera que los mexicanos tengan oportunidades de empleo y de educación que nos hagan quedarnos en nuestro país y en nuestro lugar de origen. Y por otro lado él maneja este discurso de defensoría de forma frontal con confrontar a Trump con sus políticas, pero también con muchas generalidades. Me parece incluso poco creíble en su discurso”.

Se quejó también de la  postura monolítica del líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador. “Igual con mucho cuidado ha manejado un solo discurso. A través de la honestidad y el crecimiento interno y a través con la impunidad mantiene un discurso único para todas las preguntas que se le hacen”.

 

TRUMP Y REPATRIACIONES

Ricardo Sánchez recordó lo importante que es la atención que debe tener la migración para un país con la posición geográfica de México. La vulneración de los derechos de nuestros connacionales no es un asunto nuevo. “De Obama se han dicho muchos elogios. Pero durante su mandato se incrementaron las deportaciones. Y no solo a México, sino a otros muchos países. Eso lo dicen muchos estudios y expertos como los del Colegio de San Luis que estudian los temas de migración”.

En lo que se refiere al ya no tan nuevo inquilino de la Casa Blanca, sugirió una estrategia con un mínimo de seriedad y rigor. “Yo creo que el tema de Trump se tiene todavía que pulir cómo enfrentarlo. No queremos caer en un falso nacionalismo. Porque ese falso nacionalismo es el que ha llevado a Trump  y el que ha generado violencia por cuestiones de origen, raciales y de discriminación. No hay que equivocarnos con eso. No hay que arraigar un nacionalismo que nos llevaría a caer en el exceso de discriminar a gente de otros países. El tema es cómo arreglar lo que hay. A final de cuentas Trump pone el nacionalismo para resolver sus temas económicos. Él es un comerciante y gira en torno a ello. No es un tema sencillo, pero no es un tema solo de nacionalismo”, finalizó Sánchez García.

También recomendamos: #DebateINE | Y claro… se armó la memiza por el segundo debate presidencial en México

Nota Anterior

La “Anatomía de la Materia” de Rivelino  | Columna de José Antonio Motilla

Siguiente Nota

#Editorial | Sentimiento postdebate: ¿Para dónde?